Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Enderezar el barco OPINIÓN

Arturo Santamaría Gómez
13/04/2019 | 06:55 AM

Cuando Morena aun no asumía el poder en Palacio Nacional y en los principales municipios de Sinaloa, cuando aun no se sentaban los diputados federales y senadores morenos en sus curules, ni tampoco lo hacían los diputados locales, ya se hacían pronósticos prematuros de que el Movimiento de Regeneración Nacional con seguridad ganaría la elección de gobernador en 2021. Había sido tan arrasador el triunfo de López Obrador y de su partido en Sinaloa que, desde el mismo mes de julio, ya veían a Morena gobernando dentro de dos años.

La lista de favoritos para tal contienda, decían diferentes comentaristas, la encabezaban Rubén Rocha y Jaime Montes, pero no dejaban fuera a Estrada Ferreiro e Imelda Castro. Incluso, añadían al Químico Benítez.

No ha pasado ni medio año y muchos ya sacan de la lista a Estrada Ferreiro y al Químico. El primero en muy pocos días empezó a derrochar el inmenso capital político que le regaló AMLO. El Químico se ha tardado más, pero lleva el mismo rumbo.

Estrada Ferreiro y Guillermo Benítez, el primero con previa experiencia en la administración pública y el segundo sin ninguna, han exhibido pocos atributos políticos. Es más, el alcalde de Culiacán parece carecer totalmente de ellos; mientras que Benítez Torres muestra mucha impaciencia, poca tolerancia, escaso conocimiento de la política estatal y nacional, y excesiva blandura con la familia de su esposa.

Esta última aseveración, podrá provocar sorpresa, y algunos se preguntarán: ¿y qué tiene que ver la familia de la cónyuge con la capacidad para gobernar? Bueno, pues en no pocos casos ha sido determinante. Recordemos dos ejemplos recientes: parte del desprestigio y la imagen frívola y corrupta de Peña Nieto se los debe a su esposa y a sus hijos. Fox, por su parte, fue un hombre presa de la manipulación de Martha Sahagún, su esposa, y de la corrupción de los hijos de ésta. A los dos le ha costado caro la negativa influencia de las consortes.

Al Químico su misma Síndico Procuradora lo acusa de nepotismo, pero no por el favoritismo a ningún consanguíneo sino por el que ha concedido a familiares de su esposa.

Hay ya juicios contundentes, prácticamente lapidarios, como los del director de Observatorio Ciudadano de Mazatlán, Gustavo Enrique Rojo Navarro, que califican a  Guillermo Benítez  con cero en su combate a la corrupción. ¿Cuáles son las pruebas?

Principalmente, los numerosos puestos de trabajo que ha puesto en las manos de los familiares de su esposa.

¿Qué ganancia política tiene para el Alcalde de Mazatlán el ceder a las peticiones de su cónyuge? Aparentemente ninguna. En todo caso, la ganancia es emocional para mantener el equilibrio matrimonial o algo parecido, pero beneficio partidario o gubernamental no lo hay. Más bien, lo contrario. Lo que está pesando más en las críticas a la gestión de el Químico, al margen de sus exabruptos y nula obra pública, es la acusación de nepotismo.

Lo que es absurdo e inexplicable, máxime cuando se tienen más aspiraciones es que se esté debilitando aceleradamente el capital político no tan sólo de El Químico, sino de Morena en Mazatlán, y con los otros casos de Culiacán y Ahome, de los municipios donde se aseguran o se pierden las contiendas electorales del estado.

AMLO es para El Químico una figura ejemplar e insuperable, casi paternal. Pues, precisamente, el hijo predilecto de Tabasco ha basado su credibilidad en la crítica constante a la corrupción y en las pruebas de que no tiene un patrimonio mal habido. Pero, además, mantiene a sus hijos lejos de la administración política. Ha dado el ejemplo a sus correligionarios; pero Benítez Torres en este terreno no lo imita y eso lo está dañando profundamente en su administración de gobierno y en sus aspiraciones políticas posteriores.

Este caso ilustra, y los de Billy Chapman y Estrada Ferreiro, como se puede destruir rápidamente la acumulación política que generó AMLO en Sinaloa.

López Obrador ha cometido abundantes errores en la conducción de la política económica y en la comunicación con su gabinete; pero todavía, según la mayoría de las encuestas, la más reciente de El Financiero, sigue siendo ampliamente aceptado por los mexicanos consultados. Y eso es así porque es un político extraordinariamente talentoso para comunicarse con las masas; pero sobre todo porque su honestidad es creíble.

 

Posdata

Un grupo de jóvenes artistas del puerto lanzó una iniciativa para recabar firmas que apoyan un inteligente planteamiento y una serie de nombres para que se elija a un profesional experimentado y capaz para dirigir el Instituto de Cultura, Turismo y Arte de Mazatlán. En palabras de López Obrador podemos decir que el pueblo está hablando y habrá que escucharlo. Esperemos que El Químico ponga atención a lo que dicen y tenga una respuesta a la altura de lo que necesita esta ciudad. Por aquí puede empezar para enderezar el barco.

 

santamar24@hotmail.com

También de este autor..
02-03-2019

Oportunidades