Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Entre poderes te veas Aldea 21

Vladimir Ramírez
11/01/2019 | 04:01 AM
La llegada de una mayoría legislativa distinta a la filiación política del Gobernador del Estado con notables diferencias políticas e intereses económicos es la razón principal de la falta de acuerdos, quien diga que son otras las razones sustanciales, en mi opinión es una afirmación que se expresa más en el contexto de hacer lo políticamente correcto, en vez de lo políticamente honesto. El tema de la modificación del presupuesto para el ejercicio fiscal 2019 en el Congreso de Estado es la muestra de que un nuevo orden se prefigura en la relaciones de los poderes en Sinaloa.
 
En este reacomodo de las relaciones entre el Poder Legislativo y el Ejecutivo estatal se aprecia una modificación de las reglas escritas y no escritas de la antigua relación de subordinación del Legislativo ante el Ejecutivo, una situación que ha generado cierta sorpresa en las aparentes omisiones y errores que se han cometido por parte de ambos poderes a la hora de dar trámite a la elaboración y aprobación del presupuesto estatal para el presente año.
 
Ha sido un ejercicio de aprendizaje mutuo y de búsqueda de respeto y reconocimiento entre ambos protagonistas de esta nueva realidad política y democrática que se vive en Sinaloa y el país. Por una parte, se observa a un Ejecutivo estatal que tropieza ante una condición política de la que no se tenía antecedentes y a la que no se estaba acostumbrado ningún Gobernador, por el contrario, históricamente la mayoría legislativa siempre estuvo al servicio y defensa de los intereses políticos y económicos del gobierno en turno. Por la otra parte, tenemos a un Congreso con una mayoría que se ve en la necesidad de iniciar su aprendizaje en la marcha de su labor legislativa, a remover inercias en la búsqueda de su autonomía y a enfrentar errores con decisiones que la colocan en una situación de visible falta de experiencia.
 
Mientras esto sucede al interior de los recintos del Ejecutivo y Legislativo, los medios de comunicación y la ciudadanía interesada en estos temas, experimentan nuevas interrogantes y también aprende ante las nuevas circunstancias de una perceptible pluralidad política en Sinaloa. Así las interrogantes se vuelven más comunes y las lecciones de civismo, derecho y teoría del Estado se vuelven cada vez más indispensables para entender la relación entre los poderes locales, sus atribuciones, límites y obligaciones legales y morales frente a la sociedad sinaloense. 
 
Otras preguntas que surgen ante los acontecimientos de la modificación del presupuesto por parte del Legislativo, el veto del Ejecutivo y sus efectos legales al reasignar recursos federales son: ¿puede un Congreso local modificar el destino de un recurso federal?, si no es así, ¿qué sentido tiene poner a consideración tales recursos al pleno de una legislatura estatal? La misma pregunta aplica para aquellos que están comprometidos como acuerdo en determinado rubro y porcentaje de las partes.
 
Aspectos técnicos, de procesos administrativos y normativos son los elementos que se han puesto en la mesa, sin embargo, el tema de mayor importancia se ubica en los criterios con el que se elabora la asignación del presupuesto y sus prioridades para generar desarrollo y bienestar para la mayoría de los sinaloenses. De ahí que otras de las preguntas que debemos plantearnos, es la de saber ¿quién de los poderes cumple con su responsabilidad social y quién la omite en este vital asunto de decidir el destino y los beneficiarios del gasto público en la entidad? 
 
Explicar y hacer públicas las observaciones hechas por el Ejecutivo a las modificaciones del presupuesto el pasado 31 de diciembre, ayudaría a la comprensión de la ciudadanía y serviría como práctica responsable, a la transparencia entre ambos poderes. 
Hasta aquí mi opinión por ahora, los espero de nuevo cada semana los días martes y viernes. Hasta entonces.
 
 
 
Vladimir Cuitláhuac 
Ramírez Aldapa
- Realizó estudios de Sociología en la Universidad Autónoma de Sinaloa, Ciencias de la Comunicación y Maestría en Gestión y Política Pública en la Universidad de Occidente y el Doctorado en Gerencia Pública y Política Social en la Universidad de Baja California.
- Ha sido colaborador del periódico El Sol de Sinaloa, Noroeste en la columna de Firmas, revista RadioUAS por Tierra, productor y conductor de los programas de radio: Jóvenes de Fin de Siglo, Mesa para Cuatro y Rutas para Pensar en XEUAS.
-  Director de la Revista Aldea 21
-  Ha impartido clases en diversas universidades públicas y privadas.
-  Ha participado como Consejero Electoral Distrital y Municipal en Culiacán.
-  Se ha desempeñado como Asesor en Comunicación y Medios en el Congreso del Estado de Sinaloa en la 55 y 56 legislatura y en la Coordinación General de Asesores del Gobierno del Estado de Sinaloa en la administración de Renato Vega Alvarado.
-  Director de la Casa de la Cultura del ISSSTE.
-  Responsable de programas sociales y culturales en dependencias federales y municipios de Sinaloa.
-  Actualmente es responsable Unidad de Evaluación y Seguimiento de las Políticas Públicas, en la Coordinación de Asesores  del Ayuntamiento de Culiacán.
-  Coautor de los libros Participación Ciudadana, Transparencia y Rendición de Cuentas: indicadores de la democracia (2013) y Los Gobernadores de Sinaloa ante la historia (2015).
 

 

vraldapa@gmail.com 
También de este autor..
08-03-2019

Oportunidades