Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Hay que echarles la mano En Tribunales

David Cristóbal Álvarez Bernal
12/03/2019 | 04:10 AM
david@bufetealvarez.com
 
 
 
No basta que un nuevo gobierno quiera hacer las cosas bien, se necesita que pueda hacerlas bien y, para eso, requiere de un equipo de trabajo eficaz y productivo, pero también de la colaboración y esfuerzo de los ciudadanos.
En lo personal, creo que “El Químico” quiere hacer las cosas bien y que, dentro de la medida de lo posible, dado los recursos humanos con los que cuenta y los enormes problemas de corrupción que le heredaron, también está haciendo las cosas bien, o al menos lo está intentando.
Durante años las organizaciones de la sociedad civil que realmente están interesadas en tener un municipio mejor estuvieron esperanzadas a que llegarán a la administración municipal servidores públicos honestos y eficientes, para que las cosas empezarán a cambiar.
Pues bueno, parece que ya llegaron de manera que, ahora toca a esas organizaciones de la sociedad civil aportar sus esfuerzos para colaborar a que las cosas cambien y mejoren.
Es muy fácil criticar y quejarse de que no se hace nada en la administración municipal, sin entender que día a día tienen que estar lidiando con los graves problemas que les dejaron los corruptos que se fueron.
Un día si y otro también, el alcalde y sus colaboradores tienen que apagar los incendios iniciados por administraciones pasadas, lo que les complica el trabajo de “gobernar” y poner en marcha obras que mejoren las condiciones de los mazatlecos y proyectos que mejoren los servicios públicos que se prestan.
Prácticamente están ocupados limpiando la basura que les dejaron y eso obviamente complica poner en marcha planes y proyectos con efectos futuros. Es ahí donde las organizaciones de la sociedad civil pueden ayudar y mucho.
Esas organizaciones, como el Observatorio Ciudadano, tienen recursos económicos y humanos que les permiten hacer el trabajo que se le dificulta a los órganos de la administración municipal, que están inundados de irregularidades y en donde están incrustados cómplices de los que se fueron, que les ayudan ingenuamente a remendar los delitos y faltas que cometieron, fabricando y falsificando documentos con fechas anteriores, sin darse cuenta que al hacerlo, solo están cavando su tumba más profundamente (¿a quién se le ocurriría tan brillante idea?) 
Es hora de asumir compromisos y colaborar con el alcalde y su equipo para investigar los actos de corrupción, recabar evidencias, denunciar a los rateros y obtener sanciones administrativas, penales, políticas y económicas. Merecen nuestro apoyo y confianza mientras no demuestren lo contrario. 
Pero también es hora de que la administración municipal comprenda el valor que esas organizaciones pueden aportar para lograr los cambios positivos que se buscan, específicamente el combate a la corrupción.
Solo basta voluntad política, que al menos en esta administración municipal la hay, para que surja la coordinación necesaria con los órganos de gobierno a efecto de que las organizaciones de la sociedad civil logren los objetivos para los que fueron creadas y empiecen a dar resultados.
Hay que echarle la mano a “El Químico” y a su equipo. Colaborando y logrando resultados en el combate a la corrupción, no solo ayudamos al municipio, nos ayudamos todos a mejorar nuestra sociedad y dejamos mejores condiciones de vida y de conciencia social a las generaciones que vienen. 

 

Hay que acostumbrarnos a que no haya corrupción y a que los culpables terminen en la cárcel. Hay que acostumbrarnos a que gobierno y ciudadanos honorables y comprometidos a mejorar el país, trabajen juntos. Durante años soportamos y nos acostumbramos a que lo normal fuera que los servidores públicos robaran cínicamente y miren como nos fue. ¿Queremos seguir igual? 
También de este autor..
07-05-2019

Oportunidades