Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

La concertación y diálogo, la mejor solución para la agricultura por contrato Tierra Nuestra

Eduardo Paláu
06/04/2019 | 04:02 AM

La agricultura por contrato actual (A x C) está diseñada para una economía abierta, basada en un esquema real, mediante una construcción teórica que busca promediar la base que se aplica para determinar un solo precio de compra para toda la zona productora y el volumen producido. Esta base es un promedio para los distintos destinos de las diversas zonas de consumo. Las más cercanas y las más lejanas de la zona de producción hasta donde se requiera para vender una cosecha de casi 6 millones de toneladas. Esto significa que no se paguen las bases más caras para los compradores más alejados de la importación, pero tampoco las bases más baratas, que resultan de las distintas zonas de consumo.

 
Yo preferiría como productor vender a un comprador que se encuentre en una zona con base cara (por ejemplo, Sinaloa) con un precio de $4 mil 107 tonelada en mi bodega en Sinaloa, porque es lo más lejos de Chicago y lo más cerca de la zona de producción en México, que vender a un comprador que se encuentre en Chiapas, lo más lejano, porque para que fuera indiferente entre importar de EU o comprar a Sinaloa yo tendría que vender en 3 mil 110 pesos tonelada. Es decir 997 pesos más barato que vender a un comprador de Sinaloa. Por esto se trata de una base promedio para toda la cosecha de Sinaloa, de 41 dólares por tonelada. 
 
Por tanto, el comprador de las zonas lejanas de Sinaloa pagará un precio mayor con la A x C que si lo importa, y el comprador de las zonas cercanas pagará un precio menor de lo que le hubiera costado importarlo. Sin A x C habría tantos precios como compradores y mercados. Cuando se determina una sola base, el productor no se preocupa por la zona donde se encuentre el comprador. Pero a mayor producción, ahora llegando a los 6 millones de toneladas, habrá que vender a zonas más alejadas de Sinaloa para comercializar toda la cosecha.
 
Plantear que se maneje una base más alta incentivará más a los compradores a importar, a menos que haya una forma de cerrar la frontera, o una manera realista de obligar a los compradores a comprar en lugar de importar más barato. Por lo que se corre el riesgo de que los compradores de zonas lejanas, o los importadores mejor importen el maíz. El no vender toda la cosecha producirá incertidumbre en el mercado y provocará baja de precios. 
 
Contrario a la creencia de la nueva administración, o del Presidente, de que hay una actitud voraz de la agricultura comercial, todos los señalamientos de los productores son válidos:
Los apoyos al ingreso objetivo se requieren porque:
a) Los costos de producción crecen muy por arriba del crecimiento de los precios; Esto significa que la “Razón de Paridad” (precios que recibe el productor dividido por los precios o costo de los insumos que paga) desde los 40’s ha estado descendiendo, alejándose los precios de los insumos en ascenso versus los precios de los productos agrícolas en descenso.
 
b) Particularmente la agricultura, enfrenta una tendencia a la baja de precios, porque el incremento de la demanda por el crecimiento de la población y del ingreso, es menor que el crecimiento de la oferta por el mejoramiento de la productividad tecnológica y por la rigidez de la demanda y oferta. 
 
c) La inestabilidad de la agricultura se debe a que los precios agrícolas suben y bajan constantemente en el tiempo, pues se trata de mercados muy competitivos. Si vemos las estadísticas, los ingresos fluctúan del boom a la caída, en mayor grado que los ingresos no agrícolas, pero la producción agrícola es notablemente más estable que la producción industrial. La estabilidad de la producción agrícola contrasta con la inestabilidad de los precios agrícolas.  
 
d) Hay otras diferencias debidas principalmente al nivel de desarrollo de nuestro país. Por ejemplo, la competitividad del transporte es menos eficiente y más caro que el americano, también las tasas de interés en México, frente a las que se cobran en Estados Unidos; los precios de los insumos (semilla, fertilizantes e insecticidas) también son más bajos en aquel país. 
 
Por ello, las características especiales que presenta la agricultura comercial frente a los otros sectores de la economía, la pone en sería desventaja, tanto en Estados Unidos como en México. Esto obliga a que hasta la fecha y no se vislumbra hasta cuándo, se tenga que seguir reconociendo esa desventaja. 
 
Podría considerarse un triunfo, que México sea el primer productor mundial de maíz blanco, con sus 28 millones de toneladas. (Juan Carlos Anaya) Pero es también el primer importador de maíz en el mundo, principalmente de maíz amarillo; México como el primer lugar de producción de blanco poco significa en términos de seguridad alimentaria. La producción de maíz amarillo tiene un déficit frente al consumo de 17.08 millones de toneladas de amarillo y hay un excedente de maíz blanco de 4.9 millones de toneladas (GCMA, presentación del 21 de febrero de 2019) 
 
Pero la experiencia del pasado con la industria almidonera, para incentivar la producción de maíz amarillo con nuestro apoyo, para el tercer año de aumento del amarillo se repercutió contra las organizaciones que participamos, por la intención de los compradores de bajar las cuotas de servicios. 
 
epalaublanco@yahoo.com.mx 
También de este autor..

Oportunidades