Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Lo natural también tiene sus riesgos Opinión

Dr. Giordano Pérez Gaxiola
07/02/2018 | 04:15 AM

Muchas veces se piensa que lo “natural” es lo mejor. Hay numerosas corrientes pro-natura, en las que ven a la medicina “convencional” como el malo de la película, repleta de químicos y tóxicos. Igual pasa con la comida: lo “orgánico” es lo de moda. Pocas veces se piensa que los remedios naturistas, en este caso las hierbas, también pueden tener riesgos.

Un remedio, usado anteriormente por siglos, provocó efectos nocivos graves e inesperados hace aproximadamente 20 años. Un grupo de mujeres de Bélgica estuvo tomando unas hierbas chinas para adelgazar y poco después desarrollaron insuficiencia renal crónica (1). Terminar conectado a una máquina de hemodiálisis por probar soluciones fáciles para bajar de peso tuvo un precio bastante alto. Poco después se descubrió que el ácido aristolóquico, un compuesto que se encuentra en muchas plantas, fue el causante de esta tragedia. Pero este tipo de lecciones son difíciles de aprender. Un tiempo después, la misma hierba (o al menos otra hierba que tiene ácido aristolóquico) apareció en las noticias por asociarse a un aumento de cáncer de vejiga en Taiwán (2).

Es fácil olvidar que las hierbas tienen compuestos químicos que pueden ser tanto benéficos como dañinos. De plantas y flores como las de pétalos rosas violáceos y delgados que vemos comúnmente en la calle se producen quimioterapéuticos (alcaloides de la vinca). Para complicar más el asunto, las tiendas naturistas no controlan las concentraciones, mucho menos las dosis, y tampoco vigilan los efectos secundarios después de comercializar estos productos.

Por eso necesitamos pruebas, estudios, evidencia de que algo funcione, ya sea un medicamento común, una hierba, una dieta o una terapia alternativa. Y de igual forma, necesitamos pruebas de que algo no es nocivo. Las anécdotas no son suficientes.

Que sea un remedio “natural” no significa que sea inocuo.

 

1. Cosyns JP. Aristolochic acid and ‘Chinese herbs nephropathy’: a review of the evidence to date. Drug Saf. 2003;26(1):33-48.

2. Chen CH, et al. Aristolochic acid-associated urothelial carcinoma. Proc Natl Acad Sci.

 Apr 2012, 201119920.

También de este autor..

Oportunidades