Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Los primeros cien días en Sinaloa Aldea 21

Vladimir Ramírez
15/03/2019 | 04:06 AM
Tradicionalmente los primeros cien días de gobierno han sido la primera referencia con la que la ciudadanía tiene la oportunidad de contar con un indicador de medición acerca de la correspondencia entre las intenciones expresadas y la eficacia de las acciones al inicio de cada gobierno; se consideran como una suerte de prueba que, de manera simbólica, envía las primeras señales del compromiso, congruencia y capacidad para dar respuesta a los asuntos de interés público y que son propios de su responsabilidad como autoridades. 
 
En Sinaloa no todas las administraciones municipales han entregado el informe de los  cien días, ésta ha sido una práctica muy inestable e inconstante, sujeta a criterio de los presidentes municipales quienes deciden informar de la situación que guarda la administración de los ayuntamientos en sus primeros meses; esta discrecionalidad evidencia que no se tiene una conciencia clara de la importancia de informar con oportunidad a la ciudadanía. Este comportamiento suele presentarse con mucha mayor presencia cuando los alcaldes no tienen la experiencia suficiente para entender la dimensión de mantener viva la comunicación y por el contrario procuran guardar el bajo perfil de su gestión para no tener que rendir cuentas.
 
Es muy probable que las razones de esta omisión sean, entre otras, porque carecen de una clara estrategia de comunicación social, por la falta de oficio político o bien un escaso conocimiento del quehacer de la administración pública. En cualquiera de los casos, deja de considerarse la importancia de mantener una comunicación constante y estrecha que mantenga involucrada a la población como parte fundamental de la función pública, sobre todo si se tiene previsto implementar una política oportuna y transparente de rendición de cuentas.
 
Por su parte, el Presidente Andrés Manuel López Obrador dio el ejemplo sobre la importancia de informar de manera estructurada los avances y logros de sus compromisos como Gobierno de la República, aún cuando cada mañana de lunes a viernes, informa y responde abiertamente asuntos similares ante los medios del país y la atenta mirada de miles de mexicanos que los siguen por las redes sociales.
 
Sin embargo, es conveniente mencionar que el informe de los cien días adquiere mayor relevancia cuando se presenta al inicio de los gobiernos como un plan formal de los cien días, en el que se pone de manifiesto que las nuevas autoridades tienen la idea clara de lo que el gobierno a su cargo requiere para iniciar su proyecto de gestión, mientras se elabora el plan de desarrollo institucional. En este caso, hay que decirlo, ni el propio Presidente López Obrador lo presentó al inicio de su gobierno.
 
Planear y rendir cuentas sobre los primeros cien días de gobierno, no sólo demuestra la capacidad de los titulares del Ejecutivo y su equipo de trabajo, sino que también expresa la visión de un gobierno que ejerce su autoridad con transparencia y ofreciendo resultados a través de una eficaz comunicación con la población. Estos tres elementos: transparencia, rendición de cuentas y comunicación social, constituyen valiosos indicadores para evaluar los niveles del ejercicio democrático de los gobiernos, en tanto se propicia la atención y supervisión de la población, promoviendo a su vez la participación ciudadana.
 
De ahí la importancia de poner especial atención en aquellos gobiernos que no han presentado su informe, sobre todo en estos tiempos de cambio de régimen político, en el que todas las autoridades están bajo el escrutinio más detallado de los electores, principalmente en los municipios donde gobierna Morena. Tristemente para Sinaloa, en el caso de la capital de estado, al no haber presentado su informe de los cien días, el actual gobierno de Culiacán quedó a deber. Las asignaturas pendientes de un impulso verdadero a la transparencia, al ejercicio honesto de la rendición de cuentas y una auténtica participación ciudadana, seguirá pendiente, aún y cuando en el país se haya anunciado el inicio de la cuarta transformación.
 
Hasta aquí mi opinión, nos vemos en este espacio el próximo martes.
 

 

vraldapa@gmail.com 
También de este autor..
15-05-2019
14-05-2019

Oportunidades