Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

¿Manuel Velasco a la Cuarta Transformación? Opinión

Adrián López Ortiz
26/05/2019 | 04:00 AM

Manuel Velasco Coello nació el 7 de abril de 1980 en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Es hijo del neurocirujano José Manuel Velasco Siles, fallecido prematuramente, y de Leticia Coello Garrido. Y nieto del exgobernador de Chiapas Manuel Velasco Suárez.
Es licenciado en derecho por la Universidad Anáhuac. Fue diputado local a los 21 años y también diputado federal plurinominal en la 59 Legislatura. En 2006 ganó la senaduría por mayoría en su estado natal, siendo el senador más joven de la historia.
Su carrera política se ha desarrollado hasta ahora bajo las siglas del Partido Verde, el partido-negocio-franquicia por excelencia de la política mexicana que de “verde” no tiene nada.
En 2012 se convirtió en Gobernador de Chiapas impulsado por una alianza entre el PRI, el Verde y Nueva alianza.
El 25 de abril de 2015 se casó con la actriz y cantante Anahí Puente en San Cristóbal de las Casas. La ceremonia religiosa fue oficiada por el Obispo Felipe Arizmendi Esquivel. Manuel portaba traje de charro y la exprotagonista de “Rebelde” un vestido confeccionado por artesanas chiapanecas supervisadas por el diseñador Benito Santos, según cuenta la revista Hola. Tuvieron, como se dice ahora, una bonita boda “fifí”.
A unos meses de que el PRI definiera su candidato presidencial para 2018, el periodista Carlos Loret de Mola divulgó en su columna de El Universal que la amistad entre José Emilio González Martínez, “El Niño Verde”, y Manuel Velasco estaba rota. El motivo era la traición del Gobernador de Chiapas, quien estaba movilizando apoyos para Morena.
La elección sucedió y, en efecto, el candidato de Morena, Rutilio Escandón Cadenas, ganó las elecciones por la gubernatura de Chiapas; al tiempo que Andrés Manuel López Obrador se convertía en el ganador de las elecciones federales con más de 30 millones de votos.
Apenas unos días después de las elecciones, Manuel Velasco tuiteó una foto acompañado de López Obrador con la siguiente frase: “Un honor poder felicitar por su triunfo al Lic. Andrés Manuel @lopezobrador_ , un hombre con visión social quien estoy seguro será un gran Presidente de México. ¡Le deseo el mayor de los éxitos, porque si al Presidente López Obrador le va bien a los mexicanos nos irá mejor!”.
Velasco se encontraba en medio de la polémica pues un mes antes, el Partido Verde lo había incluido como candidato para la segunda posición de la senaduría de Chiapas aun cuando era Gobernador en funciones. En agosto el Congreso del Estado le concedió licencia como Gobernador para que asumiera como senador y el 4 de septiembre, tras una forzada operación política de su amigo, el senador morenista Ricardo Monreal, el Senado de la Republica le concedió licencia para que regresara como Gobernador sustituto de sí mismo a Chiapas. La orden fue clara y los legisladores morenistas tuvieron que tragar sapos para allanarle el camino a Velasco.
La descarada maniobra política fue duramente criticada por la opinión pública pero el cinismo del “Güero” Velasco pudo más y culminó su mandato como si nada hubiera pasado. Dejó una deuda de más de 4,000 millones de pesos según un reportaje de Noticieros Televisa y más de 685 millones de pesos en irregularidades por aclarar ante la Auditoría Superior de la Federación.
Ayer por la mañana, los mexicanos nos enteramos de la extraña renuncia (por decir lo menos) de Josefa González-Blanco Ortiz Mena a la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) por retrasar un vuelo comercial. La funcionaria envió una carta al Presidente reconociendo su error.
Ya por la tarde, el nombre “Manuel Velasco” se convirtió en tendencia número uno en Twitter pues se divulgó que el político que le acabo de describir sería el nuevo titular de Semarnat. Hasta los mismos morenistas criticaron la posibilidad. Al momento en que entregué esta columna, el nombramiento no había sido confirmado por ninguna fuente oficial.
Espero se quede ahí, porque de confirmarse, no necesito decirle más: ahí tiene usted un elemento más para juzgar la Cuarta Transformación.

adrianlopezortiz.com
También de este autor..

Oportunidades