Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Más de lo mismo ALDEA 21

Vladimir Ramírez
14/01/2020 | 04:00 AM

El día miércoles pasado, en el marco del Festival del Libro de Mazatlán, la dirigente nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky, declaraba que en Morena evitarían la llegada de candidatos ocurrentes en el partido que dirige y que irían por el llamado “carro completo” para ganar en 2021 todos los espacios de representación, pues la gente está cansada de “más de lo mismo”.

Esta frase ha sido usada desde los tiempos de campaña de Vicente Fox como señal de que sus ideas y propuestas de gobierno cambiarían la realidad que se vive en el país; sin embargo, hemos escuchado esta afirmación en boca de una gran diversidad de políticos y candidatos de diferentes partidos, que en su afán de ganar adeptos la reiteran una y otra vez; en cambio no sólo hemos padecido “más de lo mismo” sino que en muchas ocasiones hemos vivido como sociedad “lo peor de lo mismo”. Esta ha sido la experiencia electoral en casi 20 años de gobiernos tanto a nivel nacional como estatal. Si bien en el gobierno de López Obrador se insiste en marcar una diferencia entre los gobiernos del PAN y del PRI en la Presidencia de la República, en los gobiernos locales de Morena ha sido muy diferentes y en este espacio lo hemos comentado ya en reiteradas ocasiones poniendo el caso de Sinaloa como ejemplo.
Ahora bien, sería bueno cuestionarse a qué se refieren cuando se utiliza la frase “más de lo mismo”, sin duda que adquiere diferentes significados dependiendo quién la expresa y en qué contexto, pero hay uno que al parecer les resulta conveniente a todos los actores políticos electorales: “más de lo mismo” tiene como propósito convencer de que si se quiere un cambio ahora “tendrías que votar por mi candidatura y el partido que represento”. Por lo tanto, podemos pensar que “más de lo mismo” es una frase que en su significado electoral adquiere un valor de amenaza-opción y tiene como objetivo denostar y vencer a sus contrincante.
Podemos entonces observar que como democracia en nuestro país existen dos manifiestos intereses y propósitos entre nuestra clase política y la sociedad mexicana: el primero busca fundamentalmente ganar elecciones y espacios de poder, la segunda mejores gobiernos y niveles de bienestar. Max Weber, hace cien años, escribiría al respecto una diferenciación entre el político de profesión y el político de vocación, lo que para el caso que nos ocupa entenderíamos que hay políticos que viven de la política y políticos que viven para la política. Esta ha sido la disyuntiva por la que hemos transitado como sociedad pues hemos padecido, por una parte, la descomposición de una añeja y joven generación de políticos que han hecho de la política una profesión para vivir de ella obteniendo privilegios y riquezas a costa del erario público; y por otra, se ha marginado o envilecido a aquellos políticos de vocación motivados por ideales, valores y contenidos normativos a favor del otro, del pueblo que representan, como señala Weber.
Podemos entender entonces, que cuando un político afirma que la gente ya no quiere “más de lo mismo”, se refiere en realidad a “más de los mismos”, puesto que en muchas ocasiones no son los mismos, sin embargo, se gobierna con “más de lo mismo”, como es el caso de los gobiernos de Morena en Sinaloa.
La distinción de un “más de lo mismo” sería entonces que Morena como el resto de los partidos, reconsideren ese afán de ganar todas las posiciones con el conocido “carro completo”, ni enfocarse solamente en la rentabilidad electoral de las personas, sino marcar la diferencia en la forma de ejercer la política, entendida como el instrumento para llegar a acuerdos y realizar acciones de gobierno que persigan un propósito de bienestar común y no el de la política que se manifiesta en la competencia electoral donde prevalece la lógica de ganar todo como propósito en sí mismo.
Tal vez sea momento de poner en la discusión pública lo que entendemos por democracia, como el caso de nuestro país, en el que por ser democrático, tendría que prevalecer la pluralidad y no la singularidad de una sola propuesta política.
Hasta aquí mi opinión, los espero en este espacio el próximo viernes.

 

vraldapa@gmail.com
@vraldapa

También de este autor..
07-01-2020

Oportunidades