Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

‘Más difícil que hacer gárgaras boca abajo’ Malecón de Mazatlán

El Centinela
18/06/2019 | 04:00 AM

El Alcalde de Mazatlán, Luis Guillermo “El Químico” Benítez se ha distanciado de los sectores vulnerables que lo ayudaron a ganar la Alcaldía, aquel histórico 1 de julio.
El 7 de octubre de 2018, como Alcalde electo, estuvo con los desplazados, con el Senador Rubén Rocha Moya y compañeros diputados de Morena, que se ofrecieron a escuchar la problemática de los desterrados. 
Ya había pasado un año de aquellos éxodos colectivos en la sierra de Concordia, por los pleitos entre grupos armados, que amenazaron a la gente si no salían de sus pueblos. 
A diferencia del ex Alcalde priista, Fernando Pucheta, quien mandó a los desplazados a su municipio y se negó rotundamente a darles cualquier apoyo, “El Químico”, triunfante por el tsunami Morena, se comprometió con la causa de los desplazados.
“Hemos soñado con un país donde haya justicia, donde haya oportunidades para todos por igual, y este hecho que están viviendo es un acto de injusticia, de tal manera que a nivel municipal tenemos la voluntad política de ayudarlos, de apoyarlos, sino a resolverles totalmente su problemática, al menos a disminuirla en lo posible”, les dijo Benítez Torres en esa ocasión.
Pero del discurso a los hechos, hay mucho trecho.
Hasta la fecha, es hora que no les da una audiencia. Cuando no está ocupado, está de viaje o en reunión, o cuando no, de plano, sólo manda gente que no tiene poder para tomar decisiones. 
“Es más difícil que hacer gárgaras boca abajo”, mencionó uno de los desplazados asentados en Villa Unión, donde piden vivienda.
Mientras en Mazatlán, parece que por diferencias políticas ha ignorado al grupo de mujeres desplazadas que gestionan también un lugar donde habitar en Mazatlán, organizadas con el Movimiento Amplio Social Sinaloense.
El Gobierno municipal es clave para buscar soluciones en esta problemática, que si bien no es privativa de Mazatlán, sí es uno de los municipios donde más se ha concentrado la población que ha migrado desde la sierra, sobre todo en la gestión de vivienda e introducción de servicios públicos.
Y si “El Químico” quiere una propuesta de opción de vivienda, ahí está el Fraccionamiento Santa Fe, con cientos de casas abandonadas.
Y de Gobierno del Estado, ni hablemos. Llevan cuatro secretarios de Desarrollo Social al hilo, donde más parece pasarela política rumbo a 2021. 
Pero hasta el momento, después de la cacareada mesa interinstitucional para atención a los desplazados, los avances son insuficientes, pues lo más urgente sigue sin ser resuelto, la vivienda. 
Aun así, los desplazados han recibido más del gobierno priista de Quirino Ordaz Coppel que del morenista, aliado de izquierdas, “El Químico” Benítez. 
Bien decían los abuelos: “El prometer no empobrece”.


Nada que festejar...
No es tampoco para que armemos un baile, pero ayer, por fin, a dos años de que el Congreso local aprobó la ley, y un año después de conformarse el Comité de Participación Ciudadana, se instaló el tan llevado y traído Sistema Estatal y Municipal Anticorrupción.
El evento, desairado por el Gobernador Quirino Ordaz Coppel, por un viaje a la Ciudad de México, y por el Alcalde de Culiacán, Jesús Estrada Ferreiro, quienes estaban invitados pero no llegaron, aunque la verdad sí hubo mucho asistencia.
Y miren que se instaló ni más ni menos que el sistema que supuestamente sentará las bases para crear las políticas públicas en el combate a la corrupción, el mal que nos aqueja en todos los niveles.
Tenemos hasta un soporte lingüístico para la corrupción: “El que no tranza no avanza”, “La corrupción somos todos”, “Mochilas, dijo popochas”, “Póngase la del Puebla”, “Tú sigue la carroza”, “Donde lloran está el muerto”, “Nadie rechaza un cañonazo de billetes” y tantas expresiones populares que hablan de una normalización de las corruptelas y las mordidas.
El que de plano dijo que no había que echar las campanas al vuelo es el presidente del Comité de Participación Ciudadana, Francisco Mojica López, a lo mejor es porque ya se va, porque termina sus funciones el 4 de julio, pues fue electo por un año. Es decir, presidirá este esfuerzo por 18 días. Él fue el que dijo que hasta hoy no hay nada qué festejar.
Advirtió que se ha cumplido paso a paso con lo que marca la ley, pero hay que fomentar la participación ciudadana, para que se entienda que se está combatiendo la corrupción.
La base de este sistema es la participación de la gente y ahí la que puede ayudar es la sociedad sinaloense, la principal protagonista de la lucha en contra de este flagelo.
Sinaloa ya cuenta con este sistema, ahora nada más nos falta creer que podemos hacerla realidad.

Que investiguen a las empresas fantasma
Ayer, el Secretario de Salud estatal, Efrén Encinas Torres fue enfático, no hay preocupación para esta administración por las facturas pagadas a “empresas fantasma” en tres entes vinculados con el sector salud, aunque admitió que el tema ocupa, hay que atenderlo.
La semana pasada, Luis Pérez de Acha, integrante del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción, dio a conocer que en Sinaloa han sido otorgados 800 millones de pesos en facturas a empresas fantasma, entre los años 2012 a 2018, abarcando la administración de Mario López Valdez y en lo que va de la administración actual.
Para Encinas Torres, la nota no precisa cuántas son las que corresponden a cada año, simplemente habla en lo general y efectivamente, prácticamente dos años corresponderían a la administración de Quirino Ordaz Coppel.
Admitió que así fuera una o mil facturas el tema hay que investigarlo.
Por lo pronto, él dice que ya entregó a la Secretaría de Transparencia la información para que sea analizada a fondo y sea esta la que haga las aclaraciones correspondientes y si hay responsables se tendrá que aplicarse lo que diga la ley.
El tema no es menor y esperamos que al menos esta administración aclare estos números.
También de este autor..
17-07-2019

Oportunidades