Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Mejía López, al otro lado del escritorio. Transparentar la educación, el desafío Observatorio

Alejandro Sicairos
15/03/2019 | 04:05 AM
Es interesante el reto que Mexicanos Primero le lanza al Secretario de Educación Pública y Cultura, Juan Alfonso Mejía López, para transparentar la nómina educativa en Sinaloa, esa madeja de corrupción tan difícil de desenredar por los aviesos intereses que esconde con la permisividad del gobierno. También el desafío resulta singular porque Mejía López estuvo a cargo de MPS y desde entonces planteó ponerle orden al sistema de enseñanza pública.
 
Se trata tal vez del mejor guante que le han lanzado a Juan Alfonso Mejía desde que asumió en octubre de 2018 la titularidad de la SEPyC. Desde esa fecha hasta hoy ha transitado sin complicaciones en el cargo a pesar de la intensidad de su periplo de trabajo, tratando de ganar primero el respeto de los maestros, alumnos y padres de familia.
 
Quizá lo del guante sea excesivo porque la afinidad de propósitos entre Mexicanos Primero y la SEPyC es mucha. Pero el reto sí posee el ingrediente de incomodidad para quien ha llevado la responsabilidad en materia educativa por la senda lúdica sin que a la fecha se conozca algún choque con las secciones 53 y 27 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.
 
Sin embargo, Ángel Alberto Leyva Murguía, director de MPS, le está moviendo el tapete de confort al Secretario Mejía porque el planteamiento de censar el sistema educativo no significa que lo esté invitando a un día de campo. Al contrario, el llamado es a descobijar, para exponerlo a la vista de todos, al monstruo de las componendas, privilegios y corruptelas de la nómina magisterial.
 
Con el solo antecedente que existe, de un posible daño a la hacienda pública por 212 millones 529 mil pesos en el sistema educativo sinaloense, detectado por la Auditoría Superior de la Federación en el “Informe Especial Pase de Lista del FONE 2017”, es probable que pocos servidores públicos se animen a remover esa pus porque en ella podrían ahogarse políticamente.
 
El tema de los “aviadores” en la estructura magisterial no es nuevo. Mejía López lo señaló cuando estuvo al frente de la misma organización que hoy lo apremia a reeditar en Sinaloa al pase de lista que arroje la radiografía nítida para conocer cómo está la educación en Sinaloa. Ayer mismo circuló un meme que lo insta a ser congruente con aquello que postulaba en Mexicanos Primero.
 
En enero de 2017, por ejemplo, desde  MPS presentó diez prioridades para la educación y entre ellas el ahora titular de la SEPyC expuso depurar la nómina docente, evitando desvíos o pagos a comisionados, con el Sistema de Información y Gestión Educativa funcionando y alimentado por información desde cada escuela.
 
Es lo que le están pidiendo a él. Que el Congreso del Estado solicite la aplicación de un censo estatal para conocer la situación en la que se encuentran escuelas, docentes y alumnos; procesos de conciliación de plazas con el fin de conocer y validar el monto y número de plazas ocupadas y vacantes en la nómina estatal; hacer pública la nómina estatal con la información relativa a movimientos de personal, licencias, comisionados, jubilados y los demás elementos con los que cuenta el portal federal, e institucionalizar procesos de verificación de la nómina estatal para que el Congreso del Estado solicite anualmente un pase de lista en lo local.
 
En términos llanos a Mejía López le están picando la cresta para que le entre a implementar en serio el modelo de transparentación de la educación. Para hacerlo tendrá que echarse al menos un round de sombra con el cacicazgo magisterial que encabeza Daniel Amador, el líder vitalicio del SNTE que está herido pero le falta la estocada final.
 
Al parecer se le agota a Juan Alfonso Mejía la “luna de miel” como Secretario de Educación. La publicación en redes que se titula “se acabó la rabia, se acabó la lucha”, en la cual lo acusan de ser un Secretario del montón, constituye una provocación para que demuestre lo contrario e igual es una cáscara de plátano para que tenga el primer resbalón y sepa lo que es trastabillar.
 
A ver qué pasa. Por lo pronto será del interés público ver si la SEPyC hace suya la demanda para que el Congreso del Estado y el gobierno de Quirino Ordaz Coppel le entren a censar la estructura educativa estatal y establecer con esa información el piso firme para la reestructuración del sistema de enseñanza básica de Sinaloa.
 
Reverso
Le recriminan actuar más ligero,
Al estar en el bando contrario,
Pues olvidó como Secretario,
El manual de Mexicanos Primero.
 
Adiós, míster Chapman
La tolvanera de esperanza de que ya no vuelva al cargo, que levantó en Los Mochis la noticia del permiso por diez días que pidió el Alcalde de Ahome, Manuel Guillermo Chapman, es muestra del deseo de toda una sociedad para que el error político del primero de julio de 2018 sea subsanado por los mismos que lo provocaron. No lo suelte de la oreja Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero. No lo deje que regrese.
 

 

alexsicairos@hotmail.com 
También de este autor..

Oportunidades