Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Morena en Sinaloa, nave sin piloto. Muchos líderes, pocos implicados Observatorio

Alejandro Sicairos
11/01/2019 | 04:07 AM
Como orquesta sin director, o regimiento sin capitán, quedó expuesto el Movimiento Regeneración Nacional en Sinaloa con el proceso legislativo que reasignó mil 600 millones de pesos en el presupuesto del Gobierno del Estado para 2019 y que desencadenó el veto del Gobernador. A falta de dirigente estatal, la única líder que es Graciela Domínguez tuvo que soportar sola la embestida de los propios y de los ajenos.
 
Quedó claro que todos y nadie a la vez dirigen en Sinaloa a Morena, siendo tal indefinición de dirigencia formal el origen de discrepancias y grescas que de momento podrían ser hasta normales, aunque en corto tiempo llevarían a desbaratar la mayoría calificada de este partido en el Congreso del Estado.
 
Algo anda mal cuando los aciertos de la llamada Cuarta Transformación se los adjudican demasiados actores políticos empoderados, que igual se apartan y lavan las manos tratándose de errores que nadie asume y alientan la estrategia de señalar o construir culpables. Esta es la más nítida señal de la ausencia de líder.
 
Es como la Hidra de Lerna, el despiadado monstruo de la mitología griega que por policéfalo nadie sabía cuál de sus cabezas tomaba las crueles decisiones. Así se ve Morena en Sinaloa: confusa en la estructura local, con muchos protagonismos desarticulados pero solo uno operando para aglutinar en torno al movimiento político que empieza a sufrir el correspondiente desgaste por el hecho de ser gobierno.
 
Hay la búsqueda instintiva y perversa de responsables para las cosas que salen mal. En la negativa de la 63 Legislatura a actualizar las tablas catastrales los presidentes municipales de Morena se victimizan de las decisiones tomadas por diputados de su mismo partido, con recriminaciones como las que hizo Jesús Estrada Ferreiro al decirles a los trabajadores del DIF Culiacán que no tiene dinero para pagarles los complementos del sueldo porque el Congreso no aprobó el aumento al predial.
 
Al Senador Rubén Rocha Moya y al súper delegado Jaime Montes Salas se les colocó frente a la severa inquisición de morenistas “puros” que los acusaron de facilitar la negociación entre el Legislativo y Ejecutivo en lo referente al presupuesto que ejercerá Quirino Ordaz en 2019. 
 
Ahora, con el veto del Gobernador, surgirán otros furiosos Torquemada que exigirán castigo ejemplar para los correligionarios que se atrevieron a contravenir la indicación que vino de Palacio Nacional. 
 
Así van los segmentos de Morena en Sinaloa en ese tipo de antropofagia entre iguales donde apetecen la carne al pastor de los afines que se apartan de la línea apenas visible de la Cuarta Transformación. A la Diputada Karla Moreno la denostaron por impulsar la actualización del impuesto predial; contra al legislador Fernando Mascareño se intentó el “fusilamiento” político por entorpecer la unanimidad del partido en el tema de las reasignaciones presupuestales. ¿Sigue Graciela Domínguez en el turno a la hoguera?
 
De seguir las cosas así, sin la directriz y disciplina que imponga en Sinaloa un dirigente legítimo y respetable del partido Morena, aquella fuerza de izquierda que emanó de la voluntad popular transitará ligera a la desfiguración doctrinaria con la pérdida, por ejemplo, de la mayoría cualificada al emigrar a otro grupo parlamentario o declararse independientes los diputados de los partidos Encuentro Social y del Trabajo.
 
Por lo pronto el retraso de la designación de delegado estatal de Morena ocasiona los primeros estragos. La dispersión de comulgantes y simpatizantes de estas siglas representa el saldo primario en tanto las consecuencias mayores están a la vista. Unos quizá por convicción, otros con ambiciones futuristas, indistintamente van en el mismo avión sin piloto ni radar.
 
Es lo que ocurre a la falta del guía. Se da la cargada para adjudicarse los pocos éxitos logrados y ninguno quiere ser implicado en los errores, muchos, que se cometen en la curva de aprendizaje o en el barranco de la improvisación. Y ahí es cuando el líder inexistente habría de intervenir para moderar las riñas internas y atemperar los golpes que asestan los contrarios.
 
Reverso
Más que líder un faquir,
Es lo que ocupa el partido,
Que disfrute al sufrir,
Las veces que será herido.
 
Guerrear sin refuerzos
¿Tiene Quirino Ordaz Coppel un partido que lo respalde en el diferendo o en el reencuentro con el Poder Legislativo? Es que el PRI de Jesús Valdés no se ha metido al fragor de la batalla por la defensa del presupuesto presentado por el Gobernador. Sergio Jacobo Gutiérrez, Gloria Himelda Félix Niebla y Faustino Hernández Álvarez han puesto de por medio cara, lomo y trayectoria.
 
alexsicairos@hotmail.com 
También de este autor..

Oportunidades