Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

El periodismo de Noroeste

Defensor del Lector

Rodolfo Díaz Fonseca
10/07/2016 | 04:55 AM

El editorial que se publicó en portada del ejemplar de Noroeste el jueves 23 de junio, con ocasión del embargo de unas unidades arrendadas al servicio de esta empresa editora por parte del SAT, finalizaba con el siguiente agradecimiento y posicionamiento:

“Agradecemos a lectores, suscriptores, anunciantes, organizaciones de la sociedad civil, compañeros periodistas y otros medios locales y nacionales que acudieron a documentar las acciones y manifestaron su solidaridad con esta casa editorial. Sabemos que la libertad de expresión es un derecho de todos y debemos protegerlo.

“Reiteramos nuestra convicción por seguir haciendo el periodismo que los sinaloenses se merecen en favor de la transparencia, el combate a la corrupción y la construcción democrática”.

Y finalizaba con un llamado:

“No nos dejen solos. ¡Gracias!”

Disiente lector

El lector Mazatleco, Nino Gallegos, envió un correo electrónico el viernes 1 de julio a este Defensor, para manifestar (como lo ha hecho en varias ocasiones) su desacuerdo con la labor informativa de Noroeste y del Director General del mismo. En la imposibilidad de publicar -por su extensión- toda la carta, citaremos algunos fragmentos.

En primer lugar, señaló su desacuerdo con el llamado final del editorial: “¿Por qué la empresa periodística Noroeste, teniendo la independencia y la credibilidad que se arroga tener en los consumidores del periódico-diario Noroeste, pide que no le-lo dejen solo, cuando a los lectores siempre los ha tratado como consumidores de su producto mercantil medianamente informativo de lo mismo, obligadamente opinativo y lejanamente investigativo, siendo un periódico más para verse y hojearse que leerse, diseñado e innovado para hacerse más a la forma que al contenido con sus páginas-web de todo un poco pa'que se sienta muncho, cargado de lo esencial y que no se desaproveche nada para cubrir las ventanas de las casas... A la edad 43 años del Noroeste, es para que se defienda solo, principalmente, cuando se trata del ‘fisco’”.

Se respeta la opinión del Sr. Gallegos, pero siendo justos habría que reconocer que no todos los lectores comparten su opinión sobre el periodismo que se hace en Noroeste.

La independencia y credibilidad que se arroga Noroeste es la que siempre lo ha caracterizado. El Sr. Gallegos sabe la edad de Noroeste, pero no sé si conozca la historia de este medio informativo, las crisis y los avatares que ha tenido que sortear desde que lo crearon Manuel Clouthier del Rincón, Enrique Murillo Padilla y Jorge del Rincón Bernal (quien afortunadamente todavía vive), así como la Dirección fundacional de Silvino Silva Lozano (durante 19 años, 1973-1992), las subsiguientes Direcciones Generales de Jesús Cantú, Manuel Clouthier Carrillo, Manuel Becerra González y la actual, de Adrián López Ortiz.

Noroeste nació y sigue siendo un diario no alineado, crítico e independiente. Esa es su esencia y su razón de ser. “Las empresas editoras de Noroeste y todos sus integrantes nos comprometemos a mantenernos independientes -económica y editorialmente- de intereses particulares, de gobierno o de grupo”, señala el Código de Ética de Noroeste, en la página 35. Claro, que no es “monedita de oro para caerle bien a todos” y se respetan los puntos de vista diferentes.

El llamado final es a la solidaridad. La democracia se vive en solidaridad. Así como Noroeste busca ser solidario con las causas de la comunidad, también requiere la solidaridad de la comunidad. Sabemos que solamente la unión hace la fuerza. No es victimizarse, es pedir la fortaleza de la solidaridad. “El ejercicio periodístico no es un privilegio, sino una responsabilidad social”, se dice en la página 14 del Código de Ética de Noroeste.

De hecho, se agradece el apoyo incondicional de un grupo de artistas sinaloenses ofreciendo subastar unas pinturas para poder colaborar con la causa de Noroeste. La editora de la sección Expresión les agradeció el apoyo diciéndoles que no estábamos en ese momento, pero si lo necesitábamos se los haríamos saber.

De igual forma, un Director de la UAS se comunicó con este Defensor para señalar que él personalmente podría cooperar con una modesta cantidad, pero sabía de otros compañeros que estarían dispuestos a hacer lo mismo. Igualmente, agradecí a este distinguido maestro universitario su solidaridad y apoyo.

Propiedad de la información

El Sr. Gallegos cuestionó, también, la razón de por qué Noroeste se apropió la serie de reportajes sobre la planta de amoniaco realizado por dos elementos de esta empresa informativa.

“...no se entiende por qué el Noroeste se apropia de un trabajo que autoral y periodísticamente es de Francisco Cuamea y Gabriela Soto, y que ellos, los periodistas, ética y periodísticamente, tengan que hacerlo por su trabajo de investigación que la empresa no hizo, a reserva de que se los haya pedido y pagado para que Cuamea y Soto lo hicieran por encargo”.

Posteriormente, asumió que el editorial es autoría exclusiva del Director General de Noroeste. Pudiera ser o pudiera no serlo. No necesariamente el editorial es elaborado por esta autoridad. Claro que en este hecho, y cuando se publica en portada, debe haber tenido parte fundamental, porque no se puede hacer sin su autorización.

“El director del Noroeste, Adrián López Ortiz, hace lo correspondiente en que la empresa pasa por lo que pasa y que eso de haber pisado callos mejor quede en el imaginario protagónico de quienes quieran dejar o no solo al periódico con su despliegue de diseño gráfico-visual en la innovación de lo tradicional a lo digital, dándose el crédito de arrogarse lo que siempre se arroga: ‘su independencia y su credibilidad’, y si real y periodísticamente es lo que es y es lo que hace, ¿por qué en la posiciones y en las declaraciones inducidas no se mencionó o se citó o se le dio el crédito a Francisco Cuamea y Gabriela Soto como los autores-reporteros en el periodismo de investigación en lo de la planta de Amoniaco-contaminante y asociados-contaminadores?”.

Desconozco si el Sr. Gallegos sabe a profundidad cómo se trabaja en un medio informativo y si conoce los compromisos éticos de los reporteros con su empresa.

La información es un derecho del pueblo, no del medio de comunicación. Sin embargo, por la complejidad que conlleva el proceso informativo es normal que la sociedad requiera el auxilio de la mediación de las organizaciones informativas y de los profesionales de la información.

El periodista trabaja para la información, no para la empresa, pero lo hace en la empresa, con la empresa y desde la empresa, por lo que existen vínculos y derechos con la misma. Además de que la serie de reportajes se hizo con autorización de los directivos y con medios de la misma empresa, por lo que la información pertenece al medio de comunicación. De ahí que no sea necesario citar el nombre de quienes recabaron la información.

Se agradece la comunicación, el interés y los puntos de vista expresados por el Sr. Gallegos. Como Defensor del Lector de Noroeste, no del medio informativo, creo necesario hacer estas precisiones sin arrogarme ser el único depositario de la verdad.

También de este autor..
22-11-2019
21-11-2019
18-11-2019

Oportunidades