Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

¿Qué nos deja el primer (tercer) informe de gobierno en materia educativa? OPINIÓN

Luis Daniel Rodríguez López
11/09/2019 | 06:55 AM

El día 1 de septiembre, Andrés Manuel López Obrador, entregó su primer informe de gobierno al Congreso de la Unión, luego de nueve meses desde que asumió el cargo como presidente de los Estados Unidos Mexicanos.

Asimismo, emitió un mensaje a la nación respecto a las acciones que ha realizado el gobierno federal durante su mandato. Sin embargo, en esta ocasión, analizaré su discurso únicamente en el rubro que nos compete: el educativo.

El jefe de Estado, mencionó que ha entregado, de manera directa, apoyos de mil 600 pesos bimestrales a familias de veintitrés mil niñas y niños que estaban inscritos en el programa de estancias infantiles, luego de haber reducido casi 50% del presupuesto de este mismo. Como hemos venido repitiendo desde meses atrás, esta decisión atentó contra el derecho aprender de los educandos, sobre todo de quienes viven en contextos de marginación, pues se visualizó a las estancias únicamente como un espacio donde se cuidaban a los menores, omitiendo los aprendizajes y habilidades que se desarrollan durante esta etapa.

Por otra parte, se refirió también al otorgamiento de becas a seis millones 200 mil estudiantes de preescolar, primaria y secundaria de familias pobres, a los que se les entrega mil 600 pesos de forma bimestral, lo que es una acción positiva, ya que se fomenta la equidad social.

De igual manera, señaló que se brindaron becas a todos los estudiantes de nivel medio superior del país de escuelas públicas y que el número de beneficiarios hasta el momento es tres millones 500 mil estudiantes, sin embargo, en este punto hay que precisar que estas mismas becas se otorgaron de forma universal y, si bien es positivo apoyar a los jóvenes, lo ideal sería que se tuvieran criterios objetivos de elegibilidad, para que este tipo de programas sean destinados a quienes más lo necesiten y así disminuir las brechas de desigualdad.

En todos los niveles escolares, actualmente se brindan becas a 10 millones 90 mil estudiantes, que, en suma, representa una inversión en el año de 60 mil millones de pesos, a lo que afirma el presidente, nunca se había visto en la historia de México.

Por otro lado, el titular del ejecutivo, se refirió también a la cancelación de la reforma educativa impulsada en 2013, y que actualmente se está dialogando con maestros, maestras y familias, para mejorar la calidad de la enseñanza en todos los niveles de escolaridad. No obstante, si bien lo estipulado en la Constitución representa un avance para el derecho aprender de las niñas, niños y jóvenes, las leyes secundarias aún están por publicarse y las iniciativas presentadas hasta el momento tienen elementos inconstitucionales, debido a que incumplen con los preceptos plasmados en los artículos 3° y 73 de la Carta Magna (ver https://www.animalpolitico.com/aprender-es-mi-derecho/cuatro-ejemplos-de-inconstitucionalidad-en-las-iniciativas-educativas/ ).

Aun así, en este nuevo ciclo escolar, se comenzó con el programa La Escuela es Nuestra, el cual consiste en “entregar el presupuesto para la construcción, reparación de aulas y mantenimiento de las escuelas públicas a los comités escolares de administración participativa, formados por alumnos, maestros y madres y padres de familia de cada plantel educativo”. Sin embargo, como se mencionó anteriormente, el marco normativo que sustenta a este programa aún no ha sido publicado, lo que significa que las y los docentes fueron capacitados sobre leyes inexistentes.

Por último, el presidente arrojó una frase muy peculiar, en la que afirmó que “se haría a un lado la obsesión tecnocrática de medirlo todo en función del simple crecimiento económico”. Esto podría tener resultados negativos no sólo en materia económica, dado que los recursos siempre son escasos y el gasto es el principal instrumento de política pública, por lo tanto, es fundamental que los recursos sean utilizados de manera eficaz, equitativa, participativa, eficiente, transparente y honesta, y para ello deben de ser medibles con indicadores de resultados, pues tanto en educación como en los demás rubros, aquello que no se mide no se puede mejorar.


Twitter: @LuisDanielRguez

También de este autor..

Oportunidades