Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Queja de columnista DEFENSOR DEL LECTOR

Rodolfo Díaz Fonseca
30/07/2017 | 04:03 AM

El martes 25 de julio, el columnista de la sección deportiva, Gerardo Osornio, envió un correo electrónico a la redacción de Noroeste y a este defensor para manifestar su inconformidad por la supuesta corrección que se hizo a la colaboración que envió para publicarse en esa fecha.

“Buenos días. Tengo un comentario sobre mi columna publicada este día en Noroeste Culiacán. Sinceramente no es lo que yo escribí y mandé, le movieron todos los signos de interrogación y la destrozaron, perdió la intención y hasta siento que me hace ver ridículo. No creo que haya estado mal escrita, absolutamente para nada, pero alguien la ‘corrigió’ y la destrozó. En 30 años pocas veces he tenido alguna queja, pero esta vez sí, aunque más que eso, me siento desilusionado y quisiera saber cuál fue el criterio para hacer lo que hicieron, para en lo sucesivo no usar más signos de interrogación, además de pedirles que sean respetuosos de los textos, llevan firma y son de opinión, lo que me hace responsable de lo que contiene y sus maneras. Ojalá alguien me aclare el asunto para que esto no vuelva a suceder. Les reenvió el texto original para que lo cotejen con lo publicado, verán que es otra cosa. Que tengan buen día”.

Al día siguiente respondí su correo. “Buenas tardes, Gerardo, voy a retomar esta anomalía en la columna dominical del Defensor del Lector. No sé si ya le ofrecieron alguna respuesta editorial. Un abrazo”.

El colaborador respondió inmediatamente. “Buenas tardes, un gusto saludarlo Mtro Díaz Fonseca. Sí, desde ayer solucionaron el asunto y hoy más aún. Primero pusieron en línea la columna correcta, desde ayer a media mañana, y hoy miércoles publicaron de nuevo mi columna con el texto correcto y la disculpa. Además los Sres. López Ortiz, Cuamea y Zúñiga, quien creo está de vacaciones, de inmediato tomaron cartas en el asunto a partir de mi queja en mi muro de Facebook y un correo que envié.

“La situación jamás había ocurrido, salvo algunos otros casos pero creo mucho menos graves, con excepción de uno que hace tiempo consulté con usted directamente. Usted puede ver en la edición física del martes lo que originalmente se publicó y en la de hoy lo que yo mandé. No sé qué pasó, pero no creo fuera error del sistema, sino humano, destrozando la intención del texto original.

“Según mis varios libros de periodismo (de Leñero y Marín, Carl Warren, manual de estilo de El País, entre otros), un texto de opinión no se modifica salvo errores de ortografía flagrantes y se le hace saber al autor para que los evite en el futuro como parte de su responsabilidad como periodista. Mi texto original tiene algunos errores que asumo, ya visto hoy con tranquilidad, pero no lo que se publicó el martes, eso era de niño de primaria y creo hasta menos. Lo saludo con afecto y quedo a sus órdenes”.

Tiene razón el Sr. Gerardo Osornio. Se debe respetar lo expresado en columnas de opinión, salvo errores flagrantes, los cuales se consultan con el autor.

Afortunadamente, se dio trámite oportuno a su queja y se resolvió de manera satisfactoria.

 

Fotografía equivocada

El jueves 20 de julio se recibió un correo electrónico del apreciable y asiduo lector Luis Enrique Valdez Díaz.

“Estimado Rodolfo:

“En la página 5A de Noroeste, Sección Nacional, que se publicó el pasado lunes 17 del presente mes y año, llama de inmediato la atención que junto al título que encabeza la nota de opinión con autoría de Jorge Castañeda ‘¿Enchilada completa o rebanada de salchichón?’, colocaron la fotografía de José Cárdenas.

“Reitero mi felicitación para su muy leída y gustada columna EN DEFENSA DEL LECTOR.

“Saludos.

“Mazatleco radicado en Jalisco”.

El mismo lector envió rápidamente otro correo añadiendo una observación.

“Estimado Rodolfo:

“En alcance a mi correo anterior, agrego que este error lo observé en la edición de Mazatlán y supongo se repitió en la de Culiacán.

“Saludos”.

El mismo día se dio respuesta a esta amable colaboración de nuestro lector mazatleco radicado en Jalisco. “Buen día, estimado Luis Enrique, otro lector también lo hizo notar. Sí se publicó también en Culiacán. Muy amable. Un abrazo”.

 

Pronombre enclítico

El sábado 15 de julio, al cumplirse dos meses del asesinato del periodista Javier Valdez, se publicó una excelente y amplia entrevista a su esposa, Griselda Triana, en ambas ediciones (portada de la sección Local en la edición de Culiacán y página 8B en la de Mazatlán).

Sin embargo, en el segundo párrafo se pudo evitar escribir un pronombre enclítico, debido a que el artículo determinado ya constaba: “...la respuesta es complicada de comprenderla cuando se es periodista”. Sería más correcto escribir: “la respuesta es complicada de comprender”.

http://www.ejemplode.com/12-clases_de_espanol/2428-ejemplo_de_pronombres_encliticos.html

 

Ama y amá

En la página 8C de la sección Expresión del domingo 16 de julio, en la edición de Mazatlán, se publicó una nota sobre la presentación del tenor mazatleco Carlos Osuna en el teatro Ángela Peralta.

La redacción de la nota fue buena, pero en un párrafo resaltado faltó acentuar la expresión amá, que es una expresión coloquial aunque no esté reconocida por la RAE: “No soy bueno para hablar en el escenario y cuando hablo, mi ama me regaña y me dice que digo puras tonteras, y por eso mejor canto”.

En el último párrafo faltó también una tilde en el verbo conjugado en tiempo pretérito: “Para que descansara la voz del cantante se incrusto en el programa una pieza...”.

 

Director fantasma

En la portada de la sección Gente del lunes 17 de julio, en la edición de Mazatlán, se publicó la reseña de la presentación del tenor Carlos Osuna. Lo que no sabemos es si el reportero cubrió el evento, porque hay un dato discordante entre esta reseña y la publicación a que se hizo referencia en el apartado anterior.

En el segundo párrafo, el reportero escribió: “Con el acompañamiento musical de la Camerata Mazatlán, bajo la batuta del maestro Percival Álvarez...”.

En cambio, el día anterior, el reportero cultural escribió en el quinto párrafo: “El tenor, que estuvo acompañado por la Camerata dirigida por Raúl Pérez, quien entró como emergente, porque un día antes del concierto murió la madre de Percival Álvarez, director titular de la Camerata...”.

Al menos, el reportero de sociales podría haber leído la nota cultural que se publicó un día antes.

 

Espero sus comentarios, quejas, dudas, críticas y sugerencias.

defensordellector@noroeste.com

rfonseca@noroeste.com

También de este autor..
10-12-2019

Oportunidades