Suscribirme 
Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Retos 2018 Obiter Dictum

Fernando García Sais
05/01/2018 | 04:00 AM
La educación de calidad, la competitividad y el fortalecimiento del Estado de Derecho siguen estando en la agenda para este año.
 
Las profundas diferencias regionales e incluso, locales, se traducen no solo en la falta de acceso a servicios públicos, sino a la ausencia de un sistema educativo de calidad. La educación es una palanca del desarrollo y un igualador social. Si queremos disminuir las grandes brechas entre ricos y pobres, hay que educar a más y
 mejor. La reforma constitucional en la materia tiene muchos retos para los próximos años.
 
En México 55.3 millones viven en la pobreza, mientras que 11.4 millones viven en pobreza extrema. ¿funciona la democracia para ellos? El Estado debe recaudar más y mejor, ello significa que para satisfacer las altas demandas en el gasto público, quienes más tienen deben contribuir más (impuestos progresivos reales). Todos los derechos que la constitución reconoce y otorga dependen de los ingresos del Estado, y de entre ellos, de los impuestos.
 
México es el país con mayor desigualdad entre la OCDE, lo que se revela con indicadores como el Índice de Desarrollo Humano de la ONU, donde nuestro país presenta también la calificación más baja entre los países de la OCDE. La igualdad proclamada en ¿la Ley Suprema de la Nación es un mito o un derecho exigible?
 
Elevar la educación también logrará elevar la competitividad tan necesaria para mitigar las desigualdades y la pobreza. Las politiquerías de regalar dinero a los pobres no sirven de nada en el mediano y largo plazo. Obsérvese lo que ha pasado en otros lugares del país cuando un gobernante implementa programas “sociales” para capitalizarlo políticamente. Un verdadero fracaso.
 
Debemos impulsar el “emprendedurismo” en serio y fortalecer los derechos de propiedad. Lo primero con una buena reforma en materia de sociedades mercantiles que permita tener sociedades unimembres (y no la inmundicia que se inventaron de las “Sociedades por Acciones Simplificadas”); lo segundo, mediante un nuevo diseño interinstitucional entre registros públicos y catastro que permita a los ciudadanos el acceso remoto a todos los servicios, utilizando las tecnologías de la información. Además, vincular a los municipios para que reciban todos los pagos vía Internet. En algunos lugares del país la tecnología que se usa es del Siglo 19. Terrible.
 
El fortalecimiento del Estado de Derecho es imprescindible. Ahí hay muchos temas de justicia cotidiana (véase trabajo del CIDE) y otro por incluir relacionados con el adecuado funcionamiento de instituciones locales y estatales, que permitan al ciudadano acceder (sin corrupción) a medios de acceso a la justicia o, simplemente, a hacer trámites para los que paga derechos (sin que le pidan una lanita).
 
Empezamos el 2018 con precampañas (algunos desde hace más tiempo) y deberíamos los académicos y las organizaciones de la sociedad civil ser muy participativas para elevar el nivel del debate. Algunos candidatos ya lo tienen alto, la mayoría no. Ellos quieren votos, poder y dinero. Los ciudadanos quieren servicios públicos de calidad, trabajo, seguridad y educación para los hijos. 
 
Personalmente, a los candidatos no les pediría más que lo que aquí comento. Si logramos avanzar en ello, avanzaremos mucho y sin demagogia. ¿Querrán?
 
Coordinador Nacional del Notariado del Colegio de Abogados del ITAM
Notario 210 de Sinaloa
También de este autor..

Oportunidades