Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Sagarpa: los años dorados en China La Nueva Nao

Alfonso Araujo
11/08/2019 | 04:02 AM

¿Sabe usted lo que hacía la SAGARPA (Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación) en sus oficinas internacionales, antes de que fueran canceladas en diciembre de 2018 sin ninguna ceremonia? Pues hacían bastantes cosas en favor de las exportaciones mexicanas, y hoy le voy a contar algunas de esas cosas en el tema, por supuesto, de la relación con China.

Como comenté también acerca de ProMéxico (El uso del talento; marzo 2, 2018), SAGARPA en sus oficinas internacionales generó una extraordinaria cantidad de profesionales mexicanos con un altísimo nivel de especialización, de conocimiento de economías locales y de networking de alto nivel, que entre 2014 y 2018 se dedicaron en cuerpo y alma a crear condiciones favorables para los productos de exportación mexicanos en el mundo. En el caso de China, las ¡tres! personas que estaban encargadas de la oficina en Beijing, realizaron una labor titánica y con resultados tan positivos que parecen casi irreales. Permítame contarle el detalle.
Hasta 2013, las “reuniones de alto nivel” bianuales entre ambos países habían dado como sus raquíticos frutos, las aprobaciones de acuerdos fitosanitarios para que México pudiera exportar a China aguacate, uva de mesa y carne de cerdo. Las negociaciones no avanzaban por falta de expertos en relaciones con China y muchas cosas se quedaban en el tintero por la falta de conocimiento y de pericia. En 2014, cuando entró en funciones la oficina permanente de la SAGARPA en Beijing, a cargo de Carlos Aldeco y Melissa Jamín, todo cambió.
En tan sólo cuatro años, Carlos y Melissa no sólo lograron cambiar el esquema de los oficiales chinos hacia México, de aceptar negociaciones secuenciales a tener múltiples negociaciones en paralelo.
Además, lograron nada menos que diez acuerdos para la importación de productos mexicanos al gigante asiático: carne de res, subproductos de carne de cerdo, frambuesa, zarzamora, arándano, camarón, maíz, productos lácteos, tabaco en rama, y aditivos alimenticios para alimentación animal. Los procesos para el plátano y el sorgo, que estaban en proceso, se quedaron pendientes.
Ni toda la hipérbole del mundo hace justicia a lo que le acabo de decir: la oficina de SAGARPA en Beijing, que tuvo que cerrar intempestivamente por la lastimosa falta de visión de la nueva administración, hizo una labor en favor de la relación comercial México-China casi sin paralelo en la historia. ¿Quién hará su labor ahora?

 

También de este autor..
18-08-2019

Oportunidades