Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Sale la mugre Malecón de Mazatlán

El Centinela
15/03/2019 | 04:05 AM
El Alcalde Luis Guillermo “El Químico” Benítez Torres ha vuelto a meterse en las patas de los caballos y se afana por seguir alimentando un pleito que ha terminado explotándole en las manos.
Pasado el Carnaval parecía que las aguas volverían a su cauce, pero el Alcalde solito volvió a meterse en un pleito relacionado con un evento del mundo del espectáculo, donde salieron salpicados empleados del Instituto de Cultura.
El origen del conflicto fue la cancelación del espectáculo que encabezaría el cantante Pancho Barraza y que el Alcalde decidió cancelar por adelantar publicidad, sin antes solicitar los permisos del Ayuntamiento.
El conflicto, que de entrada parece un pleito donde no debería haberlo, comenzó con dimes y diretes, continuó con una disculpa del cantante y terminó con una denuncia pública, de parte del inversionista, que terminó explotando y salpicando mugre por todos lados.
 
La denuncia
Felipe Silva, el empresario que intentó armar el espectáculo de Pancho Barraza, rompió una regla básica de los empresarios, pasar desapercibidos.
Citó a rueda de prensa, tomó el micrófono y echó a andar los demonios. Lo primero que hay que darle la razón es que el Alcalde Luis Guillermo “El Químico” Benítez no tiene razones válidas para cancelar un concierto de un cantantes, aún y si este decidió adelantar su publicidad el tiempo que haya querido.
Incluso, aún y cuando haya quebrado alguna norma, se le multa y el show debe de continuar.
Pero ya entrados en gastos, el empresario se siguió de corrido y reveló los favores que le ha hecho a “El Químico”, como la contratación de un cantante para su fiesta de “ungimiento”, lo que seguramente le dio la confianza para creer que tenía “vara alta” en el Ayuntamiento.
Además llamó por su nombre a dos empleados del Instituto de Cultura, Turismo y Arte de Mazatlán, de los que aseguró le prometieron perdonarle impuestos a cambio de los favores, cosa que ni siquiera le cumplieron.
El pleito está sabroso y seguramente seguirá ardiendo unos días más, porque amenazaron con la futura aclaración de Pancho Barraza, donde el cantante podría dar a conocer cómo lo convencieron para grabar un video donde le echó porras a “El Químico”.
Señores, los pleitos no abonan a Mazatlán, todo es perder, perder, y aquí parece que el primero que pierde es el destino.
 
Un problema de 
emergencia mundial
Las Rastreadoras de El Fuerte piden al Gobierno federal declarar una emergencia mundial por los casi 30 mil cuerpos que están sepultados en fosas comunes y que no están identificados y ya se lo solicitaron al Presidente Andrés Manuel López Obrador.
Mirna Nereyda Medina Quiñónez, fundadora del colectivo, argumentó que ni siquiera hay que buscar ni sacar de la tierra esos cuerpos porque ya están localizados, pero se necesita el apoyo internacional para tomar perfiles genéticos y toda la información que se requiera para su identificación.
Dijo que el problema es gravísimo porque son casi 30 mil cuerpos en fosas comunes en todo el País y es importante que esas personas puedan ser identificadas y entregadas a sus familiares.
En Sinaloa existen, según la rastreadora, alrededor de 4 mil desaparecidos y en fosas comunes hay alrededor de 500 personas y de esas 500 a nivel estatal sólo se pueden sacar la identificación de más de 100.
Una emergencia que habrá que denunciar.
 
Se apaga una 
esperanza
Y hablando de desaparecidos y rastreadoras, ayer precisamente el colectivo mazatleco “Una luz de esperanza” anunció que ya no seguirán la búsqueda de sus familiares.
Sin precisar a detalle el motivo de la desintegración, el grupo simplemente informó en redes sociales que ya no más, que cesarán su actividad.
Este colectivo es uno de los dos grupos de rastreadoras y rastreadores que estas últimas dos semanas hallaron en Mazatlán 29 cadáveres en fosas clandestinas.
Fue también el mismo que pidió apoyo al Gobierno para la renta de una retroexcavadora que les permitiera seguir cavando en la zona de búsqueda. Petición de la cual ninguno de los tres niveles de Gobierno acusaron recibo, y por supuesto no se dio el apoyo.
Imagínese que son los mismos padres de familia buscadores quienes de su bolsa tienen que pagar por la renta de maquinaria para las excavaciones, dinero que por supuesto no alcanza para muchos días.
La desaparición del colectivo “Una luz de esperanza” mata precisamente ese rayito de esperanza en medio de un ambiente de dolor para miles de familias sinaloenses y mexicanas.
 
¿Un Sinaloa sin armas?
El decreto publicado en Sinaloa que aprueba el proyecto para reformar el segundo párrafo del Artículo 19 de la Constitución, que marca prisión preventiva oficiosa a quien porte de manera ilegal un arma, entre otras delitos, ha sido recibido con buenos ojos.
El Secretario de Seguridad Pública, Cristóbal Castañeda Camarillo, al avalar la propuesta recordó que en Sinaloa este problema es muy añejo y que cada año es evidente que las armas abundan en el estado.
“Pues nosotros lo vemos con muy buenos ojos, obviamente un arma es un generador de violencia, el hecho de que haya tantas armas, ustedes lo han visto cada Año Nuevo, es un problema añejo aquí en Sinaloa”.
Castañeda Camarillo confía en que con la iniciativa se ayude a inhibir la portación de armas de fuego, ya que en el estado se han hecho aseguramientos de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército y Fuerza Aérea mexicanos y cuando hay detenidos, porque no tenían esa prisión preventiva, siguen el proceso en libertad, lo que origina casos de reincidencia.
Y sí, el armamentismo en Sinaloa se sufre diario, donde parece que todos los días tiene que morir alguien por arma de fuego, y en especial en Culiacán, donde por ejemplo en los festejos de Año Nuevo es emblemático ver el cielo no iluminado por fuegos artificiales, sino por los disparos que se realizan por todas partes.

 

Aunque muchos son de la idea de que un ciudadano sinaloense debería tener cuando menos un arma, pensamos que la iniciativa llega, todavía, a buen tiempo.
También de este autor..

Oportunidades