Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Sinaloa, flojito y cooperando en la 4-T. Transparencia y oficio político, claves Observatorio

Alejandro Sicairos
06/12/2018 | 04:00 AM

alexsicairos@hotmail.com

 

En la bitácora del barco suyo que hace aguas, a los políticos sinaloenses del Partido Revolucionario Institucional les está resultando fácil, en algunos casos hasta como un acto lúdico, ajustarse a las nuevas reglas que impone el Movimiento Regeneración Nacional al ser gobierno. Tal vez solo tratan de darle buena cara a la mala racha por la que atraviesan, pero no deja de sorprender la capacidad que poseen para transfigurarse.

Han entendido que la sustancia de la política está en lo que dice la sociedad afuera de las oficinas legislativas o gubernamentales. Como un relámpago de cordura, los priistas vuelven a recordar que existe pueblo y van al encuentro de este, tratando ahora de ganarle la carrera a la corriente amloísta.  

Ahora sí, realizan un esfuerzo considerable para no desencajar en la era de la Cuarta Transformación. Por remar a contracorriente sin denotar agobio y, al contrario, hacer creer que van cómodos junto al Presidente Andrés Manuel López Obrador y la tripulación de este en el Gabinete federal, Senado, Cámara de Diputados, congresos locales, gubernaturas y alcaldías.

Por ejemplo, en la sesión del martes de la Cámara alta, el Senador sinaloense Mario Zamora Gastélum abordó el tema de la declaración patrimonial, de intereses y específicamente de la evolución que el patrimonio que un funcionario o un representante popular tiene en el tiempo.  “Mucho nos han dicho en la calle de cómo cuando alguien llega a ocupar un puesto público, de repente su condición económica todo mundo empezaba a ver que comenzaba a cambiar”.

Ha llegado la hora, consideró, de ponerle punto final a ese tema “y los que somos representantes populares y servidores públicos vivamos acorde a lo que nuestro patrimonio e ingreso dan”. Nadie está en contra de que alguien por distintas razones tenga distintos ingresos, siempre y cuando se transparenten y que no sea el puesto que se tiene el que haga que ese patrimonio se vea incrementado, expuso.

Y qué decir del ex Diputado local del PRI Carlos Francisco Montenegro, ex Secretario adjunto del CDE del mismo partido, que se rebela a las viejas prácticas priistas e insta desde su curul a la bancada de Morena a no ceder ante los chantajes de los cabecillas y campesinos cenecistas que han reventado en dos ocasiones los trabajos legislativos. ¿Lo hace por despecho o porque entiende el nuevo espíritu del tricolor, de ganar al enemigo para luego vencerlo?

También el Gobernador Quirino Ordaz Coppel se ha subido a las olas de la transparencia, combate a la corrupción y fin de la impunidad. De seguro se sentirá más relajado teniendo al Presidente AMLO de aliado en las actuaciones judiciales o nuevas demandas que vienen contra los que en el ejercicio del gobierno han cometido delitos contra las finanzas estatales. 

Quirino Ordaz fue uno de los primeros en apegarse a los lineamientos de rendición de cuentas que establece López Obrador. El 10 por ciento de aumento en las participaciones federales que recibirá Sinaloa en 2019 contiene candados de honestidad que el Gobernador se ha comprometido a respetar. También promueve al seno de la Conferencia Nacional de Gobernadores que se abran cauces de compresión al nuevo régimen nacional.

Pero aún falta mucho por entender y hacer. Los actores o sectores del PRI que pretendan echarse todo el sexenio confrontándose con AMLO se irán decantando por sí solos al evidenciarse como escollos para la negociación o la muda de estilos y prácticas. Es fácil entenderlo. Lo que hoy hacen Morena y López Obrador es lo que debieron hacer los priistas desde hace décadas.

La actitud de Ordaz Coppel y Zamora Gastélum le ayuda más a Sinaloa que el berrinche extendido contra los nuevos inquilinos de Palacio Nacional. López Obrador tiene en buen ánimo a Quirino y Mario tiende lazos de acoplamiento con las iniciativas de Morena en el Senado. Hoy es tiempo de amarrar presupuestos y ganar apoyos para la tierra del camarón y el tomate. Ya vendrá el momento de competir por puestos de elección popular.

 

Re-verso

Finjan, pues, una sonrisa,

Ante el duro golpe asestado,

Que ya les vendrá, sin prisa,

El día del ultraje cobrado. 

 

Malos consejos

Por si los dirigentes, alcaldes, regidores o diputados del PRI necesitaran un curso de cómo acomodarse en Sinaloa a la corriente de Morena que es gobierno, ahí están los liderazgos panistas que uno a uno y todos a la vez se pusieron a modo con Juan Millán, Jesús Aguilar y Mario López Valdez para que estos ex gobernadores implementaran el programa kótex, de úsese y tírese, a cambio de parcelitas de poder, negocios con el gobierno o el “maíz” que seduce a las gallinas.  

También de este autor..

Oportunidades