Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Superar las tormentas ÉTHOS

Rodolfo Díaz Fonseca
09/10/2019 | 04:07 AM

rfonseca@noroeste.com
@rodolfodiazf

 

Es normal sentirse acicateado por el miedo ante una tormenta. Todos experimentamos temor y se nos recomienda tomar precauciones para salir bien librados.

Sin embargo, aunque no nos gusta vernos expuestos ante el peligro, aún los excesos climáticos son necesarios para mantener el equilibrio.

Un conocido cuento narra que un campesino le pidió a Dios le permitiera mandar sobre la Naturaleza para que -según él- le rindieran mejor sus cosechas. ¡Y Dios se lo concedió!

Cuando el campesino quería lluvia ligera, así sucedía; cuando pedía sol, éste brillaba en su esplendor; si necesitaba más agua, llovía más regularmente. Pero cuando llegó el tiempo de la cosecha, su sorpresa y estupor fueron grandes porque resultó un fracaso.

Desconcertado y medio molesto le preguntó a Dios por qué salió así la cosecha, si él había puesto los climas que creyó convenientes. Pero Dios le contestó -“Tú pediste lo que quisiste, más no lo que de verdad convenía. Nunca pediste tormentas, y éstas son muy necesarias para limpiar la siembra, ahuyentar aves y animales que la consuman, y purificarla de plagas que la destruyan”.

En una ocasión, relatan los evangelios, Jesús dormía en la barca en medio de una tempestad y los discípulos se llenaron de miedo, así que lo despertaron y le reclamaron si no le importaba que perecieran. El Maestro los reprendió por su falta de fe e hizo enmudecer al viento.

Como capitanes de barco, es importante que mantengamos la calma ante los embates de la tormenta y cuidemos que nuestra embarcación no se vaya a pique.

Una anécdota de Vasco de Gama relata que su tripulación estaba temerosa durante una tormenta, y para infundirles valor les dijo: “No teman, es el mar que tiembla ante el valor de la marinería portuguesa”.

¿Supero las tormentas?

También de este autor..
17-10-2019

Oportunidades