Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Vaping: además de fachoso, es altamente nocivo Opinión

Alberto Kousuke De la Herrán Arita
08/09/2019 | 04:00 AM

alberto.kousuke@uas.edu.mx

El uso de esta tecnología se ha vuelto omnipresente en la sociedad sinaloense. Cada vez es más frecuente encontrarse con fotos de niños y jóvenes envueltos en una nube de humo al mero estilo “gangsta” (según ellos), o videos de virtuosos mostrando su talento al dar forma a un vapor que inhalan y emanan de sus bocas.

El fumar tabaco impregnado de aromas y sabores exóticos no es nada nuevo, este se remonta a la tradición persa de fumar tabaco (shisha), cannabis, u opio, en una pipa (hookah) que refina el humo mediante un filtro de agua. A pesar de que el humo es filtrado para una experiencia más suave, esta no filtra los productos químicos derivados de la combustión del tabaco, y que son responsables de toda la miríada de efectos nocivos sobre la salud del fumador.

Aunque el propósito original del vaping era el de administrar nicotina de manera “segura” para aquellos que querían dejar de fumar tabaco, hoy en día se ha convertido en un producto que amenaza con desplazar al cigarrillo convencional. Basta con dar un vistazo a la sección de cigarrillos y maravillarse con la gran variedad de sabores. Desde menta hasta pepino, el grande y grotesco repertorio de sabores tiene todo lo necesario para armar un coctel exótico, y es un reflejo directo de la influencia del vaping sobre los nuevos fumadores.

Los cigarrillos electrónicos son aparatos que calientan una combinación de químicos en forma líquida (vape juice), y que son convertidos en aerosol cuando el usuario los inhala. Existen tres componentes principales: glicerina vegetal (aceite), propilenglicol, y nicotina (o CBD/THC). Otros ingredientes son añadidos para añadir aroma y sabor.

Aunque los ingredientes esenciales del vape juice son inofensivos para su consumo de manera individual, estos producen sustancias nocivas cuando son combinados y atomizados en forma de aerosol. El producto de esta mezcolanza viaja directamente a los pulmones, posteriormente pasa a la sangre, y de ahí se dirige hasta el último rincón de tu cuerpo.

La FDA ha puesto una alerta sanitaria en toda la región estadounidense. Gran parte de los productos analizados producen sustancias tóxicas durante la inhalación, tales como formaldehído, un compuesto que ocasiona cáncer y se utiliza para preservar cadáveres, y acroleína, una substancia que genera daños a nivel genético. Estos nocivos compuestos se pueden encontrar en la saliva de los consumidores después de una sola inhalación.

Asimismo, los sabores contenidos en el “vape juice” creados para dar un perfil aromático y gustativo, están hechos a partir de una combinación de químicos que se disuelven en aceite (glicerina vegetal). La combinación de estos sabores con el aceite produce un daño inflamatorio en los pulmones aún más grave que aquel ocasionado por un cigarrillo convencional.

Tan solo en el mes pasado, la CDC de Estados Unidos reportó más de 450 casos de enfermedades respiratorias severas y tres muertes ocasionadas por el consumo de estos productos. La mayoría de estos casos fueron adolescentes y jóvenes adultos que presentaron fatiga, tos, dificultad respiratoria, dolor de pecho, vómito, y fiebre.

La realidad es que el vaping es una tendencia relativamente nueva, pero que llegó para quedarse. El problema radica en que aún desconocemos sus efectos a largo plazo, y aquellos a corto plazo no son cualquier cosa.

También sabemos que la Cofepris y la Coepriss se quedarán de brazos cruzados y no regularán este tipo de productos (o cualquier otro, dicho sea de paso). La solución es educar a los jóvenes sobre lo ridículo que se ven utilizando un vaporizador y el daño que le están ocasionando a su imagen y a su salud.

También de este autor..

Oportunidades