Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
A la memoria del pequeño niño
¿Somos todos culpables de la decisión que llevó a un niño de 11 años a realizar un tiroteo en su colegio en Torreón? Aquí una reflexión de Jesús Rojas Rivera
Jesús Rojas Rivera
11/01/2020 | 11:26 AM
Marcar como favorita

José Ángel todos en tu comunidad, en tu estado y en tu país nos quedamos muy consternados por tu decisión que sacudió de golpe nuestra estúpida realidad. Muchos juzgan la memoria de tu pequeña persona haciéndote ver cómo un abominable asesino. Pero otros te creemos víctima y nos sentimos culpables de no haber hecho lo correcto contigo. Culpables por no entenderte y ser parte de una sociedad violenta, corrupta y disimulada. Supe por las noticias que perdiste a tu mamá hace meses, sin duda la encontrarás en el cielo, que quedaste a cargo de tu abuelita y que tu papá poco te visitaba. Supe también que pasabas por un mal momento en la escuela y que eras un niño muy aplicado. Nadie te escuchó, nadie puso atención, nadie te tendió la mano, te fallaron los tuyos y te fallamos nosotros. Te faltaron amigos y hoy te sobran juzgadores. Los políticos y funcionarios culpan a los videojuegos, a la música o al Youtube. Siempre que pasa algo nadie se hace responsable y todos culpan a todos, eso sucede pequeño cuando la cobardía nos gana. ¿Cómo llegaron esas armas tan potentes a tus pequeñas manos? ¿Cómo aprendiste a usarlas? ¿Quién te entrenó? Son preguntas que los fiscales y peritos se hacen, pero yo me hago unas que va antes de todas estas. ¿Alguien te dijo que te amaba hoy por la mañana? ¿Alguien te dijo que eras importante? ¿Alguien te hizo sentir especial?... Tengo dos hijos más o menos de tu edad, y con lo que hoy pasó me dejas una gran tarea, para con ellos y para con los demás. No eras un niño malo, no fue tu culpa y debes descansar en paz. Yo voy a pedir por ti, por tu descanso, porque Dios sabe de tu inocencia y tiene bien claro en dónde están los responsables y los culpables, que en realidad somos todos aquellos que lo pudimos evitar pero estuvimos muy ocupados en cosas sin importancia. Descansen en paz tu y tu maestra, mi solidaridad con las familias de tu escuela, Dios le de salud a tus compañeros y a nosotros inteligencia para entender que el amor que te negamos, fue campo fértil para que creciera el odio y en eso, nada bueno florece. Duerme pequeño, yo nunca dudaré de tu inocencia.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
María Elena de la Llata López
No tengo respuestas para las preguntas de Jesús Rojas Rivera. Lo que tengo es pena; mucha vergüenza por lo que sucedió con José Ángel. Y, siento una inmensa tristeza. Pero de esa tristeza que te da miedo de sentirla. ¿Cuántos niños como el José Ángel estarán en este momento, desesperados, derribados, sintiéndose desamparados por todos y por nada que hubieran hecho en sus tiernos años de existencia, solamente por falta de amor? Gracias por detener mi estrepitosa carrera sin fin, señor Rojas. Duele pensar que pudo ser un abrazo, una palmada o un te quiero lo que hizo falta.
Recomendamos para ti

Oportunidades