Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Coloquio Nervo el poeta Amado
Académicos reflexionan sobre la vida del poeta Amado Nervo
Alejandro Reyes Bravo, Eliff Lara Astorga y Carlos Martinez Platas leen los ensayos del escritor como un homenaje a 150 años del nacimiento del poeta nayarita
Héctor Guardado
28/08/2020 | 2:54 PM
Marcar como favorita
Foto: Adán Valdovines

Para celebrar el 150 aniversario del natalicio del poeta nayarita Amado Nervo la Academia Nacional de Historia y Geografía de la UNAM organizó el Coloquio Nervo el poeta Amado, que se celebró del lunes 24 al sábado 29 de agosto.

El poeta nacido en Tepic Nayarit el 27 de agosto de 1870 tiene un significado especial para los mazatlecos porque vivió y aprendió en este puerto el oficio de reportero en el periódico El Correo de la Tarde y fue en esta ciudad en donde bosquejó lo que sería su primer libro Perlas negras, el ambiente marino de esta costa influyó en la escritura de este poemario.

De este puerto partió a la Ciudad de México en 1894, en donde se convirtió en el poeta más popular de su generación y uno de los más importantes literatos de la corriente modernista que iluminó las letras mexicanas en los dos últimas décadas del Siglo 19 y la primera del Siglo 20.

Durante el coloquio los catedráticos Alejandro Reyes Bravo, Eliff Lara Astorga y Carlos Martinez Platas leyeron sus ensayos 'Nervo maestro, un breve comentario', 'La melancolía en la poesía de Nervo' y 'El viaje de amor de Amado Nervo'.

Cada uno realizó una investigación histórica que aportó datos documentales que le dieron solidez a su reflexión sobre la vida del poeta.

Alejandro Reyes Bravo mencionó que la primera maestra del bardo nayarita fue Manuela García que le enseñó sus primeras letras en su propia casa de Jacona Michoacán, como era costumbre hacerlo en el Siglo 19.

Estando en el Colegio de San Luis Gonzaga que era una especie de seminario menor, le dio clases el sacerdote Plancarte y Dávalos, en donde estudió un año de abogacía y teología.

Cuando regresó de Europa en donde trabajó como corresponsal de un periódico de circulación nacional le tocó dar clases en la Escuela Nacional Preparatoria, siendo amante de la literatura provee de las mejores lecturas a sus alumnos.

Fue un difusor de la obra completa de Sor Juana Inés de la Cruz, además fue un gran maestro de diplomáticos gracias a la experiencias que obtuvo en ese ámbito en legaciones nacionales, fue mentor de periodistas gracias a su experiencia vivida en el Correo de la Tarde de Mazatlán, sembró en muchos la pasión por la poesía.

“Mexico será grande cuando sus intelectuales, sus empresarios, sus políticos, sus economistas tengan un alma de maestros y estén dispuestos a dar clases en las escuelas”, frase de Amado Nervo.

“La melancolía es una de las constantes en la poesía de Amado Nervo, la aborda desde un punto de vista humanista, basada en la teoría de los cuatro humores que estaba en boga en la época que vivió el autor del poema En paz”, dijo Elif Lara Astorga.

El catedrático de la UNAM analizó el libro Los jardines interiores de 1905 que fue ilustrado por Julio Ruelas y Roberto Montenegro, que traducen en imágenes los poemas que muestran hombres y mujeres melancólicos consiguiendo una crítica implícita a la imagen del macho que prevalecía a finales del Siglo 19 y durante casi todo el Siglo 20.

“Los dibujos y los poemas se contraponen a la lógica machista porque muestra a la mujer dominando al hombre, invirtiendo los papeles tradicionales, es una clara crítica a los patrones patriarcales dominantes que promovió el sistema capitalista”.

Por su parte el maestro Carlos Martínez Platas se acercó a la vida del escritor para vislumbrar su amor por la mujer.

“Su vida amorosa surgió con la mujer humilde y con las damas de sociedad, muchos nombres de mujeres estuvieron presentes en su vida, su primer novia se llamó Conchita Aguirre, Lola fue un amor doloroso, Ángela, Dora María, Mariquita, la señorita Paredes de Mazatlán le escribió un poema en el libro Perlas negras, nunca menguó su ánimo por deshojar margaritas” compartió.

“Retrató a la mujer del porfiriato la viuda, la joven ansiosa por casarse, la mujer madura desilusionada era un profundo conocedor del alma femenina. El amor lo acompañó a lo largo del viaje de su vida. La mujer que llegó en la madurez de su vida y que la marcó de una manera definitiva fue Ana Cecilia Daillez”.

 

"La amada inmovil:

Todo en ella encantaba, todo en ella atraía

su mirada, su gesto, su sonrisa, su andar...

El ingenio de Francia de su boca fluía.

Era llena de gracia, como el Avemaría.

¡Quien la vio, no la pudo ya jamás olvidar!"

El catedrático finalizó parafraseando a Alfonso Reyes diciendo que el poeta que perteneció al movimiento modernista, se alejó de él para penetrar en sí mismo en las últimas obras de su quehacer poético.

¿Te gustó lo que leíste?

Si tu respuesta es sí, te invitamos a suscribirte por solo $100 pesos al mes y apoyar el periodismo que hacemos para ti con el objetivo de hacer de Sinaloa un mejor lugar para vivir. Haz click AQUÍ.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades