Suscribirme 
Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Acecha delicuencia a La Lomita
El párroco Gabriel Alonso Gómez demandó policías municipales permanentes para resguardar la iglesia
Norma Alicia Sánchez
06/01/2008 | 00:00 AM
Marcar como favorita
Una serie de incidentes registrados en el área aledaña a La Lomita en los últimos meses ha obligado a las autoridades eclesiásticas a solicitar seguridad pública al Ayuntamiento de Culiacán.
Luego del incendio de la madrugada del jueves, el párroco Gabriel Alonso Gómez demandó policías municipales permanentes para resguardar la iglesia que, de acuerdo al religioso, se ha convertido en un nido de drogadictos.
El Sacerdote dijo que el reciente siniestro fue provocado por una persona que estaba bajo el efecto de las drogas, sin embargo, no descartó que se tratara de un fanático religioso que actuó contra la Iglesia Católica.
"La maldad de las personas ¿quién más?. ¿Quién se atreve a hacer daño en un templo al bien ajeno? Esto fue obra de una gente drogadicta o de un fanático religioso", señaló. De acuerdo al Sacerdote, el incendio no puede ser considerado un hecho aislado, dado que otras parroquias han pasado situaciones similares en los últimos años.
Desde el viernes, dos agentes municipales vigilan La Lomita, sin embargo, las autoridades eclesiásticas están a la espera de que el Ayuntamiento confirme si dejará a los policías de manera permanente.
"Solicitamos policías al Ayuntamiento, queremos que sea permanente pero todavía no sabemos; esto está lleno de drogadictos, necesitamos seguridad", comentó el padre Gabriel.

Ilícitos al orden del día
En La Lomita, los "cristalazos" de autos son muy comunes, señaló el empleado de un negocio contiguo a la iglesia que pidió el anonimato.
Cada domingo, reveló la fuente, al menos dos vehículos son dañados por cristaleros que aprovechan que los feligreses están en misa para cometer los ilícitos.
Los delincuentes han sido incluso identificados y reportados a las autoridades, pero éstas no han respondido.
"Hemos llegado a identificar los vehículos, son los mismos, vienen y dan vueltas y luego buscan los autos (para los 'cristalazos'). Los hemos reportado pero nos dicen que los tienen que agarrar en flagrancia", declaró.
Hace una semana, una mujer fue asaltada sobre la Avenida de las Palmas (a unos 30 metros del estacionamiento de la parroquia ), y sus identificaciones fueron abandonadas sobre la banqueta, agregó.

"Solicitamos policías al Ayuntamiento, queremos que sea permanente pero todavía no sabemos; esto está lleno de drogadictos, necesitamos seguridad".

Gabriel Alonso Gómez
Sacerdote
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades