Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Acuario Mazatlán sorprende a niños de la comunidad de Ojo de Agua, Rosario
Los peques quedaron impresionados durante una visita que realizaron al Acuario, donde conocieron por vez primera las diversas especies marinas
Sheila Arias / Claudia Beltrán
07/12/2018 | 3:12 PM
Marcar como favorita
Foto: Sheila Arias

La magia que encierra el Acuario Mazatlán los sorprendió...

Más de 50 niños de la primaria de la comunidad Ojo de Agua, de Rosario, quedaron asombrados al entrar, por primera vez, al recinto turístico, ahí conocieron de cerca tiburones, mantarrayas, flamingos, y lobos marinos.

“Los he visto en la tele, pero quiero ver un pez espada”, compartió Joel, un niño de 6 años que llegó de la sierra al acuario. Junto a otros compañeros de la primaria “Lazaro Cárdenas” inauguraron el programa municipal “Del campo al mar”, los niños son hijos de jornaleros, padres trabajadores, y no conocían el Acuario Mazatlán.

Los niños viven a 12 kilómetros de la cabecera municipal de Rosario, pocas veces bajan al área urbana, y otras pocas viajan a Mazatlán, al puerto. Este viernes lo hicieron.

“Nosotros nos acercamos a preguntar cuánto costaba la entrada y si nos hacían descuento, pero resultó que el Acuario nos pagó todo”, dijo una de las maestras. Incluso el Acuario envió transporte hasta la comunidad para trasladar a los niños.

“Lo que más me ha gustado son las tortugas.. ¡ay estoy bien emocionada!”, compartió María Fernanda, una alumna de segundo años de primaria.

Los niños avanzaron en fila por el Acuario, lo primero que vieron fue la pecera principal y luego en el auditorio encontraron una sorpresa: al levantar el telón de una pared pudieron ver lobos marinos en una gran pecera.

“Órale qué bonito”, exclamó Joel, el niño de seis años.

El mundo marino simplemente los dejó sin aliento en cada paso, y con una sonrisa contagiosa.

 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades