Suscribirme 
Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Adicción mortal
Socialmente aceptada, la adicción al tabaco tiene cada vez mayores consecuencias de salud
Miriam Carrasco
06/01/2008 | 00:00 AM
Marcar como favorita
Todo lo que produce placer al cuerpo puede convertirse en una adicción, como es el caso del tabaco, que aunque la persona que lo consume está consciente del daño orgánico que se está causando, se rehúsa a dejarlo.
Al no fumar se le da al cuerpo una mejor calidad de vida, ya que la adicción al cigarro puede ocasionar la muerte, ya sea de manera directa al consumidor o bien a alguien de los que están a su alrededor, sin importar que sea adulto, joven o niño.
El tabaquismo es un problema muy fuerte en cuanto a su grado de adicción. La doctora Juana del Rosario Sotomayor Reyes, médico del Hospital General, lo describe como una gran pandemia que cada vez es consumida a una edad más temprana, por hombres y mujeres.
"Produce grandes problemas de salud y entre las consecuencias que se le atribuyen no se ha encontrado todavía en el organismo alguna parte u órgano que no haya sido afectado, en donde no se encuentre la nicotina y sus componentes que causan los cancerígenos", explica.
El uso del cigarro ocasiona desde la caída del cabello, envejecimiento prematuro, cataratas, accidentes vasculares cerebrales y embolias pues se van tapando las arterias y las venas. Tapándose alguna ya no funciona esa parte del cuerpo. Además de cáncer de labio, de lengua, de encía, de laringe, faringe y en todo lo que abarca el sistema respiratorio o cardiaco. Provoca hipertensión, manchas en las manos, deficiencia circulatoria, cáncer cervicouterino, de mama y de vejiga, gangrenas y trastornos del colon (colitis nerviosa).
La doctora Sotomayor Reyes ubica los distintos tipos de cáncer como las consecuencias más fuertes del tabaquismo, pero en los pacientes tratados se encuentran con el cuadro de que, de cada 10, siete han tenido trastornos de colesterol o triglicéridos.
Según estudios de la SSA, explica, en la Región Norte, que incluye a Sinaloa, el 28.4 por ciento de la población es fumadora, cuando el promedio nacional es de 26.4 por ciento.
"Sabemos que de toda la población, a nivel mundial, alrededor de un 30 por ciento lo padece, de éstos el 17 por ciento ha pensado en dejar de fumar, pero sólo un cinco por ciento se atreve a pedir una ayuda", detalla Sotomayor Reyes.

PARA DEJAR DE FUMAR
Dentro del Hospital General, desde hace cerca de cuatro años, existe una Clínica de Tabaquismo, de donde desciende un club llamado de exfumadores. Ahí puede acudir cualquier persona que desee apartarse del vicio del tabaco. Las sesiones son el primer martes de cada mes, a las 12:00 horas.
"Ellos vienen a ocho sesiones, dos veces por semana, durante un mes, después se les ve cada 15 días, luego cada mes. Hasta después de un año se les da de alta, en algunas sesiones se ven gente con mucho tiempo sin fumar y algunos que empiezan a dejarlo.", expresa.
En las reuniones, dice, platican del cómo le han hecho para superar ciertas situaciones, ya que no hay mejor terapia que el testimonio de una persona que ha pasado por ese periodo de abstinencia.
Si desea unirse, iniciarán grupo el martes 15 de enero, pero tendrán que pasar antes de esta fecha al hospital para registrarse y ser clasificados en el tipo de terapia.
Las consultas son gratuitas, pero el medicamento sí corre por cuenta del paciente. Próximamente el Consejo Sinaloense contra las adicciones va a tener medicamentos gratuitos para pacientes que quieran dejar de fumar, con previa evaluación por trabajo social mediante un estudio socioeconómico.
"El tratamiento que nosotros llevamos lo denominamos cognitivo conductual,que consiste en conocer las conductas que te llevan a fumar. Se les enseña a cambiar sus conductas, a conocerlas y cambiar también ideas irracionales por racionales. A pensar antes de encender el cigarro si realmente les hace falta, ahí es donde entran las terapias para que ellos reaccionen, para que en el momento que se encuentren en una situación difícil no vuelvan a caer, sino primero pensarlo".
Aparte de la terapia sicológica, y una serie de estudios de laboratorio, se les da el tratamiento de reemplazo de nicotina, dándoselas de una forma que no sea inhalada, ya que esta droga al no absorberse no causa una adicción, se puede administrar vía sanguínea o para masticar, aunque también se utilizan tratamientos no nicotínicos a través de medicamentos, uno es antidepresivo y el otro es una sustancia que bloquea los receptores de nicotina.
"Estos medicamentos evitan que la nicotina llegue al cerebro, se dan junto con la terapia sicológica porque una persona cuando está dejando una adicción se pone ansiosa por la falta de droga. Lo que queremos es llenar estos receptores para que se quite la ansiedad y al mismo tiempo estar manejando lo cognitivo, sus conductas".
La gente que deja de fumar sin una ayuda, asegura, es porque maneja muy bien sus pensamientos.

El cuerpo del fumador
La organización mundial de la salud informa que cada ocho segundos alguien muere por el uso del tabaco. La gente que comienza a fumar durante la adolescencia (más del 60 por ciento) y continúa fumando por dos décadas más, morirá 20 ó 25 años antes que aquellos que nunca han fumado.

Efectos ocasionados por fumar
Pérdida del cabello
Cataratas
Arrugas
Pérdida del oído
Cáncer de la piel
Pérdida dental
Enfisema
Osteoporosis
Enfermedades del corazón
Úlceras estomacales
Dedos manchados
Trastornos reproductivos y perinatales
Impotencia sexual
Psoriasis
Tromboangeitis
Cáncer

Razones para dejar de fumar en pro de su salud:
Después de dejar el cigarro, su cuerpo comenzará a eliminar toxinas.
A las ocho horas sus niveles de nicotina y monóxido de carbono en sangre se reducirán a la mitad.
En el transcurso de uno o dos años el riesgo de infarto de miocardio disminuirá a la mitad, hasta desaparecer e igualarse al de un no fumador.
El riesgo de cáncer de pulmón también se reducirá progresivamente hasta acercarse al de un no fumador, cuanto más tiempo esté sin fumar, más se reduce el riesgo.
Sus pulmones se limpiarán, disminuirá su sensación de ahogo con el esfuerzo y mejorará su respiración y circulación sanguínea.
Se acatarrará menos, estará menos tiempo enfermo.
Sus hijos tendrán menos probabilidades de comenzar a fumar y de padecer ataques de asma, catarros o afecciones de garganta y oído.
Si está embarazada su bebé estará en mejores condiciones de tener un nacimiento e infancia saludable.

Cinco claves para dejar de fumar
1.- Prepárese
2.- Consiga motivación y apoyo
3.- Cambie su rutina y busque nuevas alternativas
4.- Consiga tratamiento farmacológico y úselo de forma correcta
5.- Prepárese para las recaídas o situaciones difíciles

El tabaco es responsable de:
El 85 por ciento de las muertes por cáncer de pulmón
El 90 por ciento de las muertes por asma y bronquitis crónica
Prácticamente todos los fumadores acaban teniendo enfisema pulmonar

Efectos del tabaco sobre la salud
Se han descrito más de 4 mil 500 componentes tóxicos en el humo del tabaco y en una pipada existen 2 millones de moléculas altamente destructivas para la célula humana.

Prevéngase
El tabaco es la primera causa de muerte prevenible en el mundo, por encima del sida o de los accidentes de tráfico.
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades