Suscribirme 
Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Columna
Algo Maz
Los eventos y novedades de Mazatlán
Luis Ángel Gómez
13/06/2018
Compartida 14 veces
Marcar como favorita
Foto: Cortesía

algo_maz@hotmail.com

“¿Por qué Dios no me dio una hija blanca y rubia como la de Malú? ¡La hubiera yo querido tanto!”, es la frase que Ana Luisa de la Riva Salazar dice llorando a su nana mulata, Mercé, mientras la pequeña Belén, quien también es mulata, escucha a su madre con la puerta abierta. Esta es una escena de “Angelitos negros”, estelarizada por Pedro Infante, quien actuó el personaje de José Carlos Ruiz, esposo de Ana Luisa. El mensaje que encierra la frase es demoledor: si la niña hubiera reunido las características físicas que denotan “superioridad”, aprobadas por los estereotipos sociales, entonces sí la hubiera querido, entonces se entiende que no la quiere aunque sea su propia hija, hasta siente vergüenza y le reclama a Dios. La situación llega a tanto que la niña se talquea su rostro para verse blanca y su mamá la acepte. En cuarto o quinto grado de primaria, nos enseñaron una poesía coral, “La maldición de la Malinche”, de Amparo Ochoa y Gabino Palomares, que tiene un verso que dice así: “Hoy en pleno Siglo 20 nos siguen llegando rubios y les abrimos la casa y los llamamos amigos. Pero si llega cansado un indio de andar la sierra, lo humillamos y lo vemos como extraño por su tierra” y el poema completo trata al respecto. Hay extranjeros que nos ofenden desde afuera y los recibimos con honores cuando vienen, como el caso de Donald Trump cuando era candidato presidencial. ¿Se equivoca el verso que compartimos? Cuando vivíamos en la Ciudad de México, en nuestro trabajo se nos asignó una clase en Santa Fe y cuando preguntamos cómo llegábamos ahí, nos explicaron: “vas a pasar por un tramo con casas entre barrancos a los lados de la calle; esta fea la zona y ese es el Santa Fe original, hasta que te topes con una glorieta y la rodees, vas a ver edificios modernos y güeritos con traje, ese es el Santa Fe al que tú vas”, y se nos dio esa indicación hasta con cierto tono en la voz de la persona. La Ciudad de México es la más racista en la que hemos vivido, ni cuando radicamos en Phoenix y estaba el Sheriff Joe Arpaio, del Condado de Maricopa en Arizona, célebre por sus medidas contra inmigrantes y la comunidad latina, pero aún así no sentíamos en el ambiente ese aire de discriminación que respirábamos en nuestra propia Capital. Los mexicanos nos quejamos de la discriminación que se hace a nuestra gente en otros países, pero no de la que hacemos en el nuestro entre nosotros mismos; esa es la peor. ¡Ah! Pero no nos gusta que nos digan racistas o que discriminamos, aunque en México lo hacemos por todo: aspecto y rasgos físicos, color de piel, a la escuela que vamos, la ropa que nos ponemos, la zona en que vivimos, el carro que traemos, el celular que compramos, el trabajo que tenemos, los parientes ricos y los pobres en una misma familia, el partido o candidato que preferimos, la religión que profesamos y hasta entre ellas mismas, hay subdivisiones, pues no es lo mismo ir a un templo que a otro porque hasta en eso hemos designado niveles. Como no nos gusta que nos digan racistas, lo hemos revestido de otra palabra para que no se oiga o lea tan feo, pero que en esencia sigue siendo discriminación: clasismo, que es en que lo que hemos trasmutado la maldición de la Malinche, pero eso es tema para otra edición.

La edición 14 del Día de la Música se realizó con mucho calor, pero con un éxito de asistencia, que nos dejó asombrados, pues en punto de las siete de la tarde, las sillas ante el escenario de la Machado estaban completamente ocupadas y mucha gente de pie alrededor de la plazuela. El elenco en ese lugar lo abrió el Coro Ángela Peralta, que la verdad nos impresionó con su poder vocal e interpretativo, que su director y fundador, el maestro Antonio González, ha dado a esa agrupación. Los solistas hicieron un excelente trabajo durante sus participaciones y descubrimos dos voces que nos encantaron, la de Lucia Bernal, quien cantó Gracias a la vida, de Violeta Parra, que nos puso la piel “chinita” con su tesitura, simplemente nos embelesó, mientras Manuel Salas interpretó El triste, de Roberto Cantoral, que es clásica en la voz de José José y hasta épica, e igualmente Salas nos emocionó y, desde que empezó, nos llamó la atención su voz y una compañera a nuestro lado nos dijo, “qué bien canta ese chavo”. Una excelente apertura en el escenario principal, que lució espectacular con un Centro Histórico remodelado y marcó un magnífico retorno del Día de la Música. ¡Felicidades a los organizadores!

Felicidades hoy a quien posee una voz privilegiada también, Jorge Echeagaray, quien está celebrando su cumpleaños y esperamos que disfrute este día. También lo felicitamos por la labor que ha hecho, llevando su talento a otras partes de la República, poniendo siempre en alto a Mazatlán, además de compartir su arte para obras con causa.

Y también con causa, pues se desempeña como dama cruzrojiana, una cumpleañera de hoy, Alma Zepeda, a quien deseamos lo mejor en este espacio, que de seguro estará muy consentida por su familia, amigos y compañeras de la benemérita institución.

También hoy, noche musical en Casa Haas con el espectáculo Lejos del Mar, donde se darán cita las voces de Ariadna Rosales, Lucía Beltrán, Jonathan Torrijos, Sergio Castellanos, Jorge Alberto Yépez López y Alain Chenier Valencia para deleitar el oído con canciones latinoamericanas de Consuelito Velázquez, José Alfredo Jiménez, Armando Manzanero y otros compositores. El evento inicia a las siete de la tarde y el boleto es de 100 pesos. Si no puede asistir hoy, también tiene oportunidad de presenciar este recital mañana.

Mañana temprano, a quien le cantarán Las mañanitas, es a Begoña Goicoechea Luna, por otro año que llega a su vida y estará rodeada del amor de su esposo, Leonardo Álvarez Lizárraga, y de sus hijas, Alicia, Ana Begoña y Arantxa, a la que por cierto, hemos visto muy activa en las pasarelas de desfiles de modas en el puerto desde su participación en el certamen Mexicana Universal Sinaloa, gracias a su belleza.

Y una belleza, que es un clásico infantil y del mundo de ballet, es “La bella durmiente”, que se presentará este viernes y sábado en el Teatro Ángela Peralta, con la actuación del la Compañía de Ballet Clásico de Mazatlán y alumnas de la Escuela de Ballet Clásico del Instituto de Cultura, con la dirección de los maestros Zoila Fernández y Guillermo Carrillo. Ellos bailarán con la música de la Camerata Mazatlán, bajo la guia de la batuta del maestro Pércival Álvarez. Una velada imperdible que inicia a las ocho de la noche en ambos días y los boletos van desde 100 hasta 200 pesos. Una verdadera ganga para la calidad del espectáculos que estos entes artísticos acostumbran a dar.

Y a dar de sí antes de pensar así, lema de los rotarios, es el compromiso que refrendará José Sandoval Ceja, quien tiene una amplia trayectoria en el rotarismo local, la noche del viernes, cuando asuma la gubernatura del Distrito 4140 para el periodo 2018-2019, junto con la junta directiva distrital. Anticipamos un año lleno de actividades en los estados que abarca este distrito, especialmente a Mazatlán, que ha sido constantemente beneficiado por la actividad de los rotarios. ¡Enhorabuena!

Enhorabuena también a los egresados de la Escuela Náutica de Mazatlán, graduados como piloto naval e ingeniero mecánico naval, pues el viernes asistirán a dar gracias a Dios en Catedral y el sábado tendrán su acto académico en el patio de la centenaria institución, una de las mejores a nivel Latinoamérica y orgullo de los mazatlecos.

Lo que no nos da orgullo, hasta ahorita, son los debates entre candidatos a la Presidencia de México, pero como la edición de este espacio se cerró antes, no sabemos cómo transcurrirá, pero casi estamos seguros que no será muy diferente a los dos anteriores, aunque los temas son crecimiento económico, pobreza y desigualdad; educación, ciencia y tecnología; salud, desarrollo sustentable y cambio climático. Nos siguieron quedando a deber con un tópico álgido, del que no se dijo nada y es crucial: la inseguridad, sobre todo cuando a plena luz del día, en la vía pública de zonas céntricas y populosas, asesinan y llenan de sangre las calles, entre los gritos de los vecinos que no saben a dónde correr. Ese tema, como muchos homicidios, quedó “impune” en los tres debates.

Jorge Echeagaray cumple años hoy.

 

 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades