Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Mazatlán
Algo Maz
En su columna Luis Ángel Gómez habla del calentamiento global y el daño al planeta
Luis Ángel Gómez
10/07/2019 | 03:00 AM
Marcar como favorita
Foto: Cortesía

algo_maz@hotmail.com

La semana pasada estuvimos intercambiando comentarios con conocidos sobre la crisis climática que se vive actualmente y que mucho tratan de negar. Hay quienes dicen que el calentamiento global no existe, pero sí el cambio climático, ¿que no es lo mismo? Si las temperaturas en el Planeta están subiendo más de lo normal, es un cambio climático. Bueno, esto es algo de lo que nos alertaron en los libros de Ciencias Naturales de cuarto o quinto de primaria, en los años 70, que fue precisamente cuando se vinieron los altos niveles de contaminación en ciudades como Tokio o el entonces Distrito Federal. Aunque los japoneses han paliado este problema con tecnología y sobre todo, educando a sus ciudadanos al respecto, en nuestro País, aún no se da esa concientización a niveles macro, el ejemplo vivo está en la terrible contingencia ambiental que asoló durante días a la Ciudad de México. Antes de finalizar la semana pasada se sintió un temblor en Mazatlán y en California, el jueves, mismo día que nos enteramos que Alaska estuvo a 32 grados, inusitado para ese lugar, pues lo más que había subido el termómetro fue a los 29.5 grados, en junio de 1969, o sea, hace 50 años. Por lo visto, cuando se tenga bastante calor, ya no se va a decir, “pues me voy a Alaska”, a como se acostumbra a decir popularmente. Al día siguiente, viernes, otro temblor se registró en California y ese día nos enteramos de una alerta que emitió la Organización de las Naciones Unidas: “a la vida, en la Tierra, solo le quedan 30 años”. Para evitar esta catástrofe, propuso reducir al 40 por ciento la emisión de gases tóxicos en el primer año, luego ir elevando este porcentaje en lo que se encuentra otra forma de salvar al Planeta. Hace décadas que se ha venido aconsejando esto a nivel mundial, pero no se hizo caso desde el principio. Son muchos los intereses financieros que están en juego, pues nos hemos encargado de que el mundo se mueva a base de derivados del petróleo, cuyas emisiones han “fracturado” la atmósfera y causado un agujero en la capa de ozono, que bloquea los rayos ultravioletas del Sol, que empezó a notarse a principios de la década de 1990 y ha ido en aumento. Las pruebas de esto ahora sí que las podemos sentir en carne propia, literalmente, ya que antes, en verano, es cierto que hacía mucho calor, pero la sensación sobre la piel era diferente; entrábamos a un lugar con aire acondicionado y sentíamos alivio de inmediato; ahora, parece que los rayos caen como plomo derretido y al llegar al aire acondicionado, la sensación de que estamos cubiertos por una capa cálida encima de brazos y cara persiste por un buen rato. Los polos se están derritiendo y la fauna de esos ecosistemas, como osos y zorros, están llegando a ciudades tras caminar kilómetros para encontrar alimento. Si esto no convence a los incrédulos de que la alerta para el clima en nuestro Planeta ya está en rojo, ¿pues entonces qué? A pesar de los grandes consorcios empresariales que se alimentan como aves de rapiña de los hidrocarburos y siguen obteniendo ganancias de un mundo que está muriendo, en varios países, debido a la magnitud de los daños en la atmósfera, desde hace tiempo están apostando por los autos híbridos o de energía alternativa, mientras en el nuestro, andan peleando por una refinería para seguir en el negocio de los derivados del petróleo y al escribir esto, nos sentimos que el Gobierno actual vive en la era de las cavernas, pero volvemos a lo mismo: aquí también hay muchos intereses de por medio.

Con el interés de fomentar el gusto por la actuación, los alumnos del Taller de Teatro, con la dirección de Rodrigo Muñoz, y el Coro Infantil del Instituto de Cultura, bajo la guía de la maestra Mariela Angulo, presentarán este viernes 12 y sábado 13, el musical Matilda, pieza de la Royal Shakespeare Company, en una versión corta y adaptada, que tendrá lugar en el Museo de Arte de Mazatlán, a las 12 horas en ambos días y la admisión es de 80 pesos. Este es un espectáculo ideal para los niños, ahorita que están de vacaciones y la historia viene con un mensaje para ellos.

Y siguiendo con el teatro, mañana habrá función de graduación, a las ocho de la noche, en el Teatro Ángela Peralta, con la obra Siempre tendremos Dallas. Los egresados de la cuarta generación de la carrera técnica en Arte Teatral son quienes participan, dirigidos por Manolo Díaz y Rodrigo Muñoz. Los boletos van desde 100 hasta 200 pesos para ser testigos del talento histriónico de los alumnos de esta escuela, que han ido cultivando y desarrollando en sus aulas.

Y quien ha cultivado un espíritu de servicio es Elsa María López Tirado, quien hace labor en el Orfanatorio de Mazatlán y en el Patronato Faro Mazatlán, por eso la felicitamos y también porque hoy celebra otro año que llega a su vida. Nos unimos a los buenos deseos de su familia y amigos, empezando con los de sus hijos, Simón y Lucas Lacy, para que lo pase de lo mejor aún con este calor. ¡A disfrutar!

Y a disfrutar con ropa cómoda es como se recomienda ir a la plática Sanando emociones a través del movimiento, que se impartirá en las instalaciones de Fundación Mapa, en Venustiano Carranza 80, subiendo la Aduana Vieja, con el propósito de que los asistentes se exploren más por medio del movimiento para restaurar capacidades motoras y conexiones neuronales, llegando a ser fuertes, funcionales y resilientes en todo sentido. La cita es mañana a la siete de la tarde y aunque la entrada es libre, una aportación voluntaria siempre es apreciada para que la institución siga apoyando a personas que viven con depresión, entre otros padecimientos emocionales.

Sufrimiento emocional es al que estamos siendo sometidos por los deficientes servicios público, pues los problemas con el agua siguen. La semana pasada lo comentamos en este espacio, pero parece que fue peor, ya que la presión disminuyó más y sin dar una explicación a los usuarios, así que bañarse con poca presión es más lento el proceso y no muy refrescante. También la recolección de basura duró cuatro días sin pasar, lapso en que las bolsas y cajas con desperdicios estuvieron expuestos a la intemperie, así que ya se imaginará el espectáculo visual y olfativo. De hecho, compartimos imágenes en Facebook. El mes pasado, el Alcalde Luis Guillermo Benítez Torres anunció que se informaría a la comunidad de horarios y días del paso de los camiones recolectores, cosa que al menos en nuestra colonia no ha sucedido, pues él dijo que a partir del 1 de julio se multaría a quienes sacaran basura a destiempo y ya pasaron 10 días. Así la situación. Pero ya sabemos que los nuevos gobiernos, tanto que critican a sus antecesores y caen en prácticas parecidas o peores. Como dice la frase: “si te choca es que te checa”.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades