Entrar
 Suscribirme 
Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
COMEDOR FRANCISCANO PARA EL INMIGRANTE
Ante el flujo de migrantes por Mazatlán, buscan que Comedor Franciscano se convierta en albergue
La misión de ayudar a hermanos migrantes motiva a la Parroquia de San Francisco de Asís a habilitar el primer refugio de este tipo en Mazatlán, pero necesitan ayuda
Sibely Cañedo
04/06/2018
Marcar como favorita
Foto: Juvencio Villanueva

Ante el creciente paso de migrantes por Mazatlán y la necesidad de brindarles un lugar de refugio, la parroquia de San Francisco de Asís, en la colonia Salvador Allende, busca habilitar un albergue con capacidad máxima para 500 personas.

Actualmente, cuentan con el Comedor Franciscano para el Inmigrante, donde los cansados viajeros pueden descansar unos momentos, recibir agua y comida, algo de ropa cuando se necesita o hacer alguna llamada de emergencia.

Sin embargo, se ha hecho patente la necesidad de un lugar donde puedan dormir por más de un día, explicó el encargado, Fray Carlos Alberto Aviña Aviña.

No recuerda la fecha exacta, pero fue hace unos seis años cuando iniciaron con esta misión.

“Primero iba un grupo de personas ahí en las vías con una torta, una botellita de agua... Así comenzaron, pero con el tiempo se dieron cuenta de la necesidad, pues ya vienen cansados del viaje, algunas veces caminando junto a las vías para agarrar el tren donde puedan”, relató.

Ahora cuentan con un comedor en la parte frontal de la iglesia donde brindan atención a 30 personas cada día, en promedio, aunque la cifra es muy variable. El espacio cuenta con su cocina y área donde se colocan las mesas y sillas, donde pueden refrescarse unos momentos.

La colonia Salvador Allende se sitúa a unos metros de los patios centrales de la estación ferroviaria, así que es un punto de descanso para los migrantes dentro de la ruta del Pacífico hacia los Estados Unidos.

Por ahora, señala Fray Carlos, piden permiso para quedarse uno o dos días, “y pasan la noche en el atrio, porque no contamos con un lugar donde recibirlos”.

 

 

Un trabajo de todos

Las opciones son conseguir una propiedad cercana a la parroquia, que se ubica sobre la calle Alfonso G. Calderón con el número 309. O habilitar los espacios con que cuenta el templo. Para lograr este propósito se ha formado un comité promigrantes.

Actualmente, son cerca de veinte voluntarios los que se turnan para preparar los alimentos y brindar atención a estas personas, que pasan por grandes dificultades en su camino, desde las inclemencias del tiempo hasta asaltos y agresiones.

Elpidia Amaya Ortega es vecina de la Salvador Allende, y también hermana de la Orden Franciscana Santa Isabel de Hungría. Mientras termina de arreglar la cocina, cuenta que la costumbre de ayudar a los migrantes data de muchos años en este asentamiento.

“En realidad esto tiene muchos años, más de cuarenta, los vecinos siempre han tenido la costumbre de ayudarlos, darles comida, algún caldito, un taco, agua lo que se tenga..”.

Sólo que con el tiempo se ha ido tomando forma, agrega. Ahora quieren dar un paso más allá y fundar el primer albergue para migrantes en Mazatlán.

Quienes deseen colaborar con esta misión pueden dirigirse a la parroquia San Francisco de Asís, o llamar al teléfono celular 616 1199164, con Fray Carlos. Se reciben alimentos en donación, agua embotellada, ropa y zapatos. Algo que hace falta es ropa interior como trusas y calcetines. Aunque la mayoría de los migrantes son hombres, también hay mujeres y niños, por lo que los artículos para ellos son bienvenidos.

 

 

PARA AYUDAR:

Parroquia San Francisco de Asís

Calle Alfonso G. Calderón #309.

Colonia Salvador Allende

616 1199164

 

 

PARA SABER:

76% de los migrantes que pasan por Sinaloa provienen de Honduras, según la encuesta de Mazatlán Fraterno AC. El resto viene de Guatemala, El Salvador y Venezuela, entre otros.

89% son hombres de 18 a 45 años de edad; y el 11% mujeres.

79% dicen haber sido víctimas de algún delito a su paso, ya sea asalto, extorsión, secuestros o violaciones.

 

 

 

 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades