Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Entrevista
Asilo de Ancianos La Inmaculada, un hogar para los abuelitos
La institución necesita del apoyo de la comunidad para continuar sirviendo a la tercera edad
Luis Ángel Gómez
07/08/2018 | 05:05 AM
Marcar como favorita

MAZATLÁN._ Como cada mañana, a las 5:00 horas, cuatro religiosas se levantan para comenzar el día, hacen oración y se preparan para atender a un grupo muy especial de personas: los residentes del Asilo de Ancianos La Inamaculada.

Sor Esther Flores Nieto es la directora del lugar, cuya acta constitutiva data de 1920, pero desde antes, ya daba su servicio, que ha sido incesante y requiere de apoyo para continuar con esa labor de apostalado.

“La institución está dedicada al adulto mayor y lo que queremos es darle una vida con calidad, que en sus últimos años tengan tranquilidad, felicidad, estabilidad en su salud”, plantea Laura Amor Flores Gutiérrez, administradora del asilo.

“No es lo mismo tener una persona enferma cinco o seis años, con sufrimiento, sin una alimentación ni tratamiento médico adecuados, sin sus terapias, a una persona que tal vez va a vivir el mismo tiempo, pero con una estabilidad”.

Entre esa estabilidad está que ellos vivan contentos, que tengan actividad y desarrollen o practiquen sus habilidades, para lo que se requiere de una buena salud, algo en lo que la institución se enfoca para beneficio de sus huéspedes.

“Es uno de los puntos que se cuida mucho en la institución: la salud de los abuelos. El hecho de que haya enfermería aquí le da seguimiento a todas esas indicaciones médicas”, amplía.

En su experiencia, en los dos años que lleva trabajando en el asilo, dice que hay abuelitos que llegan enfermos y, en algunos casos, antes de que se cumpla el mes, se les ve completamente rehabilitados.

Puertas abiertas

Los residentes llegan a la institución porque se reciben llamadas de familiares o vecinos que conocen el caso de una persona de la tercera edad, que se encuentra sola o en condiciones que requieren de más cuidado, pero hay algo muy importante para su ingreso.

“Hacemos la visita, pero lo primero es que él quiera permanecer aquí y quiera ingresar. No se le puede tener a fuerzas porque las puertas están abiertas siempre, si no, se nos va”, explica Sor Esther Flores Nieto, directora del lugar.

Agrega que a la persona se le hacen también estudios y si tiene algún familiar cercano, la institución le pide algo para la estancia de su adulto mayor, en base a un estudio socioeconómico.

“Hay algunos que no tienen a nadie y ni siquiera se los hacemos porque no hay quien responda por ellos, pero quien tiene algún familiar, lejano, cercano o como sea, pero que viene y se acerca para pedir ayuda, sí le hacemos el estudio socioeconómico”, aclara la religiosa.

“También pedimos una serie de estudios para llevar su historia clínica al momento en que ingresa. Nosotros le hacemos su expediente con toda la documentación, desde acta de nacimiento y, en base a eso, se lleva su tratamiento”.

Amplía que en algunas ocasiones, se les dificulta recopilar esa documentación porque reciben personas de la calle, aunque la mayoría llega con desnutrición o baja hemoglobina, pero se les atende y se recuperan.

Ayuda recíproca

Con su labor, la institución ha apoyado a la comunidad al ser el hogar de poco más de 30 abuelitos, que están bien atendidos y, para eso, la personas han respondido con ayuda, pero se necesita continua y permanente.

Una de esas respuestas la dio Soriana El Toreo, el mes pasado, en el que durante todo un día, les dio oportunidad de acercarse a los clientes para pedirles apoyo en especie, y quienes salían del súper, les donaban algo que les habían comprado.

“Hace como dos semanas estábamos revisando las despensas y estaban casi vacías y, para comenzar a comprar, pues es complicado porque no está el recurso monetario y tenemos gastos fijos”, señala Laura.

Entre esos gastos está la nómina del personal, pues tienen cocineras y dos enfermeros de planta, pero el agua les es donada y para el recibo de la luz, reciben el apoyo del Municipio desde hace dos años.

“Sí tenemos respuesta, pero esto es una labor continua; ¡necesitamos más respuesta! En la despensa nunca debe faltar leche deslactosada por indicación médica y ha beneficiados muchísmo en la salud de los abuelos”, menciona.

Otro apoyo son los voluntarios que van y dan clases de zumba, juegos de lotería, rezan el rosario, les cortan el cabello, les dan fiisioterapia, entre otras actividades, quienes reciben como recompensa el agradecimiento y cariño de los abuelitos.

Instalaciones dignas

Para que los residentes puedan estar en mejores condiciones dentro de la institución, hay un proyecto de remodelación de las habitaciones y otras áreas, como ampliar los marcos de las puertas para que puedan pasar con andadera o sillas de ruedas.

“Esto se tiene que hacer con actividades. Cambiamos la tubería de barro por una de PVC con un desayuno, un redondeo en Soriana y la venta de donas Krispy Kreme, pero hay que sensibilizar mucho a la gente”, comenta Laura.

“Queremos lo que se ha logrado aquí se vea afuera, por eso queremos cambiar las instalaciones, más que nada para que los abuelos estén más cómodos, Si bien no van a ser lugares como elegantes, sí muy funcionales y limpios”.

La institución agradece el apoyo que ha recibido para cumplir con los proyectos de mejoras que se ha propuesto, pero a la vez hace el llamado a la comunidad para que esa ayuda continúe y, para eso, invita a conocer el lugar.

“Que vengan y visiten el asilo, que sepan de qué les estamos hablando, que es un lugar de oportunidades no nada más para venir a traer alguien, sino también para poder compartir algo”, invita Laura.

“Como institución, queremos marcar una diferencia con los valores que la comunidad debe tener, como respeto, comprensión para ponernos en los zapatos de otra persona, la empatia, amor y misericordia”.

Los habitantes del albergue ya han librado una batalla fuera de sus paredes y, de acuerdo con Laura, sus tiempos de guerra ya pasaron; ahora es su momento para descansar.

“Si ya sufrieron necesidad afuera por diferentes posibilidades, que a nosotros no nos toca juzgar, nos damos a la tarea de que estén bien y no les falte nada en todos los aspectos porque para eso estamos”, concluye Sor Esther.

FRASE

“Los abuelitos van a durar los años que vayan a durar, pero con una calidad de vida que les va a mejorar; lo tenemos bien comprobado y si platican con alguno de los que están aquí, lo reconocen y dicen cómo cambió su vida”.

Sor Esther Flores Nieto

Directora del Asilo de Ancianos La Inmaculada

UBICACIÓN

El asilo se encuentra enttre las calles 5 de Mayo y Miguel Hidalgo, frente a la Plazuela Zaragoza.

INFORMES

Al teléfono 981 6223.

PROYECTO

Además de las habitaciones, la institución planea remodelar su comedor.

PROSPECTOS

El asilo maneja una lista de espera de personas que esperan poder ingresar.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades