Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
NEWSWEEK EN ESPAÑOL
Asolada por el terrorismo, Europa cae en un ciclo de odio
París, Bruselas, Múnich, Niza, Zúrich, Ankara, Berlín, todas esas ciudades fueron atacadas en el lapso de un solo año.
Newsweek en Español
27/12/2016
Marcar como favorita
Foto: Newsweek en Español

Srećko Horvat

El terrorismo en Europa –por cualquier motivo- se ha convertido en la “nueva normalidad”.
Primero fue el ataque de noviembre de 2015 en París; luego llegó el de Bruselas, en marzo de 2016; después fueron el ataque de Niza, en julio de 2016, cuando el conductor de un camión arremetió contra una multitud que celebraba el Día de la Bastilla, y el tiroteo de Múnich en el centro comercial Olympia, ese mismo mes. Y ahora, a solo días antes de la Navidad, el embajador ruso fue asesinado brutalmente en una galería de arte de Ankara, un pistolero mató a tres personas en un centro islámico de Zúrich, y Berlín revivió el incidente de Niza: un ataque con camión en un mercado navideño.
Por supuesto, este estado de emergencia permanente no es desconocido en otras partes del mundo. Facebook implementó su sistema de “verificación de seguridad” durante los ataques de París –la primera vez que dicha característica se usó para un ataque violento, en vez de reservarla para un desastre natural- y después, también para Berlín; mas el terrorismo, las intervenciones militares y los ataques con drones ocurren igualmente en Paquistán, Yemen, Palestina, Siria, Libia, Congo y otras partes del mundo no Occidental, casi de manera cotidiana.
Pero desde la década de 1970, cuando los grupos terroristas de izquierda (desde RAF en Alemania hasta las Brigadas Rojas de Italia) eran los principales responsables de los ataques violentos, Europa no había presenciado semejante oleada de violencia: París, Bruselas, Múnich, Niza, Zúrich, Ankara, Berlín, todas esas ciudades fueron atacadas en el lapso de un solo año.

La diferencia principal entre los años 70 y el presente es que, a menudo, el extremismo islámico es el temor principal del establishment y la población europea. No obstante, la oleada actual de violencia en Europa no surgió de la nada.
Lo que hoy enfrentamos en el Viejo Continente, después de los ataques de Navidad, es el aceleramiento peligroso de la tendencia, de sí peligrosa, de equiparar a los terroristas con los refugiados.
Cuando más de un millón de refugiados entraron en Europa, todos hablaban de “oleadas” o “inundaciones” de refugiados, como si se tratara de un tipo de “desastre natural”. Y lo mismo sucede ahora con los ataques más recientes. Europa está horrorizada, como si el terror que ha aparecido en el continente fuera pura casualidad.
Como argumenta el semiólogo francés, Roland Barthes, en su libro Mythologies, la ideología normaliza lo que, de hecho, es una construcción humana. En otras palabras, la ideología se utiliza para ocultar los actos que emprenden individuos. Lo que intenta evitar el establishment actual es cualquier sugerencia de que la crisis de refugiados y la crisis de terrorismo fueron creadas por la política exterior europea, una política que solo puedo describir como “exportación/importación”.
Europa exporta guerras, como la de Libia; en este momento, Gran Bretaña es el segundo comerciante de armas más importante del mundo; y hay soldados europeos presentes en todo Medio Oriente y en todos los países de África.
A resultas de la incapacidad de Occidente para resolver la crisis de Siria, Europa ha tenido que encarar la mayor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial. La mayoría de esos refugiados aún vive en condiciones espantosas (baste decir “Calais” o visitar diversas estaciones del metro en las capitales europeas), y el acuerdo europeo-turco solo agravará la crisis humanitaria.
A raíz del ataque en el mercado navideño berlinés, esos refugiados se convertirán en blanco del veneno de la derecha. Al día siguiente del ataque, comandos policiacos especiales irrumpieron en un hangar del antiguo aeropuerto de Tempelhof, ahora utilizado como campamento de refugiados. Arrestaron a un hombre paquistaní, aunque poco después, la policía alemana declaró que no tenía la seguridad de que fuera el sospechoso correcto.
Angela Merkel, ya atacada en Alemania por la derecha radical debido a su política de “puertas abiertas” para los refugiados, reaccionó diciendo que el ataque al mercado era especialmente “repugnante” si había sido perpetrado por un refugiado.
Y, por supuesto, Donald Trump no tardó en añadir: “Estos terroristas y sus redes regionales y mundiales deben ser erradicados de la faz de la Tierra, una misión que llevaremos a cabo con todos los socios amantes de la libertad”.
Sin embargo, Europa tiene sus propios Trumps. Nigel Farage dijo que “acontecimientos como estos serán el legado de Merkel”. El partido populista de derecha, Alternativa para Alemania, afirmó que era un ataque contra una tradición cristina, y con las elecciones previstas para el próximo año, es precisamente ese partido el que tiene más qué ganar con el incidente.
Los líderes de extrema derecha de toda Europa son quienes más se beneficiarán de equiparar a los refugiados con terroristas: en Francia, la populista de derecha Marine Le Pen, o el conservador de derecha François Fillon; en Holanda, el antiinmigrante Geert Wilders. Los dos países celebrarán elecciones el año entrante. Si la extrema derecha sigue creciendo, podría fortalecer a esos partidos en Austria, Bélgica, Hungría y Suiza.
La reacción de Trump a los ataques de Navidad, las guerras incesantes en Siria y Libia, y el fracaso de la política exterior de Europa solo servirán para fomentar una mayor radicalización del islam militante, lo que a su vez solo fortalecerá el surgimiento de las fuerzas de extrema derecha.

Ataques recientes en Europa

Desde el año pasado se han registrado numerosos ataques terroristas en Europa, donde anteriormente no se registraban. Estos son algunos de ellos:

 

13 de noviembre de 2015

Una serie de ataques terroristas en varios puntos de París dejaron un saldo de 137 muertos y 415 heridos.

 

22 de marzo de 2016

Dos ataques del Estado Islámico en el aeropuerto y el metro de Bruselas, Bélgica, dejaron 35 personas muertas y 340 lesionadas.

 

14 de julio de 2016

El conductor de un camión arremetió contra una multitud que celebraba el Día de la Bastilla en Niza, una de las principales ciudades turísticas de la costa francesa, provocando la muerte de 87 personas e hiriendo a 434.

 

22 de julio de 2016

Un tiroteo en el centro comercial Olympia, de Múnich, Alemania, dejó un saldo de 10 muertos y 35 heridos.

 

19 de diciembre de 2016

  • Al grito de “Alepo, venganza”, un hombre mató a tiros al embajador ruso en Turquía, cuando inauguraba una exposición de arte en una galería de arte de Ankara.

  • Un camión embistió un mercado de Navidad en un barrio de Berlín, dejando tras de sí 12 muertos y más de 50 heridos.

  • Un pistolero atacó un centro de oraciones musulmán y dejó tres heridos.




 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades