Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Bajo el manto de Aguilar...
Ante cientos de políticos, músicos, colonos y representantes de la Iglesia, Jesús Vizcarra toma el mando de la Presidencia Municipal
Silber Meza
01/01/2008 | 00:00 AM
Marcar como favorita
Jesús Vizcarra Calderón revisó una tarjeta y dijo: "se me olvidó mencionar al ex Gobernador Renato Vega, una disculpa". El Gobernador Jesús Aguilar Padilla se la había pasado.
Trastabilleo tras trastabilleo, por problemas de lectura o nerviosismo, el empresario de la carne consumó el acto esperado desde hace años: ser Presidente Municipal.
En su toma de protesta estaban todos, o casi todos. Vizcarra se encargó de presentar un extracto de sociedad. Deportistas, minusválidos, políticos de oposición, músicos, obispos, sindicatos, colonias populares, entre tantos otros. Sólo faltó un grupo y fue de su mismo partido el PRI, el grupo de Juan Millán Lizárraga. Aunque sí fueron panistas, no acudió su contrincante electoral Sadol Osorio Salcido.
En las calles había militares, policías federales y municipales vestidos de civil y con uniforme oficial, resguardando la seguridad.
Antes, el Alcalde saliente Aarón Irízar López había iniciado la lectura del protocolo. De repente las cosas cambiaron. Las porras se esfumaron, lo acarreados de la Loma de Rodriguera, Jesús María, Finisterra y de la Nakayama ya no le gritaban a él, ahora se desgarraban la garganta por su nuevo "papasiiitoooooo". Ahora querían a Vizcarra.
El momento que hizo que Irízar enrojeciera y apretara la cara, fue cuando le dijo al nuevo Alcalde:
"Sirva a tomar el asiento que le corresponde". Entonces cedió la silla y el lugar de la Presidencia Municipal. Vizcarra abrió la boca de la emoción.
Mientras pasaban los discursos de Irízar y Vizcarra, Aguilar escuchaba atento, moviendo lentamente la cabeza hacia arriba y hacia abajo, en señal de aprobación de los contenidos.
El último de los discursos fue para el nombrado "invitado de honor", Jesús Aguilar Padilla, con una duración mayor a la de sus predecesores, realizó un recuento de los logros de su administración y le garantizó su apoyo al nuevo Alcalde, que a la vez de compañero de Gobierno, es su amigo, compadre y socio en la empresa de carne Grupo Viz.
¿Te gustó lo que leíste?

Si tu respuesta es sí, te invitamos a suscribirte por solo $100 pesos al mes y apoyar el periodismo que hacemos para ti con el objetivo de hacer de Sinaloa un mejor lugar para vivir. Haz click AQUÍ.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades