Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Banquetas de Culiacán, un paraíso... ¡para los carros!
En lugar de tener sombra, vegetación y otros elementos que fomenten el flujo peatonal, las banquetas de la ciudad le quitan cada vez más libertades a los transeúntes para dárselas a los vehículos
Heriberto Giusti Angulo
13/06/2019 | 3:54 PM
Marcar como favorita
Foto: Heriberto Giusti Angulo

CULIACÁN._ En la ciudad de Culiacán, el concepto de 'banqueta' se aleja cada vez más de su propósito inicial. En lugar de ser un espacio para que la gente camine cómodamente, las aceras están adoptando un uso cada vez más enfocado a los comercios y los vehículos particulares.

Un ejemplo reciente de este fenómeno se puede observar en la calle Morelos, esquina con el Malecón, donde en aproximadamente medio año se han derrumbado dos casas con valor cultural. En la primera de estas demoliciones se erige una plaza comercial cuya “ejecución” contempla dejar a desnivel un tramo de la banqueta y, aunque la obra no está terminada, es probable que se permita el estacionamiento de automóviles, como ocurre en otros lugares de Culiacán.

Según el coordinador del colectivo urbano Mapasin, Luis Ángel González, este tipo de “adecuaciones” van en contra de las mejores prácticas en urbanismo, pues dificulta el libre flujo de los peatones por su “hábitat natural”, la banqueta.

“Lo que vemos en el proyecto es una invasión del espacio público, en este caso de las banquetas. Lo vemos en gran parte del Centro Histórico, por no decir en toda la ciudad. Vemos estas invasiones, en mayor medida, por el uso del automóvil o también por obstrucciones de comercios o viviendas que invaden”, señaló.

“Y bueno, esto va en contra completamente del criterio de la 'Accesibilidad universal', por el cambio de nivel que hay. Hablamos de que para el adulto mayor o las personas con movilidad limitada esto representa un riesgo”.

El especialista indicó, además, que estas acciones van en contra de la manera en que se debe priorizar la movilidad urbana en este Siglo 21.

“Mencionar también que esto va en detrimento de la 'Jerarquía de movilidad urbana sustentable', la cual se encuentra en la Ley General de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano, y se encuentra también en la Ley de Movilidad Sustentable del Estado de Sinaloa, y es la que habla de la priorización en los usuarios de la vialidad”, dijo.

“Son primero los peatones y personas con discapacidad, seguido de los ciclistas, los usuarios del transporte público, el transporte de carga y, por último, el transporte privado que es el vehículo y la motocicleta. Entonces, consideramos que esto va completamente en contra del usuario más vulnerable, los peatones”.

“La Morelos es una calle que tiene alta tendencia o prioridad o enfoque peatonal. Hemos realizado nosotros ejercicios de aforos y justo en ese tramo de Zaragoza a Niños Héroes, sobre Morelos, hay un 90 por ciento de flujo peatonal. La invitación sería que los proyectos que se instalen ahí contemplen ese tipo de perspectiva en su desarrollo”, expresó.

 

Una banqueta del Siglo 21

De acuerdo a Andrés Salazar, integrante de Mapasin, existe una serie de elementos a tomar en cuenta para desarrollar una banqueta que cumpla con todo lo necesario para hacerle la vida fácil al peatón.

“La banqueta es el espacio de la vía pública que está destinado, exclusivamente, para la circulación o permanencia de los peatones. Y el diseño de las banquetas se integra en tres franjas, así lo manejan diferentes manuales de diseño urbano”, aseguró.

“Es la franja de fachada, que es el espacio continuo a la fachada o paramento, y sirve para la permanencia momentánea del peatón. Continúa en la franja de circulación, que es por donde los peatones deben circular libremente, y ésta debe de estar siempre sin ningún impedimento para los mismos. Y luego viene la franja de equipamiento y mobiliario, que es donde se pueden colocar paradas de autobús, vegetación, postes, botes de basura, etcétera”, añadió.

“Además de las tres franjas, es recomendable que la banqueta cuente con los siguientes elementos. Debe ser una banqueta amplia, que permita el flujo de todas las personas sin importar su tipo de movilidad y, al mismo tiempo, debe tener elementos de confort como la sombra y pavimentos que no resbalen”, dijo.

 

Se ha normalizado la invasión

El coordinador de Mapasin reflexionó sobre los factores más predominantes para que esta práctica contraintuitiva, de invadir las banquetas, se haya instalado en la cotidianidad culichi.

“Hay muchos factores de por qué se ha normalizado: hay una alta tasa de motorización en la ciudad, tremenda; hay falta de concientización en los proyectos porque vemos que hay proyectos que llegan a invadir la banqueta; pero también ahí entra un tema del cumplimiento de la Ley, porque debió de haber habido una aprobación de ese proyecto para realizarse”, expresó.

“Habría la posibilidad de analizar si el proyecto es realmente como se presentó para la obtención de los permisos, o ver qué está pasando ahí”.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
juan carlos medrano alvarado
Hay un alineamiento que otorga Desarrollo Urbano y todo propietario debe respetar! si un propietario invade la banqueta con construcciones o la utiliza como estacionamiento para los clientes o uso personal, el Ayuntamiento a través de la Dirección de Inspección y Vigilancia debe remover esas construcciones, levantar un acta administrativa y sancionar a ese propietario. Pero que es lo que pasa que el Ayuntamiento no tiene un programa de recuperación de espacios públicos. Evade esa responsabilidad!!
Recomendamos para ti

Oportunidades