Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Barcelona y Real Madrid empatan sin goles en un partido con mucha expectación que termina en nada
Pocas veces el Barça se ha visto inferior al Real Madrid últimamente, pero los de Zidane pecaron de falta de gol
Sinembargo.MX
18/12/2019 | 3:01 PM
Marcar como favorita

BARCELONA._ Futbol bajo mínimos en un clásico que llenó páginas y horas de televisión en las semanas previas, pero que no respondió a las expectativas entre un Barcelona que genera muchas dudas en su futbol y un Real Madrid que no es capaz de generar ocasiones, pese al control del juego.

El empate sin goles escenifica lo vivido en el Camp Nou, un punto para cada uno para dejar la clasificación como estaba, con el Barsa líder por mejor diferencia de goles.

El espectáculo futbolístico fue de serie B. Pocas veces el Barsa se ha visto inferior al Real Madrid últimamente, pero los de Zidane pecaron de falta de gol, porque su futbol fue de fogueo, sin ocasiones claras.

El Barsa jugó a lo que puede, a buscar el desequilibrio delante en alguna acción de alguno de su tridente ofensivo, y el Real Madrid mascó el partido con Fede Valverde y Casemiro como principales referentes.

El Real Madrid jugó a lo que quiso desde el inicio. Con una media más contundente, los de Zinedine Zidane controlaron la situación, presionaron muy arriba, se llevaron prácticamente todos los rebotes frente a un Barsa que lo fió todo a la calidad de sus delanteros.

Los blancos tenían más futbol, ofrecieron un abanico de opciones, dominaban la situación, pero la sensación que daba el partido es que los de Valverde, en cualquier transición, podían sorprender a la contra con la calidad de sus delanteros.

El futbol era del Madrid, pero todo apuntaba que le falta gol en esta etapa pos-Cristiano. El Barsa lo fiaba a Messi. El centro del campo azulgrana estaba huérfano, su defensa muchas veces hundida, lo que permitía a los madridistas situarse una y otra vez en situación de ataque.

Al final, un empate que sabe a poco y poco habitual en este tipo de partidos. De hecho, desde 2002, con Louis van Gaal y Vicente del Bosque en los banquillos, no se producía este resultado, que permite que todo siga igual en La Liga.

 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades