Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Brinda Arody García una noche con los sonidos de la guitarra
El intérprete fue más allá del virtuosismo técnico, con su actuación consiguió arrancar de las cuerdas emociones que penetraron en los oídos y generaron sensaciones en el público, la noche del jueves.
Héctor Guardado
14/02/2020 | 3:24 PM
Marcar como favorita
Foto: Rafael Villalba

MAZATLÁN._ Una noche envueltos en los sonidos de la guitarra clásica disfrutó el auditorio que llenó la sala Roberto Pérez Rubio del Museo de Arte de Mazatlán, en donde el músico duranguense Arody García ofreció un concierto en el que demostró el dominio técnico que tiene sobre el instrumento de madera y cuerdas.

El intérprete fue más allá del virtuosismo técnico. Con su actuación consiguió arrancar de las cuerdas oprimidas por las yemas de los dedos y rasgadas por las uñas, emociones que penetraron en los oídos y generaron sensaciones en el público, la noche del jueves.

El concierto que ofreció Arody García es parte de la Temporada de guitarra 20109-2020 que está organizando la Sociedad de la Guitarra Mazatlán presidida por el también guitarrista, el mazatleco Jorge Birrueta.

El oriundo de Ciudad Lerdo, Durango, mencionó antes de iniciar el concierto que esa noche estaba cumpliendo un sueño, reunir en un solo concierto a sus autores favoritos: Agustín Barrios, Mario Castelnuovo, Vicente Asencio, Astor Piazzolla y Leo Brouwer.

La guitarra es un instrumento de sonidos sutiles, propone un silencio respetuoso, obliga a los auditorios a callar profundamente para dejar que el etéreo sonido pueda escucharse y gozarse en el susurro apasionado que provocan el pisar y arañar las cuerdas de nylon que resuenan en la caja de madera.

En la sala se podía escuchar el sonido del aleteo de una mosca antes de iniciar el concierto, eso pasa con los recitales de este instrumento, generan una atmósfera de ritual provocada por ese silencio absoluto y respetuoso, indispensable, que se necesita para que ese instrumento expanda en ese vacío de sonidos las emociones inscritas en las piezas de los autores.

Esa delicadeza en el sonido fue evidente en la obra Un sueño en la floresta de Agustín Barrios, que recrea la tranquilidad que genera la contemplación de un paisaje selvático.

Del italiano Castelnuevo (1895-1968) interpretó dos movimientos de su obra Caprichos de Goya inspirados en las dramáticas obras del pintor español Francisco de Goya.

El aire de la música popular española estuvo presente en la obra Collectici intim de Vicente Asencio (1908-1979), de la que el músico interpretó cinco movimientos cortos.

Una de las estrellas que iluminó la noche con sus sonidos fue la obra del argentino Astor Piazzolla, de quien se tocó el movimiento Invierno porteño de una de sus obras cumbres Las Cuatro Estaciones Porteñas, en las que a la manera de Vivaldi, creó sonidos que dibujan cada una de las atmósferas y estados de ánimo que la primavera, verano, otoño e invierno crean en los habitantes de Buenos Aires.

Evidentemente su manera de transformar el tango en una música de enorme sofisticación en la que sintetiza de una manera emocionante ese espíritu melancólico del habitante de la capital argentina está presente.

En algunos momentos, a manera de homenaje, colorea la obra con un par de compases del Invierno de Vivaldi para volver impetuoso al drama del tango, intenso, apasionado y al mismo tiempo melancólico.

Piazzolla fue un genio, su capacidad para entender y traducir el espíritu musical de una nación está evidenciado en su enorme obra que innegablemente remite al tango, por lo tanto a la Argentina y a esa nostalgia melancólica que es una emoción universal del ser humano.

La noche terminó con tres movimientos de la Sonata de Leo Brouwer, al tocar el último y contundente compás de esta obra el público se paró para rendirle homenaje al artista con un apasionado aplauso.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades