Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
NEMÁTODOS
Busca CIAD controlar parásitos para subir producción
Investigaciones bio racionales contribuyen a proteger hortalizas a través del control de parásitos
Istar Meza
27/03/2019 | 3:57 PM
Marcar como favorita
Foto: Cortesía

Hay unos parásitos que atacan a las hortalizas, se denominan nemátodos. Se manifiestan a través de unas agallas que se hacen en la raíz de los tomates, chiles, pepinos y berenjenas, que obstruyen los vasos conductores de los que se alimentan las plantas, esto limita a la planta de nutrientes y ocasiona que se merme la producción.

Con el fin de buscar la mejor solución para el manejo de esos parásitos, CIAD trabaja en una investigación de alternativas bio racionales que no dañan el suelo, que está a cargo del Maestro en Ciencias, Armando Carrillo Fasio.

 Carrillo Fasio destaca que hay 500 especies de nemátodos fitoparásitos que atacan a las plantas y causan daños directos o indirectos; que el problema número uno en parasitología en los cultivos de la horticultura nacional o regional, principalmente es el nemátodo agallador.

 “Uno de los problemas actuales en la agricultura es el problema de los nemátodos, unos gusanos microscópicos que están en el suelo y a través de una aguja que tienen están pinchando la raíz para meterse y absorber los nutrientes”, explica.

Destaca que el costo para aplicar productos que eliminen los parásitos es de 40 mil pesos por hectárea para todo el ciclo, por lo que al sumar el daño de mermas y el costo económico para combatir los nemátodos es un impacto mayor.

 “El impacto económico se presenta porque el parásito ocasiona mermas en la producción entre un 10 y un 15 por ciento, lo que depende mucho de la capacidad de cada agricultor para reducir las mermas, tener asesorías y evitar daños directos”, señala.

El investigador destaca que el control del nemátodo inicia al final de la temporada, no inicia al principio de la siembra; porque en base a cómo se termina, se aplica la estrategia para meter la maquinaria y preparar el suelo para el próximo ciclo; si se detectan parásitos en alguna nave se debe dejar hasta el último para que no se dé una distribución del parásito.

“La clave del éxito en el manejo de los nemátodos es el monitoreo, buscar raíces y lavarlas, ver si se tienen agallas o no, porqué cuando se detectan a tiempo se puede aplicar una enmienda para reducir los daños, pero si se detecta cuando ya es un tumor grande no se puede hacer nada, por eso es importante el monitoreo”, explica.

 Carrillo Fasio dice que se trata de precaución, planeación y monitoreo para medir el umbral de daño a la producción y a su vez el umbral económico por la merma de la producción; pero si se tienen datos de la existencia del parásito se puede aplicar algo para reducir los problemas.

 Señala que los fitopatólogos y genetistas sacan un material resistente al nemátodo que se llama híbrido con el gen MI, de alta resistencia a parásitos denominados meloidogyne incógnita, meloidogyne javanica y meloidogyne arenaria, que son las cuatro principales especies de nemátodos.

 Sin embargo, conforme se van colocando materiales híbrido resistentes, el parásito, como todo ser vivo, busca evolucionar y brincar esa barrera, por lo que se forma una nueva especie como es el caso del meloidogyne enterolobii, una especie que ataca y por su evolución tiene resistencia al gen MI, por eso la razón de buscar otras alternativas como híbridos resistentes y alternativas bio racionales.

 “Se tienen que ir sumando, con diferentes alternativas, dejando al último el control químico, pues el control de las enfermedades en las plantas es una pirámide, el manejo cultural, el manejo genético, el manejo biológico y al último el manejo químico, pero aquí los agricultores luego quieren voltear la pirámide y recurrir en primer lugar al manejo químico”, advierte.

 El especialista en nemátodos dice que con los remedios orgánicos, como la composta, lombricomposta, lixiviado, té de composta; que son enmiendas que llevan muchos microorganismos, se pueden reducir gradualmente los efectos del parásito.

 Explica que el nemátodo pasa por la fase de huevo, fase de larva juvenil y una fase adulta, cuando el parásito es un huevo, si se corta la planta queda en el suelo, pero hay unos hongos que lo pueden atacar, que se denominan hongos huevicidas, que se tienen que buscar que sean nativos de Sinaloa.

 “Se tiene que ir al campo, hacer muestreos de suelo, hacer aislamientos y hacer el contacto entre los huevos y el hongo, para poder contar con la facilidad de que el hongo al ser nativo de la región se adapte”, detalla.

 Otra alternativa dice, es por medio de la quitina, que se obtiene en los campos pesqueros, se aplican en el campo y es un cebo para los parásitos, pero son diferentes las alternativas, depende de los cultivos y la cantidad de parásitos a tratar.

 “Estamos haciendo mucho trabajo de nematicidas biológicos caseros, lo que significa, tomar plantas del campo, meterlas a un bidón de mil litros de agua, le agregamos un microorganismo que comience a degradarlo y así obtengo mil litros de nematicida biológico.

 De manera bio racional se van juntando diversas alternativas que al final buscan reducir el agallamiento de las raíces y por ende el daño que puede repercutir en la producción”, destaca.

Dice que el consumidor exige productos inocuos, sin pesticidas, por lo que el productor tiene que buscar esas alternativas, por eso la investigación que el CIAD realiza es de la mano con el agricultor, con una vinculación estrecha, para generar información que sea una herramienta para el campo.

 NEMÁTODO ALLAGADOR

Son gusanos microscópicos que están en el suelo y a través de una aguja que tienen están pinchando la raíz de la hortaliza para meterse y absorber sus nutrientes.

Hay 500 especies de nemátodos fitoparásitos que atacan a las plantas y causan daños directos o indirectos y son el problema número uno en parasitología en los cultivos de la horticultura nacional o regional.

40 mil pesos

Por hectárea es el costo, durante todo el ciclo agrícola, para aplicar productos que eliminen los parásitos.

 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Recomendamos para ti

Oportunidades