Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Como se esperaba, Bayern Munich se cita con el PSG en la final de la Champions
Con goles de Serge Gnabry y Robert Lewandowski, el campeón alemán derrota en semifinales 3-0 al Lyon
Noroeste / Redacción
19/08/2020 | 2:50 PM
Marcar como favorita
Foto: Twitter @ChampionsLeague

LISBOA._ No hay equipo más en forma en toda Europa que el Bayern Munich, que, ni siquiera cuando reduce su versión, parece superable para casi nadie, este miércoles el Lyon, por unas individualidades y una pegada imparables, como el desbordante Serge Gnabry, que transformó un inquietante 0-0 en un triunfo indudable hacia la final de la Liga de Campeones (0-3) del próximo domingo contra el París Saint Germain en Lisboa.

El extremo hizo los dos primeros goles y Robert Lewandowski marcó el tercero, pero no fue el aplastante equipo de cuartos de final. Ni se acercó. Tampoco lo necesitó. No hay límites aparentes para el bloque alemán, que siente una convicción inalterable, con una cantidad tremenda de recursos y un físico afinado, pero hoy por hoy menos determinante que todo el talento que tiene en sus futbolistas.

El Bayern no venció al Olympique Lyon por preparación física. Ni por una seguridad defensiva que, más bien, fue todo lo contrario. Lo hizo porque dispone en sus jugadores una capacidad tan diversa como incontestable para decidir cualquier partido en cualquier momento, hasta cuando menos se intuye, hasta cuando más dudas desprende, porque también hay veces que no se siente tan inaccesible.

Gnabry lo reafirmó este miércoles. Era el minuto 18, cuando su diagonal desmontó toda la estructura diseñada por Rudi García, el técnico del Lyon; desde el lado derecho del ataque alemán hasta el izquierdo, hasta que se perfiló para soltar un zurdazo a la escuadra inalcanzable para Anthony Lopes. Hasta que cambió el encuentro.

Ahí terminó realmente el duelo. Ahí pasó ya bajo control del Bayern (por mucho que se relajó o permitió en el segundo tiempo). Más aún cuando él mismo inició y culminó también el 0-2. Primero condujo, luego abrió al centro por la banda izquierda de Perisic y después llegó al área, oportuno para arreglar el fallido remate de Lewandowski -hasta él falla- y agrandar la distancia.

El goleador polaco se rehizo con el 0-3 de cabeza al borde del final. Su decimoquinta diana en la actual edición de la Liga de Campeones.

Ya desde antes (el 0-2 fue en el minuto 33) la diferencia se intuía insalvable. No hay comparación posible en los últimos meses con el equipo alemán, cuyo recorrido de victorias es impresionante: 20 triunfos consecutivos. Ha sido invencible en los últimos 28 choques.

 

¿Te gustó lo que leíste?

Si tu respuesta es sí, te invitamos a suscribirte por solo $100 pesos al mes y apoyar el periodismo que hacemos para ti con el objetivo de hacer de Sinaloa un mejor lugar para vivir. Haz click AQUÍ.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades