Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Con misa y comida festejan por adelantado a los carteros de Mazatlán
Realizan convivio en las oficinas de Correos de México, previo al Día del Cartero
Fernanda Magallanes
10/11/2018 | 12:58 AM
Marcar como favorita
Foto: Andrés García

MAZATLÁN._ A pesar de los tiempos de la nueva era y la digitalización, hay quienes siguen entregando su vida a la antigüita, entre cartas, calles más lejanas y perros que no se dan por vencidos ante la llegada del cartero.

El 12 de noviembre es su día, pero ellos quisieron adelantarlo durante el fin de semana y realizar una pequeña pero simbólica celebración para dar gracias ante Dios el continuar con este oficio que lleva algunos años en México.

Fue en las oficinas de Correos de México, ubicadas en la calle Benito Juárez en el Centro Histórico donde se concentraron todos los carteros, los de más años y los no tan nuevos, todos se reunieron para escuchar las palabras del Padre Jaime Aguilar Martínez.

El sacerdote habló de la noble labor de un cartero, quienes en sus inicios iban a pie, en burro o a caballo entregando la correspondencia, algunos incluso tardaban hasta más de un mes en entregar una carta por las distancias recorridas y las circunstancias.

Todos agradecieron, se dieron el saludo de la paz, algunos contemplaban al padre, agradecidos por permanecer en un trabajo que si bien ha bajado su número de correspondencia, no muere.

“Yo estoy orgulloso de ser cartero, no hay profesión tan noble, aunque ya hoy en día no se lleven cartas, es una labor que deja mucha satisfacción por la historia que hay detrás”, comentó un cartero.

Al terminar la misa, el festejo siguió y con tamales y frijoles los carteros recordaban sus mejores y peores vivencias, los perros, sus peores enemigos.

“Parecía que ya sabían cuando iba porque me esperaban afuera de las casas, eran unos cinco y me correteaban en mis inicios, cuando yo iba en bicicleta, no era de risa, pero ahorita que lo recuerdo ya causa gracia”, comentó otro cartero.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades