Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Corazón de mujer
Aprender de 2007.
Angelina Zamudio
01/01/2008 | 00:00 AM
Marcar como favorita
Lo mejor para todas y todos. Recordemos que este 2008 nos traerá 365 oportunidades únicas e irrepetibles para disfrutar la vida.
¿Es usted de las personas que hace su lista de propósitos? Verdaderamente, es una buena manera de empezar el año, en cualquier fecha, y por cierto, en estos días se han publicado varios artículos sobre este tema, todos muy útiles e interesantes, pero, ¿qué tal si empezamos por tomar nuestra libreta y despedirnos con amor de 2007?
Rescatar todo lo vivido, tanto lo feliz, como lo doloroso y aprender de ambos. Sería un ejercicio excelente para después dar inicio con esa lista de propósitos que se elabora cada año. Empecemos pues, a escribir en primera persona:

Lo que más me gustó:
¿Qué tantas cosas bellas hubo en los pasados 365 años que acaban de concluir? Desde el hecho de estar vivas, tener salud, mantener un empleo, tener una familia, reencontrarnos con una amiga, comprar una casa, bajar de peso, etcétera.

Lo que aprendí…
Cada día e inclusive cada experiencia, ofrece un aprendizaje, pero depende de nosotras tomarlo o dejarlo pasar. No todos son logros o triunfos, también hay fracasos dolorosos, describamos cada uno y saquemos el gozo o el dolor que nos dejó, recordando que a todos podemos sacarle el jugo del aprendizaje si así lo decidimos.

En qué crecí…
Cuando se aprende, se crece; somos más y mejores y, paradójicamente, más humildes, más comprensivas, más respetuosas, y hasta más amorosas y alegres.

Soluciones que tomé…
Decir algún adiós; abrir o tocar una puerta; tirar lo que ya no sirve; reconciliarse con alguien o con una misma; decir no o decir sí; descansar más o levantarse una hora antes. Cada pequeña decisión que tomamos para realizar un cambio en nuestras vidas, trae soluciones necesarias.

Retos que enfrenté…
Trabajar por primera vez después de 15 años de casada o dejar el trabajo para dedicarse al hogar; ahorrar o pagar una deuda; cuántas cosas hubo que al principio creímos que serían muy difíciles y casi imposibles de lograr, pero que ahora, después de no desistir en los intentos, vemos cómo se han ido cristalizando poco a poco.

Logros que obtuve…
Disfrutemos esta parte, la merecemos ¿no creen?

Me felicitó por…
No esperemos a que los demás lo hagan, es un ejercicio necesario y saludable. Reconocer nuestro lado positivo no solamente fortalece nuestra autoestima, sino que nos motiva a continuar adelante.

Demos la bienvenida a 2008, sanadas en lo posible, de un 2007 en el que vivimos luchas constantes, pérdidas y logros, pero que al final, nos ha dejado un maravilloso crecimiento.
Para reflexionar: ¿Qué tanto acostumbro reconocerme lo que soy, lo que hago y lo que tengo?
zamudioangelina@yahoo.com.mx
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades