Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Los Machado
De leyenda, a personajes de la historia del puerto
Los historiadores María Luisa Rodríguez y Antonio Lerma Garay publican el libro ‘Los Machado Juan Nepomuceno y Benito: forjadores del Mazatlán de la primera parte del Siglo 19’
Héctor Guardado
22/03/2020
Marcar como favorita
Foto: Adán Valdovines

MAZATLÁN._ Dos pioneros surcaron el Océano Pacífico en la segunda década del Siglo 19, su buque zarpó de Filipinas y hicieron muchos viajes entre Asia y América, en 1825 se asentaron en una aldea que llamaban Mazatlán, habitada por no más de 100 pescadores, contrabandistas y comerciantes, ellos fueron Juan Nepomuceno y Benito Machado.

Los historiadores María Luisa Rodríguez y Antonio Lerma Garay, a lo largo de cuatro años, se dedicaron a buscar documentos en archivos de diferentes países para contar la verdadera historia de esos aventureros que, con su trabajo de comerciantes internacionales y empresarios mexicanos, contribuyeron a la consolidación de la formación y poblamiento del puerto de Mazatlán.

Según se puede deducir de los documentos consultados, Los Machado se dieron cuenta del futuro que tenía un puerto natural que llamaban Mazatlán, en México, su cercanía con la sierra y sus minas de oro y plata prometían solvencia para consolidar un comercio ultramarino. Los hermanos Machado fueron de los pocos extranjeros que se afincaron definitivamente en esas marismas, aparentemente inhóspitas, habitadas por los “patasaladas”, descendientes de esos dos hermanos siguen viviendo en el puerto.

Las pesquisas de la doctora en historia María Luisa Rodríguez y Antonio Lerma Garay los llevaron a encontrar decenas de documentos de archivos históricos de Estados Unidos, España, México y Chile.

La investigación documental dio como resultado la publicación del texto Los Machado, Juan Nepomuceno y Benito: forjadores del Mazatlán de la primera parte del Siglo 19, el texto, por los documentos con los que se armó, convierte a un personaje que tenía tintes de leyenda, en un ser histórico de carne y hueso, alguien que con su trabajo y su fortuna consiguió junto con otros comerciantes: erigir el segundo puerto más importante de México, después de Veracruz, en la primera mitad del Siglo 19.

Esta búsqueda, para documentar la llegada y establecimiento de los hermanos Machado, en cuyos terrenos se construyó la Plazuela Machado, la más famosa de Mazatlán, los llevó a encontrar y confirmar otros datos, la revisión de diarios de viajeros o de personajes y funcionarios que estuvieron en el puerto en las tres primeras décadas del Siglo 19, fueron aclarando para los historiadores, el rápido proceso de poblamiento entre 1825 y 1847, en solo 22 años se consolidó una población importante, pasó de un centenar de personas a 10 mil habitantes.

La socióloga por la UNAM con doctorado en historia María Luisa Rodríguez y Antonio Lerma mencionaron entre los hallazgos, que en 1837, Juan Nepomuceno Machado, para conseguir que se creara el primer Ayuntamiento en Mazatlán, promovió la elaboración del primer censo que se hizo en esta ciudad.

“La cantidad de habitantes que arrojó fue de 3 mil 913 habitantes, para 1847 ya había 10 mil y se había convertido en el puerto más importante de la costa mexicana del Océano Pacífico y en el segundo puerto más importante de este litoral de América Latina, después de Valparaíso, en Chile, gracias a su intensa vida comercial”, comentó.

“Hay mucha información de extranjeros y funcionarios que en sus diarios dejaron plasmados que en tan solo 22 años, este lugar pasó de ser una aldea de pescadores y de comerciantes furtivos a una ciudad en forma, el crecimiento fue vertiginoso”.

Entre otras cosas, los documentos confirmaron información sobre el origen filipino de los Machado, que tenían un barco que traía mercancías de Cantón, Filipinas y China.

Revelaron que Juan Nepomuceno Machado, cuando tuvo injerencia en el Ayuntamiento de Mazatlán, impulsó la primera escuela pública de la ciudad, pagada con el erario de la Administración municipal.

Señalaron que Los Machado fueron dueños de las minas de Pánuco, y tuvieron la agencia aduanal Machado Yeoward Company. Fueron dueños del 33 por ciento de la riqueza que existía en la ciudad, durante la primera mitad del Siglo 19, que era una fortuna.

Revelaron que tuvieron descendencia, Juan Nepomuceno tuvo hijas y el apellido Machado lo continuaron los hijos de Benito.

Están sepultados en el Panteón número 2, Ángela Peralta, en donde se pueden ver en los mausoleos los nombres de sus esposas y sus hijos.

Cuerpo de Pardos de Caballería Ligera de Mazatlán

El inicio del libro está dedicado a describir el contexto político y económico que existía en la región a la llegada de los hermanos Machado.

Los investigadores aclararon que el primero que llegó a Mazatlán fue Juan Nepomuceno, que fue el más destacado en el contexto.

Antes de su llegada a las costas de México desde Filipinas, los dos historiadores se toparon con un documento en el Archivo General de Simancas, España, en el que Carlos IV ordenó se constituyeran las cuatro compañías y que se estableciera un gobierno militar político, firmada el 23 de marzo de 1792.

El 21 de octubre de 1794 fue confirmado este documento con el Reglamento de la Compañía de Pardos de Mazatlán.

Los dos investigadores consideran que ese documento podría considerarse el acta de nacimiento del Municipio, igual que lo planteó el historiador Adrián García Cortés en su libro La Fundación de Mazatlán.

“La primera parte del libro la dedicamos a la investigación sobre los primeros pobladores de estas marismas, islas y cerros que rodean las bahías de Mazatlán, fue un escuadrón que vigilaba desde el Cerro de la Nevería la llegada de los barcos, era el Cuerpo de Pardos de Caballería Ligera del pueblo de San Juan Bautista de Mazatlán (hoy Villa Unión), ese documento reconoció a ese escuadrón por parte del Rey de España, Carlos IV”, comentaron.

“Nos interesó mucho tener claro el contexto histórico en el que Los Machado desarrollaron sus actividades, esos documentos nos dieron información de cómo se fue poblando este puerto y cómo se fue desarrollando la economía”.

Su investigación confirma lo que ya es sabido, el desarrollo económico de Mazatlán del Siglo 19 estuvo íntimamente ligado a las minas de oro y plata de Guadalupe de Los Reyes, Pánuco y El Rosario.

“Al principio, los barcos ingleses y franceses venían por los metales de las minas y contrabandean con ellos, fue el detonante de la actividad económica, Mazatlán surge por eso, con ese dinero se desarrolló la ganadería, la agricultura y el comercio. La actividad del contrabando se pudo realizar porque la aduana estaba en El Rosario, para evitar la evasión del pago de impuestos sobre las mercancías que ingresaban se tuvo que instalar una aduana en Mazatlán”.

María Luis Rodríguez mencionó que esta investigación sobre los hermanos Machado está dentro del marco de una investigación más amplia que está realizando el Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM que ella coordina: científicos, técnicos y otros personajes forjadores del desarrollo social y cultural de la Nueva España y del México independiente (hasta 1870).

“Cuando me enteré que Antonio Lerma estaba investigando a los Machado, me pareció conveniente incluir a estos personajes en la investigación que estamos realizando en la UNAM”.

Los autores

María Luisa Rodríguez es socióloga por la UNAM y tiene un doctorado en Historia, desde hace 15 años viene a Mazatlán, en donde da clases de metodología a los alumnos de la maestría en Ciencias Sociales de la UAS.

Antonio Lerma Garay es un historiador autodidacta, es en este momento el más prolífico en investigaciones publicadas. Recientemente publicó Historia de Mazatlán (1635-1920), una investigación que le llevó 15 años de trabajo.

El libro será presentado en la Feria del Libro de la UAS, cuando pase la contingencia.

 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades