Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
De Olas altas al teatro, la danza urbana con del Dalefunk
Presenta el grupo de hip hop del B-boy Alan Braket tres coreografías en el Teatro del Seguro Social
Héctor Guardado
11/07/2019 | 3:56 PM
Marcar como favorita
Foto: Noroeste

MAZATLÁN._ La danza urbana en Mazatlán ha florecido, se le ve en los cruceros, en Olas Altas pero también está en los escenarios formales.

La noche del miércoles, el grupo Dalefunk, liderado por Alan Gutiérrez (Alan Braket en el mundo del hip hop) montó en el escenario del Teatro del Seguro Social Antonio Haas tres coreografías estructuradas alrededor de una narrativa y de objetos, al estilo de las propuestas de la danza contemporánea.

En Mazatlán desde los años 80 existen grupos de jóvenes que bailan hip hop en las calles, sobre todo en tres de sus vertientes break, funk y house, exhiben sus trabajos en espacios informales, con improvisaciones y sincronías de los cuerpos más o menos planeadas que deslumbran la mirada por las formas virtuosas de este género, que han llegado a dominar los bailarines porteños.

Alan Braket es conocido en estos espacios en donde se expresan los jóvenes a través de la danza urbana, que ve como una profesión y se dedica en cuerpo y alma a esta disciplina.

El bailarín ofrece espectáculos callejeros en espacios como las banquetas de Olas Altas, la Plazuela Machado, da clases y ofrece shows en la plaza de la Colonia Francisco Villa.

A lo largo de estos 40 años de presencia del género urbano de baile en este puerto ha habido, sobre todo en los últimos 10 años, intentos de llevarlo a los espacios escénicos formales, algunas veces con resultados afortunados y otras no tanto.

Tres coreografías de hip hop para espacios escénicos

Su trabajo es constante por profesionalizar las técnicas de hip hop y crear códigos que le sirvan para expresar algo más que las destrezas que puede alcanzar un cuerpo que se explaya a través de la música en donde los beat van marcando el ritmo al que late el corazón.

El miércoles por la noche llenó el Teatro del Seguro Social Antonio Haas con sus amigos, familiares, y amantes de este género de baile para ofrecerles una forma diferente de expresar a través de esta danza urbana.

Presentó tres coreografías. “La Familia” consigue con sus pasos que crean la ilusión óptica de que se fragmenta el cuerpo con movimientos que separan cada parte del cuerpo para subrayar la acción de dividir.

Utiliza esta cualidad de esta forma de hacer danza para crear un discurso de distanciamiento de los cuerpos, de separación de falta de encuentro afectivo, al final con movimientos fluidos que no dejan de contener los códigos del hip hop, expresa el reencuentro de los cuerpos que hacen familia a partir de la solidaridad y el afecto.

En “Mi posible herida” crea dos planos en el escenario, un recurso escénico explotado por la danza contemporánea profesional: en uno, dos individuos se enfrascan en una estética y bien coordinada pelea, es la violencia materializada en movimientos que evidencian una estética de danza urbana.

En el otro plano no hay danza urbana, simplemente está un elemento que hace contraste con la escena que se desarrolla a su lado, un hombre utiliza un trapeador, que en su imaginación se convierte en un micrófono para imitar con mímica dos canciones interpretadas por las guitarras de Los Panchos y la voz de Eydie Gorme

.

La última pieza se llamó “Eslabón” y cada uno de los bailarines (Fernando Torres, Cesar Yee, Alan Gutiérrez, Perla Saucedo y Siria Yvette) interactuó durante toda la coreografía con una larga cadena que sirvió como instrumento de percusión y con el que crearon imágenes que les permitió construir composiciones de movimiento estéticas.

Los bailarines aclararon al final de la función que su intención no fue crear una metáfora sobre la represión o la falta de libertad que es un lugar común al que remiten las imágenes de las cadenas.

 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades