Entrar
 Suscribirme 
Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Debuta El Coyote en la Feria Ganadera de Mazatlán 2018
José Ángel Ledesma y su Banda Tierra Santa cierran la fiesta de los productores porteños
Félix Rodríguez
03/06/2018 | 03:10 AM
Compartida 506 veces
Marcar como favorita

MAZATLÁN._ “El Coyote” casi nunca sonríe, pero ni falta le hace para enganchar a su público que ya está acostumbrado a la poca efusividad del cantante. Le bastan su voz, la música de su Banda Tierra Santa y sus dichos arriba del escenario para complacer a sus seguidores.

La muestra fue la madrugada del domingo, cuando alrededor de 9 mil fans de José Ángel Ledesma llenaron el espacio del jaripeo para presenciar el debut de su cantante favorito en la Feria Ganadera de Mazatlán 2018, un escenario que desde hace varios años era ocupado por Chuy Lizárraga.

“El Coyote” regresó a Mazatlán luego de un año tres meses. Anteriormente se había presentado de manera estelar en el Carnaval de Mazatlán 2017, en la coronación del Rey de la Alegría, Jorge Luna, y también en agosto de ese mismo año, aunque en esa ocasión lo hizo como invitado de su amigo y compadre, Chuy Lizárraga en la Hora Municipal.

Alrededor de las 00:30 horas de este domingo, su presentación la abrió con “Y por esa calle vive”, le siguió con “30 cartas”, “Árboles de la barranca” y “Para impresionarte”, y el público le respondió bien, se notó que esperaba esta reunión con el cantante desde hace mucho.

Lució elegante vestido con texana, camisa gris oscuro, saco y pantalón negro. La gente ya está acostumbrada a la figura rechoncha de “El Coyote”, aunque él sueña con bajar de peso, lo intenta, pero no lo logra. El volumen de su cuerpo lo traiciona y lo obliga a estar ajustándose el pantalón entre canción y canción.

El calor que alcanzó los 28 grados en el lugar que está totalmente abierto, ni siquiera molestó a los bailadores. El vaivén de cuerpos al ritmo de “Tengo el alma enamorada”, “Macorina”, “Árboles de la barranca” y “El Sinaloense” hizo mojar los torsos de hombres y mujeres, y obligó a estas a echarle un nudo a la cabellera.

El intérprete de “Facilito” agradeció a la directiva de la Ganadera local de Mazatlán por la invitación al baile estelar de la feria, y “levantó la mano” para el próximo año, porque el baile resultó un éxito, ahí estaba el lugar lleno.

“Gracias a la directiva de la Ganadera por la invitación para estar aquí. Ojalá que el próximo año también nos puedan invitar, y yo estaré encantado de estar aquí con ustedes. Ahí están los resultados (el lugar lleno), ojalá que se pueda volver a repetir”, dijo el cantante.

Y “El Coyote” no solo puede presumir de sus conciertos abarrotados, también puede alardear del público variopinto que tiene, incluso niños. Ahí estaban los jóvenes de pantalón ajustado, camisas a medio abotonar para lucir el pecho, con gorra y tenis. También estaban los festejados, los vaqueros. Estos se distinguía entre los demás, pantalón de mezclilla, camisa a cuadro, bota y sombrero.

El sector de las damas es un público muy variado. Ahí estaban las coquetas, de vestido corto o minifalda y blusa vistosa, zapatilla y peinado elaborado; otras más son las baileras, esas se distinguen por su zapato bajito, pantalón y blusa con hombro descubierto, y las que solo van a sentarse, a “pistear” y a disfrutar de la voz del cantante.

 

Conforme el tiempo avanzó y sonaron “Con cartitas y palabras”, “Alma en pena”, “La guitarra y la mujer” y “La loba del mar”, las charolas de cerveza y las botellas de whisky y tequila, el agua mineral y las cubetas con hielo pasearon en el área Vip. El ambiente se puso bueno.

El espacio frente al escenario fue dividido en tres. Los laterales era Vip, con mesas y sillas y servicio de meseros, y la parte del centro fue para los que si les hormigueaban los pies, se pusieran a bailar. Más atrás, en el área del jaripeo, las gradas y la pista también estuvieron llenas.

“El Coyote” siguió complaciendo con cumbias, corridos, y románticas. Cantó “Sufro”, “Allá atrás de la montaña” y “La múcura”. Desde el escenario mandó saludos a sus amigos, que son muchos, dijo. “Qué bueno que están aquí, y aquí andamos echándole chingazos, divirtiendo a la gente del puerto o a la gente de los ranchos. Que Dios se los pague en dólares, y ahorita que anda como en 20 (pesos)”.

Pasadito de las dos horas duró la presentación de José Ángel Ledesma. En ese tiempo ofreció un espacio de complacencias, invitó a los asistentes a pedir su canción favorita. “Nomás no me pidan de Lupillo Rivera, y todo está bien”, dijo.

“Laurita Garza”, “Se va muriendo mi alma” y “Reproches al viento”, entre otro temas fueron parte de su concierto, el cual previamente tuvo a la actuación de Banda Los Mazatlecos y Alegres de la Sierra, que le dejaron el “terreno bien calientito”.

 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades