Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
LA FÓRMULA DE LA FELICIDAD
Después del Congreso
Convivir con jóvenes que a la par pueden usar su teléfono inteligente para diversión o para el aprendizaje, nos detona el reto de nuevas formas de supervisión
Óscar García
10/05/2017 | 10:40 AM
Marcar como favorita
Foto: Noroeste

Desde mi profunda reflexión de lo vivido, compartido y aprendido los dos días del Congreso de Valores, escribo esta columna.

Abrir nuevas y mejores conversaciones desde nosotros mismos para buscar establecer diálogos diferentes con los que nos rodean en los diferentes dominios de nuestra vida, es todo un reto. Considerar la evolución de las formas de comunicarnos por generación es una de las variables más mencionadas por los expositores y expertos.

Cada vez nuestro contacto con teléfonos, automóviles, servicios hasta hogares denominados “inteligentes”, reta nuestra capacidad de adaptación al cambio. Pareciera que mientras más habilidades y competencias para el uso de la tecnología poseemos, a la par abrimos un bache enorme, con la inteligencia social y emocional para vivir nuestra vida.

Por dar un ejemplo, el poder trabajar desde cualquier lugar, habilita la movilidad y nos puede dar más comodidad, pero eso nos puede generar mucho estrés porque podemos mezclar trabajo y descanso en casa, y cuando no somos capaces de establecer límites nos puede propiciar situaciones no deseadas en la convivencia familiar y en mis espacios y tiempos de descanso.

Convivir con jóvenes que a la par pueden usar su teléfono inteligente para diversión o para el aprendizaje, nos detona el reto de nuevas formas de supervisión, y más que supervisión nuevas formas de establecer compromisos con nuestros jóvenes. A muchos de nosotros nos ha pasado que al solicitar a nuestros hijos que dejen su móvil, la primera respuesta es: no estoy jugando. ¿Sería mejor establecer a qué se compromete el joven en la escuela, en su casa, con sus actividades extra académicas? Y eso, como consecuencia lo llevará a administrar sus tiempos desde hacerse cargo de lo que le toca.

En su mayoría, una asistencia con una interesante mezcla en edades (12 a 70 años), diferente nivel socioeconómico, muy diferentes en sus intereses profesionales y personales, coincidimos que: conocernos mejor nos llevará a mejores conversaciones. Considerando que crece muy rápido una nueva generación de niños menores a 6 años de edad, que muy probablemente no estén atados a un lugar de residencia fijo, sino que premiarán en sus decisiones la movilidad; no les importará la privacidad por su interpretación de la libertad, serán muy cuestionadores de las reglas aceptando sólo diálogos de respeto, vivirán en un constante cambio y cuestionamiento hasta de los conceptos religiosos con los que fueron formados. La pregunta con la que nos quedamos es de transformación primaria, ¿por dónde empezar? ¿cómo dar el primer paso?

La respuesta en nuestra mente y corazón quizá es pues, dando el primer paso, intentándolo para ello la invitación de Rafa uno de nuestros brillantes expositores es a:

No tomar decisiones por ellos, ayudarlos a llegar a una decisión. Muy importante es dejarlos que corran riesgos, pero que sumen las consecuencias de los mismos, no entrar como amortiguadores, cuidarlos y observarlos, pero permitirles que se hagan responsables y aprendan de las mismas.

Crecer duele, duele más cuando los hacemos seres inútiles y sin ningún propósito en la vida más que el placer. Hacerles muchas preguntas y cuestionarlos todos los días, aunque se enojen, es la mejor forma para desarrollar un pensamiento de alto nivel.

Confiar en ellos y ofrecer ayudar, pero que aprendan y tenga la humildad para solicitarla con las mejores formas, así aprenderán a negociar, a tolerar la frustración de un no. No podemos vivir resolviéndoles la vida.

Como observarán son muchos aprendizajes los que nos regala esta experiencia del Congreso de Valores y, tal como desde hace dos años, seguiremos aquí en esta columna generando comunidades de aprendizaje. No olvides visitar mi página Oscar Garcia Coach.

¡90 días gratis de periodismo!

Mientras tú vuelves a la "nueva normalidad", en Noroeste nunca hemos parado de informarte con rigor y oportunidad sobre los impactos de la pandemia.

Pero no somos inmunes, la publicidad que es nuestro principal ingreso, se redujo drásticamente durante el confinamiento y para continuar haciendo nuestro trabajo requerimos el apoyo de lectores como tú.

Prueba 90 días gratis nuestro servicio de suscripción digital PREMIUM haciendo click AQUÍ.


INFORME COVID-19

Visita nuestra sección especial sobre Covid-19 actualizada en tiempo real - Ir a sección

Suscríbete a nuestro newsletter diario "Informe Covid-19"

Suscríbete a nuestro servicio de Noticias por Whatsapp en este número: 6674318521
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades