Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Columna semanal
EDUCACIÓN EN LA FAMILIA: Virtudes convivenciales
La forma en que vivimos está en manos de todos, porque todos tenemos capacidades distintas que se complementan
Yolanda Waldegg de Orrantia
01/08/2020
Marcar como favorita
Foto: Noroeste

Cada uno de nosotros estamos ligados a otros seres humanos, ninguno nos valemos completamente por sí mismos, menos de pequeños, pero igual de grandes, porque yo no sé hacer telas ni zapatos, no tengo dónde cosechar ni mantener animales y, etcétera, etcétera.

Vivimos y convivimos unos con otros de diferentes formas. Alguno siempre peleado, enojado, porque no se hace lo que quieren, puede vivir sin preocuparse de las necesidades personales y familiares o sociales.

También es posible vivir de otra manera, tratando de conocer las necesidades de los demás, dialogando y llevando a cabo proyectos en común con otras personas, es decir, negociando y haciéndose responsable de las distintas funciones que cada uno desempeña.

Si por ejemplo, en la escuela se pide hacer un trabajo grupal, hay que establecer acuerdos entre los miembros del grupo: negociar el tema, el modo de hacer el trabajo, las responsabilidades de cada quien, el tiempo que se necesita y lo que hará cada uno para que los demás cumplan lo pactado.

La forma en que vivimos los seres humanos está en alguna medida, en manos de todos, porque todos tenemos aspiraciones y posibilidades, capacidades distintas que se complementan, talentos distintos de los que se benefician todos los demás.

Cuáles son las virtudes de la convivencia que facilitan la vida de todos y la enriquecen: gratitud, capacidad de amistad, respeto mutuo, afabilidad, optimismo, alegría, solidaridad, altruismo, fraternidad, probidad, lealtad, laboriosidad, en resumen, la participación de cada uno en dulcificar la convivencia con comportamientos educados.

Papás, no olviden que aún cuando sus hijos saquen excelencia desde Kínder hasta licenciatura, no sirve de nada si no son buenas personas que viven estas virtudes, porque las habilidades, para cualquier trabajo, las podemos adquirir sobre la marcha, así como los patos aprenden a nadar nadando y eso lo saben los empleadores y también saben que las malas vibras de una persona enrarecen el ambiente de trabajo y baja la productividad.

Así como el egoísmo tiene un impacto negativo en la convivencia, la gratitud tiene un efecto positivo, es una gran señal de nobleza y un lazo fuerte de convivencia. Cuando escuchamos: “señor, señora”, o el nombre de la persona, qué bien se siente, da esperanzas, pero hay que intensificar estas virtudes porque muchas están en desuso.

La sinceridad, la nobleza y no juzgar a los demás; el trabajo honrado y productivo, es ahora, encerrados, el momento de aprender a hacer las cosas bien hechas, las que nos gustan y las que no, cuantas veces necesitamos de algo que se supone ya alguien hizo y nos encontramos que hay que volverlo a hacer porque fue hecho al ahí se va.

Nuestros hijos y nosotros debemos tener claro que si algo debe hacerse no tiene sentido hacerlo a medias o mal, si de todas maneras hay que ocupar de tiempo y esfuerzo, por qué tirarlos haciéndolos mal y que la persona que necesita de eso tenga un enojo y doble trabajo, no ayuda a la convivencia, es decir, si hay que hacerlo, que sea bien y si podemos bien, hay que hacerlo lo mejor posible, hasta excelente, de forma que podamos sentirnos orgullosos de nuestro trabajo, ayuda mucho a la autoestima.

Saber que las personas con quienes tratamos, familia o no, siempre dicen la verdad, que nos podemos fiar de ellos, es una gran tranquilidad, saber que son leales y nos defienden cuando no estamos y nunca sacan nuestras confidencias, problemas al cotilleo de otros, ni nos juzgan, es otra gran cosa.

Estas y otras virtudes favorecen una convivencia feliz en la familia (donde hay que enseñarlas y practicarlas entre personas que nos quieren, en lugar de a golpes, afuera), en el trabajo, en la calle, para hacer amistades.

Debemos practicar la gratitud, que es el recuerdo afectuoso de un beneficio recibido junto con el deseo de devolverlo de alguna manera, dar las gracias siempre, intentar hacerlo de forma manifiesta, comenzando por agradecer a Dios quien nos da todo, desde la vida cada mañana.

Cuesta muy poco ser agradecido, con ello se hace mucho bien, porque se crea un ambiente de relaciones cordiales. A quien se agradece le damos la alegría de saber que tenemos en cuenta su esfuerzo, su cariño, su tiempo y estará dispuesta a seguir ayudando.

Reconocer los favores y pequeños servicios recibidos, tales como: que la casa esté limpia, el trabajo bien hecho, la ayuda del compañero. Y si cualquiera de estas cosas no estuvieran bien y no se deba a la falta de buena voluntad, disculparlas.

Pues el espacio se termina y falta, así que será la próxima semana si Dios lo permite, mientras la tarea: trabajo bien hecho y dar gracias a todos: empleados, familia, amigos, todos.

¡90 días gratis de periodismo!

Mientras tú vuelves a la "nueva normalidad", en Noroeste nunca hemos parado de informarte con rigor y oportunidad sobre los impactos de la pandemia.

Pero no somos inmunes, la publicidad que es nuestro principal ingreso, se redujo drásticamente durante el confinamiento y para continuar haciendo nuestro trabajo requerimos el apoyo de lectores como tú.

Prueba 90 días gratis nuestro servicio de suscripción digital PREMIUM haciendo click AQUÍ.


INFORME COVID-19

Visita nuestra sección especial sobre Covid-19 actualizada en tiempo real - Ir a sección

Suscríbete a nuestro newsletter diario "Informe Covid-19"

Suscríbete a nuestro servicio de Noticias por Whatsapp en este número: 6674318521
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades