Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Columna
Educación en la Familia: Día de las Madres
Yolanda Waldegg de Orrantia invita a reflexionar con temas de actualidad
Yolanda Waldegg de Orrantia
10/05/2019
Marcar como favorita
Foto: Noroeste

Ya me tocaba, por más que le saco el bulto a los “días de”, que al final de cuentas todos los días deben ser de la madre, el padre, lo niños, etcétera, de modo que anticipándome en esta fecha, felicidades, pero solo a las que merecen el título, porque las hay que no tienen ni idea, pero igual unas y otras recibirán todo el incienso y lindos pensamientos, poesías y cosas por el estilo, aunque lo que uno más bien quisiera es coherencia entre esos lindos sentimientos de que se le habla a la madre checaran con el quehacer diario, el respeto a su persona y a su trabajo.

“Le vamos a regalar a mamá su sala nueva”, misma que va a disfrutar toda la familia, mientras ella está atareada haciendo la cena o limpiando la cocina: el refri nuevo, ¿es para ella o lo necesita la familia?

Mejor que el regalo sí sea personal, algo que ella, por su cuenta, nunca compraría porque lo saca del presupuesto. Coherencia significa que lo que decimos es igual a lo que hacemos, el respeto a su tiempo y a su vida porque debe poder tener vida propia.

“Mamá, te dejo a los niños, quedé de reunirme con las chicas”. ¿Preguntaste si tenía alguna actividad programada, si se sentía bien o tenía ganas de lidiar con críos? Y cuando van a comer con ella, salen disparados y no ayudan a lavar trastes y quitar mesa.

Hay un libro de una periodista francesa, que no voy a decir el nombre; es un libro muy ilustrativo, pero no recomendable. Ella, feminista luchadora, rabiosa de los años 60, que consiguieron la aceptación de la píldora anticonceptiva, de lo que se ufanaba mucho y no entendía por qué los hijos la trataban así. La risa es que les reclama en el libro que el cuarto mandamiento de la Iglesia, o sea, el primero dirigido específicamente a la humanidad y no a Dios, no lo practicaba. Quería a toda costa eso de honrarás a tu padre y tu madre, y no veía que sucediera, ¿por qué? Adultos jóvenes no querían salirse de su casa y de que su madre les mantuviera, los ninis de entonces buenos para nada.

¿Por qué? Porque hay muchas mamás que no merecen el título, no tienen la menor idea de lo que se trata ser mamá, se lanzan y pretenden seguir como si fueran solteras, con la cabeza llena de superficialidades, o del otro extremo, con la idea de la abnegada madrecita mexicana de las películas del cine mexicano, estilo Libertad Lamarque o María Elena Márquez, que parecería que no, pero todavía quedan.

El amor de una madre por sus hijos puede ser de aquí al cielo y de regreso, tan grande que estaría dispuesta a dar la vida, pero normalmente no hace falta dar la vida, solo ponerle más cabeza y sentido común que sentimiento, porque donde este se cuela, ya no podemos confiar. A veces el sentimiento es el adecuado, pero no siempre, y si se es de las personas que se mueve más por él, seguro que algo sale mal.

Entonces, hay que saber qué sí es y qué no es el amor, empezando por la abnegación, que como todas las virtudes, está en el término medio, sin quedarse corta ni abrumar por exceso.

El amor, para poder decir que lo es, busca el bien del otro, cualquiera que sea: hijo, esposo, amigos, lo que sea, pero no debe asfixiarlo ni anularlo. Me refiero a que una madre que ama mucho a sus hijos no hace todo por ellos, hace lo que se necesita que haga y enseña a valerse por sí mismo al objeto de su amor, porque no le quiere para toda la vida dependiendo de ella para poder sentirse bien y útil.

¿No conocen alguna “amiga” que va a ver a sus hijos que estudian en alguna otra ciudad, mínimo cada mes y les llevan un montón de guisos que son sus preferidos? Pero además, van a lavarles la ropa, asear el departamento y llenarles el congelador porque pobrecitos, no tienen tiempo.

Permítanme que me sonría; todo el mundo tiene tiempo para lo que de verdad quiere o siente como responsabilidad y saben que en las diferentes ciudades, los grupos de Sinaloa se caracterizan por pachangueros.

El verdadero amor es darse, pero no de cualquier manera, hay que dar lo que la otra persona necesita, de la forma que lo necesita y a la hora que lo necesita, no cuando uno tiene ganas, está de buenas o se le ocurre.

Si da de más, anula al que recibe, le impide crecer, aprender, madurar, responsabilizarse de sus decisiones, se le hace comodín, dependiente, egoísta, en resumen, incapaz de dar, es decir, incapaz de amar.

Todavía existen mamás cuyos hijos no tienen ninguna responsabilidad en su casa porque para eso están ellas o la servidumbre, y todavía hay mamás que educan para que sigan con la tradición de machos, porque a esos los hacemos nosotras, las mamás: las mujeres de la casa están para atender a los varones.

El amor no puede estarse cantando para manipular, alguien que de verdad ama nunca sale con “yo que me he sacrificado tanto porque tú tengas todo y me pagas así”; el amor se da, pero no espera pago y es muy, muy difícil que una mamá, que ame bien a los hijos, se clave en ser mamá y se olvide que lo es gracias a su cónyuge y si además vive a la greña con él, peor.

¡90 días gratis de periodismo!

Mientras tú vuelves a la "nueva normalidad", en Noroeste nunca hemos parado de informarte con rigor y oportunidad sobre los impactos de la pandemia.

Pero no somos inmunes, la publicidad que es nuestro principal ingreso, se redujo drásticamente durante el confinamiento y para continuar haciendo nuestro trabajo requerimos el apoyo de lectores como tú.

Prueba 90 días gratis nuestro servicio de suscripción digital PREMIUM haciendo click AQUÍ.


INFORME COVID-19

Visita nuestra sección especial sobre Covid-19 actualizada en tiempo real - Ir a sección

Suscríbete a nuestro newsletter diario "Informe Covid-19"

Suscríbete a nuestro servicio de Noticias por Whatsapp en este número: 6674318521
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades