Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Columna semanal
Educación en la Familia: Aprender a ver más allá
Recomendaciones para la formación de los hijos
Yolanda Waldegg de Orrantia
06/12/2018
Marcar como favorita

En otras ocasiones, me he referido que es de vital importancia enseñar a pensar a los hijos desde muy chiquitos, pero luego me parece que tenemos que comenzar por el ejemplo y proponernos hacernos las preguntas a nosotros mismos, ¿por qué hago lo que hago? ¿Qué consecuencias puede tener? ¿Me voy a responsabilizar si la consecuencia no es muy linda? Ya no están los tiempos para vivir así, a lo que se me va antojando u ocurriendo. Si en algún momento se valía, una vez eres padre ya no, pero además la naturaleza, este Planeta y todo lo que en él vive está por tronarnos en las manos mientras la mayoría sigue actuando como si no pasara nada.

Estamos en comienzo de la temporada de fiestas de fin de año, significa gastos de dinero, que no siempre se tiene, y aunque se tenga, no es conveniente porque también es buen momento de educar en virtudes muy específicas, como generosidad, alegría, templanza, entonces hay que comenzar por poner el ejemplo, medirnos y enseñar a medirse, además hacerlo con alegría, no con rezongos y ser generosos no significa dar regalos a diestra y siniestra, gastando como si el dinero se recogiera de los árboles. La generosidad tiene muchas formas, como visitar, acompañar, hacer algo por otra persona, dar no cualquier cosa por salir del compromiso, sino algo que le sirva o necesite o algo hecho por uno mismo para esa persona. Todo esto es más gratificante para quien da y para quien recibe, que regalitos inútiles que terminan refritos o en el fondo de un cajón.

Y el tema de ver más allá de mi nariz, mucho ejercicio de preguntas este mes, con la intención de averiguar qué pasa si hago lo que quiero hacer, como por ejemplo: ¡que padre. Vamos a poner el arbolito! Necesito comprar el árbol, natural porque me gusta que el olor llene todo! Bueno pues, un árbol va a morir para darte gusto; ¿ya sembraste alguno tú? Necesitamos musgo y heno para el nacimiento ¿Cómo para qué? Pongan a trabajar la imaginación para dar los efectos sin desmantelar los bosques. Ese heno y musgo tienen una razón de ser, una función ahí donde están; los quitan de su lugar, se mueren y tiran, mientras el ecosistema también muere.

Hay que tronar cohetes o pistolas el último del año. ¿Te has puesto a pensar cómo se ponen los animales a los que les toca estar cerca? No solo se asustan, algunos hasta se mueren ¿No te importa tampoco importunar a muchas personas con ese estruendo? La posada que estamos organizando va a estar súper; hay que comprar los platos, vasos y cubiertos desechables. ¿No has escuchado que de lo que se trata hoy es de que cada vez hagamos la menos basura posible y, sobre todo, de cosas no degradables? En algún lugar, todavía existirán los de cartón por lo menos.

También puede ser parte de la diversión que todos ayuden a limpiar y lavar o lleven sus platos y cubiertos. En otras partes del mundo más consientes ya lo hacen. Y los refrescos pueden cambiarse por aguas frescas. Por lo que más quieran, que no tengan que utilizar vasos de unicel por favor. Ya tendríamos que habernos acostumbrado a ir por la vida con nuestra botella térmica en lugar de soltar por donde pasamos botellitas de pet.

En los 15 de mi muchachita, vamos a llenar de globos todito o vamos a despedir a la persona que murió soltando globos. ¿A dónde irán a parar luego todos esos globos? ¿Llegaran al cielo o a la barriga de aves y peces?

Pensemos que a cada acción hay una reacción, ley natural que no tiene excepciones, reacciones buenas o malas, así que procuremos que las reacciones a nuestras acciones, siempre que sea posible, sean buenas, así que antes de hacer, hay que pensar y pensar a futuro.

¿Me quito al niño “molón” de encima dándole siempre lo que quiere? habrá una reacción no muy linda en el futuro ¿O lo educo haciéndole caer en cuenta que debe ganarse lo que quiere tener? La reacción será muy buena.

Bueno pues, ni nuestros niños ni nuestro Planeta están en condiciones de que los adultos vivan como si no pasara nada, inconscientes de las realidades de nuestro entorno y de los derechos de otros: planeta, animales, niños, vecinos.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades