Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Newsweek en español
El black hawk de la Fuerza Aérea Mexicana
Hace poco más de un año, en lo que pareció un episodio de una película hollywoodense de acción, un helicóptero EC-725 Cougar fue derribado en la localidad de Villa Purificación, en el estado de Jalisco. De manufactura francesa, la aeronave pertenecía a la Fuerza Aérea Mexicana y había sido adquirida recientemente. Los militares y policías que viajaban en ella iban tras Nemesio Oseguera Cervantes, líder del Cártel de Jalisco Nueva Generación; nueve de ellos murieron
Newsweek en Español / Jorge Alejandro Medellín
12/05/2016 | 10:32 AM
Marcar como favorita
Foto: Newsweek en Español

En octubre de 1993, una misión de las fuerzas especiales del ejército estadounidense enviada a Mogadiscio para capturar al líder somalí Mohamed Farrah Aidid fracasó estrepitosamente.

La mala planeación, la descoordinación y haber subestimado al enemigo ocasionaron un episodio bochornoso para el historial militar estadounidense.

Un helicóptero Black Hawk fue derribado con misiles portátiles. Varias vidas se perdieron durante la operación y en el rescate de los militares involucrados.

Malas decisiones enmarcaron aquel fracaso.

Una historia similar parece haberse repetido en México el 1 de mayo de 2015, en el contexto de la guerra antinarco.

Ese día, un grupo combinado de fuerzas especiales del alto mando y policías federales volaron desde la Ciudad de México hacia el estado de Jalisco para capturar a Nemesio Oseguera Cervantes, el Mencho, líder del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), rival estratégico del Cártel de Sinaloa.

Como en Mogadiscio, una de las aeronaves que participaron en la operación fue derribada con misiles RPG-7 al ser sorprendida por fuego antiaéreo desde un caserío y desde una camioneta que era parte de un convoy de escoltas del Mencho.

La aeronave llevaba 18 ocupantes; 11 militares de fuerzas especiales, dos policías federales y cinco de tripulación. Ocho integrantes del ejército y uno de la Policía Federal murieron tras el ataque.

El aparato derribado en Jalisco aquel día era un helicóptero francés EC-725, Cougar, de la compañía Air Bus Helicopters (antes Eurocopter), matrícula 1009, adquirido recientemente en un paquete de compras para modernizar la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) en este sexenio.

Lo ocurrido cerca de la localidad de Villa Purificación rebasó el fracaso de las unidades especiales norteamericanas en Mogadiscio (Rangers, Navy SEALS y Delta Force) y se convirtió en una verdadera tragedia que cobró la vida de nueve militares y dejó varios heridos.

La caída del Cougar 1009 no sólo reveló el poder de fuego de una de las organizaciones criminales más activas de México; también exhibió la falta de preparación de la FAM y de los mandos encargados de diseñar operaciones como la efectuada, así como la descoordinación y una cadena de decisiones erróneas de distintos mandos durante los momentos más apremiantes de la misión.

Las primeras versiones de lo sucedido esa mañana hablaban de un enfrentamiento entre fuerzas federales y sicarios del Mencho en un encuentro fortuito sobre un camino de terracería, justo en el día de inicio de la Operación Conjunta Jalisco, diseñada en principio para disminuir la violencia armada en la entidad, pero enfocada en realidad a detener al líder del CJNG y golpear su estructura.

Versiones periodísticas basadas en reportes policiacos locales mencionaban que durante un patrullaje carretero, unidades de seguridad estatal y federal se toparon con un convoy de camionetas sospechosas. Sus ocupantes no esperaron y dispararon contra los agentes que pidieron apoyo.

Otra versión indicaba que uno o dos helicópteros pertenecientes a la Operación Jalisco patrullaban la zona de Villa Purificación y detectaron el convoy de camionetas, solicitaron autorización para descender e investigar de qué se trataba y fueron atacados desde tierra.

Oficialmente, la caída del Cougar 1009 ocurrió en un enfrentamiento en el que los grupos de protección de Nemesio Oseguera hicieron descender la aeronave disparándole desde varios puntos, causando numerosas bajas y logrando que varios de sus ocupantes quedaran dispersos en la zona del ataque.

Lo que no se sabía, lo que el Gobierno federal guardó en secreto el mayor tiempo posible, fue que el Cougar 1009 había sido atacado con varios lanzacohetes desde diversos puntos, que el aparato cayó a tierra en llamas, que algunos ocupantes salieron milagrosamente mientras eran acribillados desde las camionetas sin recibir apoyo terrestre o aéreo efectivo.

En realidad, los tiradores del CJNG superaron aquel día en número, táctica y estrategia al personal militar y de Policía Federal enviado a capturar al Mencho.

 

Errores y silencios

Del Cougar 1009 derribado en Jalisco no quedó nada. Las primeras fotos de los reporteros que llegaron al sitio antes de que el Ejército cercara la zona revelan la magnitud de la tragedia.

Del aparato sólo quedaron cenizas, fierros retorcidos, algunas partes fundidas a la tierra en un hueco en el que alguien difícilmente podría jurar que habría un helicóptero de 16 metros de largo y capacidad para 20 personas.

Como en Mogadiscio, la mala planeación y las decisiones erróneas en una situación extrema terminaron en tragedia.

Militares que pidieron el anonimato relataron una parte de la otra historia en torno a la caída del Cougar 1009. En esta otra versión hay datos desconocidos que le dan otra dimensión a lo ocurrido.

De acuerdo con los militares consultados, la operación para capturar al Mencho incluyó la participación de paracaidistas que habrían sido lanzados desde un avión sobre la zona del operativo, pero nunca llegaron a su objetivo ni participaron en las acciones.

El comandante de la misión viajaba en uno de los cuatro helicópteros (en total, un Cougar, un Bell 412, y dos Black Hawks) que participaron en el operativo fallido. Las aeronaves tenían también una misión fundamental: extraer a los paracaidistas con los que se había iniciado la operación.

Los pilotos habrían recibido confirmación satelital de la posición del objetivo y descendieron sobre un conjunto de casas localizadas entre Villa Purificación y Autlán de Navarro, en donde se reunía Nemesio Oseguera con sus jefes.

La coordinación para determinar quiénes bajarían primero y hacia qué casas irían nunca fue clara, dicen los militares.

Esa parte de la operación fue el inicio de la tragedia, porque los paracaidistas ya debían haber alcanzado sus objetivos, pero no lo hicieron y quedaron expuestos. El Cougar 1009 fue el primero en descender sin contar con el apoyo de los paracaidistas en tierra, al parecer los pilotos no vieron a los primeros tiradores que estaban en una camioneta y en una casa.

El ataque con lanzacohetes RPG-7 comenzó cuando los otros helicópteros se acercaron. Todas las aeronaves fueron objeto de disparos con armas largas, con lanzagranadas de 40 milímetros y lanzacohetes.

Se salvaron de milagro, relatan los militares.

En el sistema de radiocomunicación todo eran gritos y confusión mientras lo que quedaba del Cougar y sus sobrevivientes eran atacados a mansalva.

Las tripulaciones de las otras aeronaves esperaban la orden de atacar desde el aire. La orden nunca se produjo, dicen las fuentes consultadas. El convoy de tiradores y escoltas del Mencho huyeron del lugar sin sufrir bajas. 

 

La historia oficial

En mayo de 2015, el Ejército Mexicano, la Policía Federal y la PGR pusieron en marcha la Operación Conjunta Jalisco para detener a líderes criminales y frenar la ola delictiva que azotaba al estado y varias ciudades importantes de la entidad.

El 1 de mayo, una escuadrilla de helicópteros militares y policiales voló desde la Ciudad de México hacia el sur del estado de Jalisco, a un punto ubicado entre las comunidades de Villa Purificación y Autlán de Navarro, para tomar por asalto dos ranchos en los que se encontraba el líder del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), Nemesio Oseguera Cervantes, el Mencho, reunido con sus lugartenientes.

El grupo operativo lo integraban dos células de intervención del Cuerpo de Fuerzas Especiales del Ejército y cuatro unidades de apoyo de PGR y Policía Federal. Los dos primeros viajaban en dos helicópteros EC-725 Cougar artillados y con blindaje para resistir disparos de armas calibre 7.62, .223 y 5.56 milímetros.

El Cougar de la Fuerza Aérea Mexicana matrícula 1009, que era pilotado por el capitán segundo Luis Alonso Lara Corral, fue el primero en llegar a uno de los puntos a intervenir desde el aire.

El capitán tenía amplia experiencia pilotando aeronaves en la FAM. Antes de asumir el mando del 1009, Lara Corral había estado al frente de varios helicópteros rusos Mi-17, verdaderos caballos de batalla, fáciles de reparar, maniobrables a cualquier altitud y con una capacidad de carga y respuesta superior a la de sus rivales franceses o estadounidenses. Sin embargo, la nueva guerra antidrogas y los lineamientos comerciales del gobierno mexicano obligaron a dar un vuelco definitivo hacia Washington y luego hacia París, en donde las fuerzas armadas mexicanas terminaron adquiriendo helicópteros y paquetes de mantenimiento para reforzar la lucha contra el narco

En Francia, el gobierno mexicano pactó la compra de un lote de 12 aparatos EC-725 con la firma Eurocopter (hoy Airbus Helicopters) para el Ejército y la Marina.

El Cougar 1009 que participaba en la operación contra el Mencho era una de las aeronaves adquiridas con el mecanismo de arrendamiento financiero y entregada al Gobierno mexicano a finales de 2012.

La operación de captura marchaba sin contratiempos. La escuadrilla recibió información satelital y de inteligencia ubicando a sus objetivos en los lugares esperados. Los helicópteros descendieron al ver desde el aire a un convoy de camionetas que circulaban sobre un camino de terracería.

Ante la sospecha de que el Mencho y sus lugartenientes estuvieran huyendo, se dio la orden de actuar; el Cougar 1009 fue el primero en descender para cortarle el paso al convoy y fue también el primero en recibir disparos de fusiles automáticos que resistió por el blindaje lateral que llevaba.

La segunda carga de los escoltas de Oseguera Cervantes fue la de la tragedia, la letal: dos disparos hechos desde una camioneta blindada con un lanzacohetes RPG-27 impactaron el rotor de cola y una de las puertas del Cougar.

La nave, que llevaba 18 pasajeros (dos pilotos, tres tripulantes, once soldados y dos policías federales) cayó envuelta en llamas y fue atacada mientras ardía y sus ocupantes escapaban del lugar.

Los otros aparatos de la escuadrilla contraatacaron a los escoltas del Mencho, quienes lograron escapar.

Al final, seis militares fallecieron en el ataque en el que diez soldados y dos policías resultaban heridos.

Un mes después (8 de junio), el Senado de la República concedió ascensos post mortem a los capitanes segundos de Infantería Sergio Gabriel Ugalde Cortés, Julián Daniel Palacios López y el capitán segundo de la FAM Luis Alonso Lara Corral, así como al teniente de Infantería Rolando Cruz Pérez; el subteniente de la Fuerza Aérea, especialista en electrónica de aviación, Miguel Ángel Jarquín Robles; a los sargentos segundos de Infantería Alberto Sánchez García, Diego Aarón Pedraza Pérez; de Fuerza Aérea de Armamento Aéreo, Germán Zamora Cardoso, y al soldado policía militar Enoch Altunar Altunar (fallecido en un enfrentamiento en Tamaulipas, en donde recibió un disparo en un ojo). 

En noviembre de 2015, fuerzas federales detuvieron en Jalisco a Iván Casarín Molina, operador del CJNG y responsable del derribo del Cougar 1009 de la Fuerza Aérea Mexicana.

 

Operativo fallido

En mayo de 2015, el Ejército Mexicano, la Policía Federal y la PGR pusieron en marcha la Operación Conjunta Jalisco para detener a líderes criminales y frenar la ola delictiva que azotaba al estado y varias ciudades importantes de la entidad.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades