Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
PANDEMIA
El Covid-19 le quitó a Marisela a su abuelo, a su tía y a su prima
La mujer que radica en Pueblo Nuevo mira con tristeza las vidas que se pudieron haber salvado si a su tía se le hubiese diagnosticado el virus, pero un doctor dictaminó que fue un paro cardiaco, y eso desencadenó en tres dolorosas pérdidas
Antonio Olazábal
07/09/2020
Marcar como favorita
Foto: Cortesía

Un día Cecilia Barraza comenzó a sentirse mal del pecho, ella, una mujer de edad avanzada, comúnmente tenía problemas pulmonares, ya que los cambios de temperatura la hacían enfermar. En mayo de este año ocurrió, pensó que de nuevo el mal que la aquejaba año con año había vuelto, sin embargo, ahora no fue así, en esta ocasión fue el Covid-19 el que la hizo enfermar, mismo que le quitó la vida el 7 de mayo del 2020.

Marisela Escobar Barraza cuenta la historia con pesar, ella fue una sobreviviente, pero el Covid-19 le dejó un miedo que tal vez nunca olvidará, le arrebató a su tía, Cecilia; a su prima, su abuelo, y por poco se lleva la vida de sus esposo.

La habitante de Pueblo Nuevo, ejido de Costa Rica, platica su historia, relato donde toda su familia fue protagonista, ya que todos contrajeron este virus que ha dejado hasta el 5 de septiembre a 2 mil 868 muertas en Sinaloa.

Lo triste de todo es que tal vez si a su tía, doña Cecilia, la hubieran puesto en esa dolorosa y catastrófica estadística, probablemente su prima, su abuelo no hubiesen fallecido y quienes enfermaron de Covid-19 no lo hubieran hecho.

Marisela cuenta que todos los años su tía enfermaba de los pulmones, era algo a lo que ya estaba acostumbrada, por eso no actuó con emergencia y rapidez cuando un día empezó a respirar con dificultades; lo que no sabía que no era un mal habitual, hoy un virus que llegó para quedarse en la entidad mermó su salud hasta quitarle la vida.

La habitante de Pueblo Nuevo menciona que al morir velaron a su tía sin ningún tipo de protocolo, ya que un médico dictaminó que falleció a causa de un paro cardíaco derivado de sus problemas pulmonares, el Covid-19 nunca fue una opción para el doctor.

"A ella la trataron por el problema que tenía años atrás, de hecho cuando ella falleció, la velamos porque ella supuestamente había muerto de un paro, nunca nos dijeron de Covid, a mí se me hace que hubo negligencia por parte del médico que hizo la autopsia porque no dijo que no se podía velar", cuenta Marisela.

"A nosotros se nos hacía raro que la velaran con todo lo que estaba pasando, pero nos decían que la señora no había fallecido de eso, entonces la velamos una noche nada más, otro día la sepultamos y pues su hija como la tuvo 10 días, pues se contagió", añade.

Tal y como lo cuenta Marisela, su prima, María de Jesús, falleció apenas a los 39 años de edad a los pocos días de la muerte de su madre; cuando su salud mermó, pensaba que era por la depresión, pero no fue así, el virus también entró a su cuerpo, aprovechó sus defensas bajas y el 18 de agosto perdió la vida.

Marisela cuenta que ella visitaba continuamente a su prima, ya que quería apoyarla, por la pérdida de su madre, dado que eran muy cercanas, todo lo achacaban a un tema de tristeza y depresión, sin embargo, el diagnóstico era errado.

"Yo cuando la acompañaba al doctor usaba mascarilla y todo, y me quedaba afuera, porque sólo podría entrar una persona al hospital, pero nunca sentí síntomas por parte de ella (Cecilia), pero cuando fue lo de la hija de ella (María de Jesús) entonces como dos días antes de que ella falleciera yo empecé a sentir síntomas, pero yo pensé que era por lo que estábamos viviendo", cuenta.

"El día que ella falleció, una amiga de Adamaris (hija de Marisela) nos dijo que sí tenía Covid ella, porque era familiar de ella la que la atendió en el Issste, pues rápido me hice los estudios, pedí cita de hecho, tardaron como cuatro días para darme la cita y pues nos dijeron que era positiva", relata.

Confiesa que moría de miedo, cuando se confirmó que María falleció a causa de Covid-19, la conjetura fue clara, su madre también perdió la vida a causa del virus, eso hizo que ella y toda su familia empezara a tomar medidas, sin embargo, su abuelo no pudo salvarse, ya que a pesar que luchó contra la enfermedad, murió un mes después.

"Falleció mi abuelito al siguiente mes, porque ella (María de Jesús) cuando estuvo enferma, que se vino de Quilá para acá, porque allá no tiene familia, pues se fue a la casa de mi abuelito y pues también nos contagiamos todos, se contagió mi mamá, mi sobrina que estaba aquí conmigo, de hecho todas ellas (hijas)".

--¿Se pudieron haber evitado muertes si hubieran hecho el diagnóstico oportuno a Cecilia?

--La verdad sí, también aparte porque éramos muy incrédulos, de hecho a mi prima yo le decía, el doctor también le decía que se hiciera una tomografía, pero ella decía que su mamá (Cecilia) no había fallecido de Covid, porque el doctor nos dijo que no tenía eso, ella decía que si el doctor les hubiera dicho que tenía Covid, no les hubieran dado el cuerpo de su mamá, no, ella defendía que no tenía eso, ella se aferró a que no tenía, y nunca se quiso hacer la prueba tampoco. Nosotros tampoco tuvimos las medidas de precaución".

El pesar con el que Marisela cuenta su historia se nota en su voz, si tan solo hubieran diagnosticado a su tía de Covid-19, tal vez no hubieran pasado por todo esto.

A Maricela le duele que la gente no crea que esto es algo serio, pero también sufre cuando todo el pueblo la discrimina a causa del Covid-19 a pesar que tiene más de un mes que ya superó la enfermedad.

"La verdad mucha (discriminación), pero gracias a Dios estamos para contarlo, porque sí nos pegó muy fuerte".

Marisela ya está más tranquila pero no baja la guardia, sabe que el virus ahí está, presente en un pueblo que calla sus contagios. Está consciente que a punto estuvo de perder a su esposo, es por eso que no dejarán de tomar medidas hasta que esto termine.

"Nos cuidamos mucho por mi esposo, porque él sí se vio muy mal del pecho, a él sí le pegó neumonía moderada o algo así, él fue el que sí se vio muy mal; él en sí es delicado de los pulmones y pues digo que vale más cuidarnos porque las personas vuelven a recaer".

 

¿Te gustó lo que leíste?

Si tu respuesta es sí, te invitamos a suscribirte por solo $100 pesos al mes y apoyar el periodismo que hacemos para ti con el objetivo de hacer de Sinaloa un mejor lugar para vivir. Haz click AQUÍ.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades