COLUMNA
El Fanático
Explosivo Inicio
Gerardo Osornio  -  10 Septiembre 2018 | 18:17:00

DATO DEL DÍA. En la primera jornada de la nueva temporada de NFL, un total de 15 quarterbacks iniciaron con nuevo equipo, siendo Minnesota la franquicia que más jugadores de esa posición dejó salir entre temporadas: San Bradford, Case Keenum y Teddy Bridgewater, todos alguna vez titulares y señalados como el jugador del futuro de Vikingos.

SUMARIO. La última vez que en la primera semana de una temporada de NFL hubo empate antes del domingo fue en 1971 y fue entre Miami y Denver, cuando sus respectivos entrenadores eran Don Shula y Lou Saban; antier Cleveland remontó desventaja de 14 puntos en el último cuarto y obligó tiempo extra ante Pittsburgh y ambos desperdiciaron intentos de gol de campo y empataron; el de casa rompió racha de 17 derrotas seguidas.

Un duelo esperado era Vikingos-49ers, porque se enfrentaban dos quarterbacks que recientemente entraron al club de los millonarios: Kirk Cousins y Jimmy Garoppolo; al final entre ambos lograron más de 500 yardas, siendo para el primero la tajada mayor y la victoria con dos pases de anotación, mientras el de San Francisco tuvo un pase para anotación pero tres intercepciones; destacó el receptor Thielen (Minn) con 102 yardas.

Un total de 88 puntos sanaron entre Tampa Bay y Nueva Orleans, en un partido donde las defensivas nunca llegaron al estadio, donde al final los Bucaneros salieron con el triunfo cuando nadie lo esperaba, pues los Santos son en la nómina muy superiores, pero el quarterback del equipo ganador, Ryan Fitzpatrick (único QB en la NFL de hoy egresado de Harvard) lanzó 417 yardas, aunque Drew Brees tuvo más con un total de 439.

En el mejor partido del domingo, Green Bay tuvo a Aaron Rodgers en su mejor momento en mucho tiempo, correspondiendo a la extensión super millonaria de contrato que recientemente recibió, con 283 yardas por aire y tres pases de anotación, pero sobre todo encabezando a su equipo para 21 puntos en el cuarto final para ganar por 24 a 23; Chicago no se puede quejar a pesar de todo, Khalil Mack, su nuevo líder defensivo, jugó muy bien.

Dallas dejó de ser una incógnita y en apenas una semana pasó de tal cosa a casi un fiasco, tuvo una pésima pretemporada y no inició mejor, cayendo muy feo ante Carolina, que mantuvo en cero al equipo texano por tres cuartos completos, dejando en apenas 170 yardas por pase a Dak Prescott y en 69 por tierra a Ezekiel Elliott; el primero además fue capturado atrás de la línea en seis ocasiones y tuvo un rating paupérrimo de 23.7 unidades.

Tres partidos de la primera semana, sin contar los de ayer, fueron retrasados en su inicio o desarrollo por tormentas eléctricas, comenzando con el inaugural entre Filadelfia y Atlanta, que tuvo retraso en su inicio, igual que el de Dallas ante Carolina, mientras el de Miami y Titanes se suspendió dos veces en la segunda mitad para que al final tuviera duración de 7 horas y 8 minutos, superando las 5 horas con 16 minutos del Osos contra Cuervos de 2013.

Con actuaciones promedio pero destacadas de Gronkowski y Brady, los Patriotas derrotaron a Houston, aunque con problemas a la defensiva, por 27 a 23, y comenzaron bien la temporada, pero sin mostrar mucho en el ataque terrestre salvo por Rex Burkhead, con casi 70 yardas en acarreos, dejando ver que Nueva Inglaterra por lo pronto depende demasiado de los dos primeros señalados.

Más, mucho más de esto y otros temas y deportes, diario en www.el-fanatico.com. Aquí hasta el viernes. Gracias.