Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
COLUMNA
El Fanático
Peligroso
Gerardo Osornio
09/11/2018 | 00:03 AM
Marcar como favorita
Foto: Noroeste

DATO DEL DÍA. El porcentaje de slugging (porcentaje de bases recorridas por turno al bat) de Mike Piazza ante lanzadores en el Salón de la Fama fue de 534 milésimas, con 20 cuadrangulares en 307 apariciones al bat; el único miembro del Salón de la Fama que enfrentó y al que nunca le dio un batazo de cuatro esquinas fue Dennis Eckersley, pero a Roger Clemens le dio cuatro en apenas 25 ocasiones en la caja de bateo.

RADICALISMOS. El deporte sigue manchándose con expresiones raciales de la peor calaña en todo el mundo y ayer el mayor de los hermanos Boateng puso otra vez el dedo en la llaga al decir que el soccer necesita un Kaepernick, haciendo alusión al jugador de la NFL que ha sido vetado no oficialmente por haber iniciado la costumbre de hincarse como protesta mientras suena el himno estadounidense, lo que le ha costado muy caro.

Pareciera que en Europa el racismo es cosa del pasado, pero la lección de la historia se está olvidando muy pronto y muchos políticos radicales de ultraderecha han hecho botín político de la desmemoria y eso ha llegado a los estadios, donde vemos saludos fascistas, gritos homofóbicos, expresiones raciales deplorables para todo aquel que no encaje en el canon estético y político de la actualidad retrógrada en muchos países (y aquí no estamos exentos).

Parecía lejano el tiempo en el que las autoridades europeas trabajaron duro y erradicaron, al menos en lo visible, esos cánticos y mantas estúpidas, donde se marcaba como inferiores a “los gitanos de Madrid”, “los negros de Amsterdam” y otras sandeces de ese tamaño; como sociedad debemos de prender las alarmas de que algo grave está pasando y hacer algo antes de que nos vayamos a dormir un día con el dolor de una enorme tragedia en un estadio.

Y para muestra un botón: las matanzas en Estados Unidos, como la de antier en California, cerca del campo de entrenamiento de los Carneros de la NFL, que aunque parezcan parte de su cotidianeidad, en los últimos dos años se hicieron más constantes en gran medida por las injurias racistas de Trump, como si él no fuera resultado de inmigrantes.

MÁS BENDICIONES. Ya hablé de los Santos, pero la llegada de Dez Bryant abre otra posibilidad de que la franquicia de Nueva Orleans sea el equipo a vencer en lo que resta de la temporada en la Conferencia Nacional, aunque muchos argumentan que el jugador no estaría en forma, lo cual dudo mucho, y que su producción como receptor vino a menos en los últimas cuatro campañas, lo que es verdad, pero creo que aún puede ayudar.

Cualquier adversidad que Bryant pueda enfrentar es nada con el amargo final que tuvo su carrera en la NCAA, donde después de dos brillantes temporadas con Oklahoma State, fue suspendido por un año luego de tres jornadas en la temporada de 2009, porque la liga encontró indebida su relación de amistad con Deion Sanders, a quien acusaron de ayudarlo financieramente, pero el recetor se recuperó y fue estelar pronto en la NFL.

DESTACADOS. Detroit en Chicago, Nueva Orleans en Cincinnati, Atlanta en Cleveland, Nueva Inglaterra en Tennessee y Arizona en Kansas City, son los juegos más destacados de la semana 10 de la NFL desde las 11 de la mañana del domingo; por la tarde resaltan Cargadores en Oakland y Seattle en casa de Carneros, cerrando el domingo el Dallas-Filadelfia, y el lunes, como dirían los críticos de cine, tendremos un palomero Gigantes-49ers. Lo espero en www.el-fanatico,com y aquí el martes. Gracias.

 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades