Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
COLUMNA
El Fanático
Normal
Gerardo Osornio
17/10/2016 | 7:40 PM
Marcar como favorita
DATO DEL DIA: Originalmente el equipo de NBA que actualmente juega en Utah tuvo por sede la ciudad de Nueva Orleáns, por eso su nombre de Jazz; los Lakers de Los Ángeles originalmente era una franquicia que jugaba en la ciudad de Minneápolis, en el estado de Minnesota, lugar donde abundan los lagos, por eso el sobrenombre que traducido podría ser Laguneros.
SEXTA SEMANA. Hay demasiadas cosas destacadas que comentar sobre la sexta jornada de acción de la NFL, pero voy a comenzar con algunas que indican que al menos unas cuantas cosas regresan a su estado natural.
Una de ellas es la gran actuación de Odell Beckham Junior, quien luego de varias semanas peleándose hasta con su sombra y por consecuencia haciendo el ridículo, se dedicó a atrapar pases y ayudó a la victoria de los Gigantes ante el desinflado equipo de Baltimore, lo que en realidad da gusto porque tuvimos de vuelta a uno de los mejores receptores.
Filadelfia tuvo un inicio prometedor gracias a su quarterback Carlson Wentz, pero éste y todo el equipo han decepcionado en los últimos dos juegos y se parecen más a lo que fueron el año pasado cuando aún los dirigía Chip Kelly, que hoy tiene su propio desastre con los 49ers; Wentz no pudo mover en lo absoluto a la ofensiva el domingo pasado ante Pieles Rojas y se le vieron las fallas por todos lados.
Washington es otro caso de regreso a la normalidad, pues si bien no es un equipo contendiente, si al menos funciona de manera muy decente cuando sale inspirado Kirk Cousins, un quarterback que tiene un potencial enorme y más ahora que se ha librado de la sombra de su antecesor con los Pieles Rojas, el fallido Robert Griffith III.
Pero el equipo que parece no necesitar absolutamente nada es el de Dallas, pues hasta hoy sólo la insistencia de los medios es la que mantiene a Tony Romo vigente, pues dos novatos han sacado a flote a los Vaqueros: el quarterback Dak Prescott y el corredor Ezekiel Elliott, que por momentos me han recordado a dos grandes combos de jugadores en las posiciones citadas, Troy Aikman y Emmitt Smith en los noventa y Roger Staubach y Tony Dorsett en los setenta.
Otro asunto muy normal fue la actuación del defensivo Robert Sherman, de Seattle, quien derrotó en su duelo del domingo a Julio Jones, receptor estelar de Atlanta; Sherman dio un muy buen partido y además usó sus mañas habituales, y con éstas logró que el equipo rival no tuviera más oportunidad de ganar con un flagrante castigo que no se marcó en la última jugada del partido.
Hay cosas que no están en su justo nivel y una es Carolina, que está convertido en un desastre y tiene a Cam Newton, su quarterback más importante de su historia, vuelto un mártir de las concusiones; igual para nada es normal que los Acereros hayan perdido con Miami, pues este último equipo es tan malo como la música horrenda que producen los latinos que viven en esa ciudad. Hasta el viernes. Gracias.
 
gerardo.osornio@gmail.com
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades